Internacionales | Colombia | votos | presidente

Colombia: ganó el izquierdista Petro y va a balotaje con Hernández

Alcanzó una importante ventaja con el 40,31% de los votos contra 28,19% del postulante de derecha. El candidato que quedó en tercer lugar anticipó que apoyará al segundo

El candidato a presidente izquierdista Gustavo Petro alcanzó ayer una importante ventaja en la primera vuelta de las elecciones colombianas y disputará el balotaje con el postulante de la Liga de Gobernantes Anticorrupción Rodolfo Hernández, quien relegó al tercer puesto al conservador Federico "Fico" Gutiérrez, que anoche anticipó apoyará al segundo.

Con cerca del 98,89 por ciento de las mesas informadas, la fórmula de la Coalición Pacto Histórico, integrada por Petro y Francia Márquez, obtenía el 40,31 por ciento de los sufragios; Hernández y Marelén Castilo llegaban al 28,19 y Gutiérrez, a quienes algunas encuestas le auguraban el segundo puesto como candidato de la Coalición Equipo para Colombia, obtenía el 23,87.

Por el momento, Petro y Hernández iban a disputar el balotaje previsto para el próximo 19 de junio.

Los otros postulantes son Sergio Fajardo, de la Coalición Centro Esperanza (4,32 por ciento); Enrique Gómez Martínez, del Movimiento de Salvación Nacional (1,29) y John Milton Rodríguez, de Colombia Justa Libres (0,23), mientras el voto blanco alcanzaba el 1,73 por ciento.

Las mesas cerraron a las 18 en todo el país, sin una cantidad importante de denuncias de irregularidades, y el resultado se conoció poco después de las 19.30, con un total de 21.037.877 votos sufragados.

Exguerrillero y ahora progresista

En su tercer intento por alcanzar la presidencia de Colombia, Gustavo Petro, candidato del Pacto Histórico, que reúne a fuerzas de izquierda, dio ayer un paso clave hacia esa aspiración, que seguramente tejió en sus años como alcalde de Bogotá y en su paso por el Congreso.

Ganador de la primera vuelta de ayer, Petro parece haber dejado muy atrás su paso por una guerrilla y ahora, autodefinido como progresista, amaga con entrar en la historia: puede convertirse en el primer presidente de izquierda de un país históricamente dominado por el conservadurismo y los liberales.

Y, además, puede hasta convertirse en un líder regional o al menos en una pieza clave de un armado con tintes progresistas, según los respaldos que recibió en la campaña.

De 61 años, nacido en Ciénaga de Oro, Petro fue un estudiante casi ejemplar, aunque con apenas 17 años ingresó al M-19, una de las varias guerrillas que actuaban por entonces en Colombia y también una de las primeras en retornar a la vida civil, en 1990.

Varios años después de descubrir que es intolerante a la lactosa, Petro usó en el M-19 el nombre ficticio de Andrés Aureliano, su forma de homenaje al Aureliano Buendía de la genial obra de Gabriel García Márquez "Cien años de soledad".

Fue concejal en Zipaquirá, tuvo un cargo diplomático y logró una banca de representante primero y una de senador después. Desde el Congreso empezó a lograr notoriedad, en buena medida en base a sus denuncias de corrupción contra la llamada "parapolítica" -las relaciones de grupos paramilitares con dirigentes- y de los casos de "falsos positivos", los asesinatos de desocupados y campesinos presentados por el Ejército como guerrilleros muertos en combate.

Todo eso lo ayudó a llegar en 2012 a la alcaldía de Bogotá, de donde fue destituido después de una investigación sobre el sistema de recolección de residuos. Se le prohibió entonces ejercer cargos públicos por 15 años, pero esa sanción fue un búmeran para los sectores que lo tumbaron: Petro logró un impulso popular de relevancia y, además, la Corte IDH lo repuso en el cargo en 2014.

Ya había hecho por entonces, en 2010, un primer intento por la presidencia, cuando consiguió un 9% de los votos. Haría otro en 2018, cuando con un 25% de los sufragios, obtuvo el derecho de disputar la segunda vuelta, que perdió con el ahora presidente Iván Duque.

Para este tercer intento que lo puso ayer en segunda vuelta armó una red de fuerzas y movimientos de izquierda, pero que se extendió hasta sumar sectores evangelistas. Y eligió, además, a una mujer negra y feminista como compañera de fórmula, Francia Márquez.

Empresario de 77 años

En tanto, el empresario y exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, de 77 años, quien el 19 de junio disputará una segunda vuelta con Gustavo Petro para definir quién será el próximo presidente de Colombia, afirmó ayer a la tarde que "ya estamos en el segundo tiempo; hoy perdió la corrupción".

En un mensaje leído por los medios locales una vez que el preconteo que elabora la Registraduría Nacional -que no tiene carácter vinculante pero marca tendencia de la elección- confirmó su pase a la segunda vuelta, Hernández destacó su intención de "unir a Colombia", lo que fue interpretado rápidamente como la decisión de salir a buscar los votos de quienes lo siguieron, sobre todo los del aspirante de derecha Federico Gutiérrez.

Hernández encabezó una coalición denominada Liga de Gobernantes Anticorrupción que se presentó ante el electorado como un candidato "antipolítica" que supo cosechar votos de ciudadanos desencantados, que achacan varios de los males que sufren a la clase política tradicional y a la corrupción.

La Misión de Observación Electoral (MOE) reportó en su primer boletín que había recibido 119 reportes de presuntas irregularidades y delitos electorales en 48 municipios de 22 departamentos, en tanto que 28 de esas alertas afectarían directamente la libertad del voto.