Villa María | comedor | chicos | gill

El comedor "Caritas Felices" cumple diez años de vida

El espacio solidario de barrio La Calera solicita colaboración para festejar un nuevo aniversario con los más de 70 niños que asisten. La celebración será el sábado 4 de junio

El 2 de junio del año 2012 se servía la primera cena del comedor Caritas Felices. Con solo 15 niños que asistieron, Marisa Sánchez, quien conduce el espacio, se puso la tarea al hombro de brindar una comida y contención en barrio La Calera.

“Todos los años celebramos el cumpleaños, pero también festejamos el cumpleaños de los niños, es una fiesta para todos”, dijo Sánchez en diálogo con Puntal Villa María.

El festejo se realizará el sábado 4 de junio a partir de las 12.30 en el comedor (Juárez Celman 841). “Lo único que tenemos hasta ahora son los chorizos y el pan para el almuerzo. Nos estaría faltando mayonesa y snack, jugo y globos, todo lo necesario para festejar un cumpleaños porque no tenemos más que eso”, dijo la mujer y solicitó colaboración de la comunidad para poder organizar el festejo para los niños que asisten al comedor.

Diez años

Tras diez años ininterrumpidos de trabajo, Marisa Sánchez recuerda cómo fue el inicio del comedor. “Empezamos un día sábado por la tarde y les dimos un chocolate”, dijo y continuó:“Después de ese día se acercó un colaborador y me preguntó qué más quería hacer, además de darles la comida a los chicos y le dije que mi intención era darles la cena más que la leche, entonces este señor empezó a juntar las cosas y el día lunes dimos la primera comida, que fue pizza y sopa”.

Sánchez rememoró ese año, en el cual comenzó a sumarse la gente con ayuda de comida y mano de obra para elaborarla. “Ahí comencé a contar a través de Facebook lo que estaba haciendo y la gente empezó ayudar”, remarcó.

La responsable de la organización Caritas Felices explicó que el comedor se realiza en ese lugar que es su propiedad. “Tenía el terreno y decidí ir a todos lados para que me ayuden a levantar el comedor; fui al canal y a todos los medios para que la gente me ayudara con materiales, así se levantó una parte de Caritas Felices”, rememoró y agregó: “Hemos pasado cosas lindas y cosas feas. Tuvimos una cocina con cuatro hornallas y empezábamos a las 16 horas a cocinar para tener la cena lista para las 21 horas porque, si no, no llegábamos. Hemos tenido una canilla con fuenton y ahí lavábamos los platos. Hemos pasado muchas cosas pero nunca abandonamos”, remarcó.

Actualidad

Actualmente el comedor asiste con alimentación diaria a 70 niños que llegan de barrio La Calera (donde se ubica el comedor), Roque Sáenz Peña, Felipe Botta y Nicolás Avellaneda, aún persiste una modalidad que comenzó con la pandemia, que son las viandas que entregan para adultos que atraviesan alguna dificultad.

“Los cambios después de diez años son poder tener comodidad. Tenemos buenos salones y baños, tenemos conexión de luz y agua, contamos con un anafe industrial y un horno, también tenemos dos freezers y una heladera, son cosas que uno va necesitando para poder guardar la comida”, explicó Sánchez y destacó la colaboración permanente de los vecinos de Villa María y la región.

“Anoche hicimos un rico guiso; como donaron leche, cada niño se llevó su botella con leche. Tratamos de que todos los días tengan algo rico para comer y es de muy buena calidad, con todo lo que se dona para prepararla”, manifestó.

La mujer argumentó que, a pesar de la situación económica compleja que atraviesan las familias, nunca dejaron de recibir colaboraciones. “El único aporte económico que recibo es por parte de la Municipalidad de Villa María para pagar los servicios de luz, gas y agua. Los colaboradores de siempre están, quizás bajaron un poco la cantidad de productos, pero siempre estuvieron y no nos abandonaron, agradezco poder seguir hoy porque diez años no es un día”, puntualizó.

Solidaridad

La mujer que está detrás del proyecto y es motivada por la solidaridad y el compromiso con los que más necesitan aseguró que es una responsabilidad diaria: “Tanto yo como las chicas que me ayudan tenemos el compromiso con los chicos, siempre por ellos”, indicó.

Son cinco las mujeres que preparan la comida que se entrega todos los días. Sánchez admitió que, si bien son pocas personas, llevan un ritmo de trabajo que se acomoda para tener a tiempo la cena preparada. “La comida se entrega de lunes a viernes sin excepción a las 20 horas en los meses que hace frío pero a partir de octubre largamos a las 21 horas, también se entrega ropa y calzado que nos van acercando. Por ahora también tenemos un taller de manualidades, lo dictan unas chicas que empezaron hace poco y eso nos interesa porque el objetivo también es que los chicos no anden en la calle y en el barrio dando vuelta”,dijo y solicitó que si hay personas disponibles para brindar talleres o actividades para los chicos el comedor se encuentra abierto para las propuestas.

“No es solo la comida, es amor y compresión para todos, la necesidad está en todos los barrios”, dijo Marisa Sánchez sobre el comedor.

Por donaciones

Como se explicó en el comienzo de la nota, el festejo por los diez años se realizará en el comedor, por lo cual aquellas personas interesadas en colaborar se pueden acercar a la dirección del mismo (Juárez Celman 841) o comunicarse con Marisa Sánchez al número 3534 11-4971, para que puedan retirar los productos donados.

“Con todo lo que se pueda colaborar a nosotros nos sirve y suma porque todavía nos faltan muchas cosas, pueden ser globos, golosinas y elementos de cumpleaños”, culminó la coordinadora del espacio solidario.