condiciones | figuras | kirchnerista

"Alberto va a intentar su reelección para evitar una dispersión en el frente"

El reconocido consultor político analizó el acto en Plaza de Mayo y dijo que estuvo dirigido a la alianza oficialista y especialmente a Cristina Kirchner. Agregó que ve difícil un diálogo con la oposición en el corto plazo

El reconocido consultor político Carlos Fara dijo ayer que el acto del presidente Alberto Fernández en Plaza de Mayo fue el lanzamiento de su reelección con miras al 2023.

-¿Qué lecturas políticas se pueden hacer del acto del presidente Alberto Fernández en Plaza de Mayo?

-En primer lugar, fue un acto dirigido al frente interno. Un acto endogámico. Recordemos que esto empezó como un acto de la CGT y de los sectores sociales para apoyar a Alberto y se terminó convirtiendo en un acto de todos para manifestar unidad y limar asperezas después de todo este proceso a nivel nacional, en el cual el gobierno nacional pierde la elección. Con algunos mensajes particulares, más allá del llamado al diálogo, con referencia a algunos opositores, lo cual muestra que le habló a su propio público y que no tuvo ningún interés en sintonizar con la opinión pública. Y, por el otro lado, un mensaje a Cristina (Kirchner) en relación con este tema de que haya primarias abiertas en el año 2023 para elegir a los candidatos del Frente de Todos, sabiendo que, hasta acá, esas primarias estuvieron censuradas-, respondió Fara a Puntal AM.

-¿Fue un relanzamiento de su gobierno y un lanzamiento de su reelección como presidente?

-Seguramente que Alberto va a instalar el tema de su reelección en primer lugar porque es el Presidente y en segundo lugar porque no tiene muchas otras figuras. El mejor hoy sigue siendo Alberto aun con su desgaste. Y, en tercer lugar, porque si en la política no marcás una agenda de futuro y empezás a encolumnar a todo el mundo empiezan a dispersarse las energías y los encolumnamientos. Entonces es también una necesidad del Presidente que se piensa en su posible reelección.

-¿Qué va a pasar con el diálogo político?

-Lo veo difícil en el corto plazo. El diálogo se puede dar sobre un par de cosas concretas y más o menos perentorias, como es el presupuesto nacional y el acuerdo con el Fondo Monetario. Después vamos a ver a la oposición como muy cautelosa frente a los llamados al diálogo del Gobierno. Ya puso algunas condiciones como que el diálogo sea institucional y pase por el Congreso y que sea una agenda concreta. Creo que va a costar que, fuera de estos temas que son más urgentes, pasemos a otra etapa de diálogo más fecundo.

-¿Cómo está la relación entre Alberto y Cristina?

-Vamos a decir que quizá esté un poco mejor que cuando terminaron las Paso que fue una primera semana muy conflictiva. Me parece que Cristina está un poco más tranquila respecto de que aunque no ha sido una mejora electoral fue un achicamiento de la brecha con la oposición y que esto Cristina lo atribuye al hecho de que Alberto haya seguido un poco sus recomendaciones respecto al Plan Platita, es decir de poner más platita en el bolsillo de la gente y de alguna forma ponerse más las pilas.

-¿Y la oposición cómo está?

-La oposición pasó un trago agridulce porque efectivamente pensaba tener una mayor diferencia sobre todo en la provincia de Buenos Aires y eso se relativizó. De todas maneras, tiene un gran triunfo a nivel nacional. Pero uno festeja o no en función de las expectativas que tiene. En segundo lugar, obviamente empezó la carrera 2023, con lo cual los pases y facturas y los dimes y diretes van a estar a la orden del día. Ya empezó (Patricia) Bullrich cuestionando como una suerte de auditora del resultado electoral en la Capital Federal y yo creo que esto va a ir in crescendo porque Bullrich es una figura nacional, tiene una buena imagen, está muy por debajo de Horacio Rodríguez Larreta, pero queda hasta un año y medio por delante, en el caso de una primaria. Y entonces Rodríguez Larreta, que es el mejor posicionado, seguro va a ser blanco de ataque de los otros aspirantes a ese cargo.

-¿Y cómo ve a Córdoba en este rol de intentar armar un frente federal?

-Primero fue un resultado electoral esperado. En una situación de crisis el voto no kirchnerista iba a ser muy grande. En segundo lugar, hay que aclarar que la fotografía del domingo probablemente no sea la fotografía de una elección a gobernador donde va a estar más disputada entre Juntos por el Cambio y Hacemos por Córdoba. En tercer lugar, yo entiendo que va a haber un Bloque Federal para que sea un poco el fiel de la balanza y sus diputados ocupen un rol estratégico en la negociación. Me parece que no hay mucho espacio hoy para una tercera vía. Lo intentó (Florencio) Randazzo en esta elección y no hubo mucho camino. Entonces desde ese punto de vista va a costar mucho que pueda trascender el proyecto de Córdoba hacia el resto del país. Sobre todo si no hay alguna figura nacional que pueda ser competitiva.