Provinciales | colaboracion | solidaridad | familias

Tejen cuadritos y arman mantas para abrigar a familias humildes

En Berrotarán, la iniciativa de Verónica Martínez sumó las voluntades de otras vecinas y juntas tejieron más de 850 unidades convertidas en 13 cobijas. En Adelia María, la propuesta surgió del área de Cultura.

Un ovillo de lana, dos agujas o un crochet alcanzan para hacer realidad un gigantesco gesto solidario. Mujeres de Berrotarán y de Adelia María se unen para dar formas a cuadritos que luego se convierten en mantas o frazadas para ser el abrigo de decenas de familias carecientes de estas localidades.

Más allá del producto final obtenido, estas mantas llevan la calidez de las mujeres que, en sus casas o compartiendo un encuentro en el Hogar de Ancianos, van tejiendo cuadros multicolores de 20x20 centímetros. Y de la unión de estos resultan cálidos abrigos que luego son repartidos entre los hogares humildes de cada comunidad.

Uniendo voluntades

Verónica Martínez es una vecina de Berrotarán que desde hace años y en forma anónima ayuda a otros habitantes con necesidades. Hasta hace algunos años y de manera individual se encargaba de comprar trozos de tela polar que luego los convertía en frazadas y las acercaba a alguna familia. “Mi tarea se limitaba a asistir a una o dos familias, pero vi que la necesidad era mayor”, precisó.

Así, este año su voluntad fue más allá. En su hogar, donde además posee una venta de lanas, empezó a gestar la idea de utilizar esos “puchos o madejas” que quedaban para hacer mantas. Y comenzó a trabajar. Junto con ella, su mamá, María Estela Piacenza, con sus 81 años, hizo alguno de los cuadros que ahora forma parte de las 13 frazadas fabricadas.

Tarea cumplida: de los más de 850 cuadritos tejidos por voluntarias en Berrotarán se lograron armar 13 mantas que serán el abrigo para familias carecientes.

“Hace varios años que hago algo. Sólo me moviliza las ganas de ayudar  y es también una forma de agradecer a Dios un poquito de lo que día a día me regala”, dijo esta mujer.

Observando que ahora las necesidades aumentaron es que Verónica decidió pedir la colaboración de vecinas para sumarse a la iniciativa;  ella por su parte dona la lana. “El invierno en Berrotarán es muy frío, y como este año dijeron que iba a ser más cruel, consideré que iba a hacer falta más abrigos. Sola no podía, por eso invité a la gente a sumarse”, detalló Martínez.

Paralelamente, también la Iglesia venía realizando una campaña para juntar cuadritos tejidos.

Distintas colaboraciones

Así las voluntades se fueron uniendo y en pocos días un grupo de mujeres ya había puesto manos a la obra para tejer los cuadritos. “Algunas personas venían y se ofrecían para tejer y yo les daba la lana. Otras me decían que no sabían hacerlas, pero donaban el material. Y Mary Paolini, quien ayudar a armar las cobijitas para la Iglesia, se ofreció también a hacer lo mismo con las mías”, resaltó esta vecina.

Dos radios de Berrotarán también se involucraron en esta movida solidaria   mediante la difusión de la convocatoria, que ya en su etapa final muestra el resultado de la obra encarada.

“Se tejieron más de 850 cuadritos, y nos alcanzó para 13 cobijas”, subrayó Verónica.

Una vez terminados los cuadritos llegó el momento de unirlos y para eso la mano de Mary Paolini y de otra vecina no vidente fueron primordiales para concluir la tarea. “Esta mujer aunque no ve hace unas manualidades hermosas y se sumó. Todo fue muy lindo”, declaró Valeria. Quien además ruega que gestos como estos vuelvan a reiterarse porque ayudan a la unión de la comunidad.

Para definir a los destinatarios de las mantas, se consultó al grupo “El Hormiguero” que trabaja en Berrotarán con familias carenciadas. Así también desde la radio, la periodista Valeria Vaira colaboró informando quiénes requerían ayuda.

“Fue un trabajo grupal, y eso es lo que reconforta, ver a la gente unida. Y de esta manera ayudamos a que la gente no pase frío”, destacó y agradeció Verónica.

Con la llegada del invierno, las necesidades se multiplican, así también los gestos que como el de Verónica y de otras mujeres buscan ayudar.

En Berrotarán, la movida solidaria cumplió su primer objetivo, pero las manos inquietas de las tejedoras están atentas a más pedidos y, de ser necesario, volver a juntar esos pequeños ovillitos y combinarlos de la mejor manera para armar las mantas.

Mientras tanto, también desde las instituciones públicas sea Iglesia o Municipalidad brindan ayuda, acercando otros elementos que requieran las familias, desde ropa, alimentos y demás.

Finalizando, Verónica Martínez espera que en los años posteriores  se pueda repetir esta acción y sean más los vecinos que se sumen a estas cruzadas. La mujer remarcó que no sólo es un gesto para ayudar a otros, sino que reconforta en lo personal “Es ayudar y ayudarme. Eso es importante”, apuntó.

Algunas de las mantas ya visten las camas de algunos vecinos, y otras esperan para ser entregadas.

En Adelia María la tarea se comparte con los abuelos

“Mantas de la vida” es el lema de la campaña lanzada por la Secretaría de Cultura y el área de Asistencia Social de la Municipalidad de Adelia María.

Todo dio inicio a mediados de abril con la campaña del ovillo. Los vecinos donaron lana, que acercaron a la Secretaría de Cultura, para luego dar continuidad al proyecto de “Mantas..”. 

“Hace tres años que venimos con esta tarea. Nosotros desde Cultura tenemos diversos talleres y actividades, y uno de estos es el de tejido en crochet y dos agujas. Es en este ámbito en el que se desarrolla el proyecto”, precisó Edda Denari de Cortez, secretaria de Cultura Municipal.

Desde sus inicios a la fecha, la cantidad de voluntarios que se suman a tejer los cuadritos aumentó. Por un lado están aquellos que lo hacen dentro del ámbito del taller, o reuniéndose semanalmente en el Hogar de Ancianos. Mientras que también están aquellas mujeres que prefieren colaborar desde sus casas: “Hay días que llego a la Secretaría y baja gente con bolsas y una gran cantidad de cuadritos”.

Tal como se plantea en Berrotarán, el fin es poder fabricar frazadas para los sectores vulnerables de la comunidad.

En Adelia María además se ha logrado que esta actividad también sea un momento de encuentro y visita a los abuelos del Hogar de Ancianos “Nuestra Señora del Carmen”.

“Cuando empezamos a organizar, vimos como una buena alternativa juntarse en este Hogar. Por un lado porque es un espacio amplio y, además, porque es una excusa para compartir tiempo con los abuelos, que lo disfrutan mucho”, señaló Denari.

Años anteriores, algunas de las abuelas que allí viven se sumaron a tejer, “este año están un poco remolonas”, manifestó María Teresa Siliano, quien es parte del grupo de Apoyo al Hogar y quien participa también del proyecto de las mantas.

Una visita esperada

“Para los abuelos es una distracción. Las mujeres llegan muy bien preparadas, con mate y tortas. Así se comparte un momento con ellos y además se está llevando a cabo otra tarea solidaria”, describió.

La cantidad de cuadritos juntados supera todas las expectativas y bajo la mirada atenta de la profesora del taller de tejido se trabaja en la unión y costura de los mismos hasta formar la manta.

“Los cuadritos se tejen a dos agujas, pero luego se unen al crochet. Quedan  hermosos”, destaca orgullosa Edda Denari.

Una vez terminadas las mantas, son las asistentes sociales las encargadas de definir a quién serán entregadas. 

Lorena Boris, una de las asistentes sociales de la Municipalidad, resaltó la colaboración de vecinas de la localidad. “Nosotros tenemos un grupo de familias a las que asistimos permanentemente desde el área Social. Vamos evaluando las necesidades puntuales y les entregamos lo que requieran. Las mantas son muy útiles en estas épocas. Y saber que se hacen con toda la voluntad tiene otro valor”, remarcó Boris.

Y mientras no descansan en la tarea, las mujeres voluntarias -algunas en sus casas, otras en el Hogar de Ancianos- no dejan de tejer los cientos de cuadros que se convertirán en coloridos abrigos que llegarán a los hogares de familias adeliamarienses.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas