Provinciales | condiciones | terreno | viajar

Dos bomberas de Sampacho, en los incendios de Bariloche

Florencia Canavessio y Jazmín Lucero son parte del grupo que viajó el domingo para sumarse a la lucha contra el fuego. Lara Martín Chávez, de Villa del Dique, es la otra voluntaria; además de Marcelo Oviedo, de Holmberg, e integrantes de otros cuarteles

Florencia Canavessio y Jazmín Lucero, las dos jóvenes voluntarias del cuartel de Bomberos de Sampacho, son parte de los efectivos que desde hace días luchan contra los incendios forestales que desde diciembre afectan la zona próxima a Bariloche.

Las jóvenes partieron el pasado sábado hacia aquella zona y permanecerán allí por el transcurso de 12 días. Tal lo previsto en este tipo de intervenciones y operativos, se realizan rotaciones del personal y acuden voluntarios de todo el país.

El pasado domingo Florencia y Jazmín se sumaron al equipo designado por la Federación deBomberos Voluntarios de la provincia de Córdoba.

También forma parte de este grupo Lara Martínez Chávez, de Villa del Dique. Y completan el grupo Marcelo Oviedo, jefe del cuerpo de Voluntarios de Santa Catalina (Holmberg), Marcos Baldovino, Horacio Francioni, Franco Morresi y Federico Pereyra, de Marcos Juárez.

Son largas jornadas combatiendo las llamas en un sector denominado El Manso, camino a El Bolsón, y en cercanías de la ruta 40.

Los voluntarios suben a primera hora de la mañana al sector donde sigue el incendio para evitar su avance y recién al atardecer regresan al puesto donde se alojan.

Para llegar a los lugares de los incendios deben viajar alrededor de una hora. “Hacemos líneas de defensa. Un guía nos acompaña, seguimos el perímetro del incendio tratando de que no pase a la zona que aún no está afectada. Usamos motosierras y distintas herramientas”, contó Canavessio.

En diálogo con Puntal, relató: “Cuando llegamos nos encontramos con un panorama triste porque el Parque Nacional estaba negro. Se quemó bastante. Llegamos a un incendio en el cual no vimos fuego en sí, sino que hay puntos calientes y se está tratando de controlar eso. Pero la verdad es que es una zona muy difícil de llegar a pie,hay mucha gente trabajando.

Algunas lluvias dispersas generaban alivio, aun así la presencia de los voluntarios es de vital importancia para evitar que las llamas sigan avanzando.

Sobre la participación, Canavessio indicó: “Es una experiencia linda, de aprendizaje diario. Se está trabajando muy bien y dispuestos a sumar nuestro granito de arena para tratar de controlar la situación.

Florencia y Jazmín abrazan esta actividad de voluntariado desde hace ya algunos años. En el caso de Canavessio, su papá y su hermano integran el cuartel y Lucero ingresó junto con un primo.

Intensa tarea

Marcelo Oviedo, el integrante del cuartel de Holmberg, relató también a Puntal la tarea que están llevando a cabo. “No estamos combatiendo un fuego como en ocasiones trabajamos en las sierras de Córdoba. Acá se trata de un fuego subterráneo. Entonces de a ratos aflora en lugares donde no había fuegos activos. Hay un muy manto de hojarasca y vegetación vieja y raíces que es por donde se propaga el fuego. Hoy (por ayer) no teníamos muchos focos activos, los estábamos buscando pero la superficie es muy grande y de muy difícil acceso”.

Además del trabajo de los voluntarios que caminan el terreno se cuenta con apoyo de helicópteros, pero debido a las condiciones climáticas reinantes en las últimas jornadas no pudieron volar. “El clima es cambiante, de momentos llueve, hay viento, hace frío, hasta nieve”, precisó.

Ayer la situación había sido favorable por la lluvia que bajó la temperatura del terreno.