Eliana Judith Liendo (23) fue condenada a 3 años en la Cámara del Crimen, por ser la autora responsable del ilícito de lesiones graves y del delito que se detalla en el artículo 5, inciso ‘d’ de la Ley 23.737 y que sanciona a aquél que “entregue, suministre, aplique o facilite a otros estupefacientes a título oneroso”. La norma, además, señala: “Si lo fuese a título gratuito, se aplicará prisión de tres (3) a doce (12) años y multa de quince (15) a trescientas (300) unidades fijas”. Desde su detención, en 2018, la joven cumplía arresto domiciliario y, como se dictó en la resolución, lo mantendrá. Asimismo, se le impuso, como sucede en estos casos, una multa de 10 mil pesos.

Al banquillo

Liendo llegó al banquillo de los acusados por dos requerimientos. El primero de ellos se relaciona con el episodio de lesiones graves. Al respecto, y en consonancia con lo que figura en la pieza acusatoria, el 24 de enero de 2014, aproximadamente a las ocho de la noche, un grupo de mujeres fue al domicilio de la imputada, en Cortada Neuquén S/N, en el barrio El Vallecito de Villa Nueva. Una de ellas le pidió que le devuelva unas zapatillas y la acusada la recriminó por haber estado hablando mal su persona. 

Así, se originó una discusión en la que Liendo terminó por arrojarle un ladrillo a una de las mujeres. Una hora y media más tarde, la imputada, junto a su madre, se dirigieron a Deán Funes al 1400, también al otro lado del Ctalamochita, hogar adonde estaban llegando dos de las personas con las que había discutido minutos antes. 

En esas circunstancias, en el pasillo interno que conduce a la casa, la progenitora rasguñó a una de las jóvenes y le produjo una escoriación en el omóplato. Entretanto, su hija, sacó un cuchillo y arrojó puntazos. Fue en ese momento que hirió en el abdomen a una de las implicadas en la discusión, a quien le diagnosticaron 60 días de curación e inhabilitación para el trabajo.

Por otra parte, el 16 de febrero del año pasado, alrededor de las nueve menos diez de la noche, en Bosque de Araucarias, entre Antonio Rivero y Padre Hugo Salvatto, también en el barrio El Vallecito, se registró otro de los hechos. En un departamento interno, Liendo entregó a dos personas un envoltorio con 0,3 gramos de cocaína.

Al momento de alegar, Jorge Bustos, el abogado defensor, planteó la inconstitucionalidad del mínimo legal previsto por el artículo 5 de la Ley 23.737. Así, citó un fallo dictado en 2016 por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Córdoba en la causa “Loyola, Sergio Alejandro”.

En esa oportunidad, el TSJ declaró inconstitucional la escala penal para el último eslabón del comercio de estupefacientes —narcomenudeo— y sostuvo que el mínimo de cuatro años “viola el principio de proporcionalidad de las penas y de igualdad ante la ley”. De esta forma fijó por mayoría una sanción en abstracto de 3 a 10 años de prisión para esos casos de menor cuantía en lugar de 4 a 15 años de prisión para los casos de mayor cantidad.

El fiscal, por otra parte, fue Francisco Márquez y también presentó sus fundamentos antes de que se dicte la sentencia precisada al inicio.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas