Villa María | condiciones | derrota | disputa

Para Costa, no habrá "lunes negro" luego de las legislativas del domingo

El economista entendió que el Gobierno "tiene que cambiar las expectativas económicas, generar confianza" por lo que "habrá que esperar si se radicaliza repitiendo lo que hizo Cristina o empieza a moderar su discurso"

El economista local Alberto Costa entendió que no habrá un “lunes negro” poselecciones y que con el resultado el gobierno nacional deberá cambiar “las expectativas económicas y generar confianza”. En la charla con este medio, y con las legislativas tan próximas, Costa explicó que se pueden abordar dos visiones sobre la contienda electoral. “Algunos economistas plantean que después de las elecciones en función de los resultados puede haber cambios significativos desde el punto de vista económico, pero también está la visión oficial, que es lo que dice el ministro Guzmán, que no variará sustancialmente la política económica y tampoco habrá una devaluación significativa”, destacó.

Al respecto, opinó: “Es muy difícil determinar lo que va a pasar después del domingo, aunque estimo que no habrá cambios en el cortísimo plazo, aunque sí se empezará a hablar sobre el acuerdo o no con el Fondo Monetario Internacional”. Ante esta situación, entendió: “Se dará un día a día en las negociaciones y donde seguramente participarán los legisladores, tal como lo pidió el Fondo. Iremos viendo cómo van las negociaciones y las condiciones que se ponen en caso de que se acceda a esa negociación”.

Costa, igualmente, dijo no ver “un lunes negro o una situación hipercrítica, excepto que ocurra un resultado absolutamente inesperado. La diferencia de lo que sucedió en las Paso es que está descontada la derrota del Gobierno. Si se produce o no el mismo resultado, en gran parte el Gobierno amortizó esa derrota, entonces eso ya tuvo un efecto político y económico”. “Por eso no veo un cambio muy significativo en el resultado que revierta básicamente las expectativas e impacto en la economía”, puntualizó.

Sobre las inversiones que realiza el Estado nacional en el territorio y los cruces por la distribución de fondos, siendo Córdoba la principal demandante de un trato equitativo e igualitario entre todas las jurisdicciones, Costa consideró que se abre “una incógnita en ese sentido porque estamos en una etapa preelectoral y se dicen muchas cosas que después de que pasaron las elecciones se cambian, o se moderan en función de las conveniencias de cada uno”. Al respecto, consideró que Córdoba “no puede estar peleada de la Nación porque se necesitan mutuamente”.

La disputa con Córdoba

En las últimas semanas se acrecentaron las diferentes entre el gobierno provincial y el nacional. Mientras desde Córdoba, con Schiaretti a la cabeza, se pide un trato igualitario y una equidad en la distribución de recursos, Nación insiste en que no discrimina a Córdoba y exhibe las obras que realiza. De igual manera, las últimas declaraciones del presidente Alberto sobre el terreno hostil calaron profundo en todo el arco político provincial.

Al respecto, Costa consideró que no percibe “una actitud de la Nación con la Provincia como sucedió en otras oportunidades”, aunque admitió que habrá que esperar “cómo evoluciona la negociación de lo que va a pasar en el Congreso y cuál será la postura de los representantes de Córdoba, que tendrá una repercusión también en las decisiones económicas del Gobierno. A partir del lunes el escenario se abre, no termina todo sino que empieza otra historia con un horizonte distinto y un escenario político que lo determinará el resultado del domingo”.

Tras insistir que no percibe un lunes “catastrófico” o cambios significativos “porque no está en el discurso del Gobierno”. “De allí en adelante se verá el día a día porque el Estado tiene que cambiar las expectativas económicas, generar confianza. Habrá que esperar si se radicaliza –la acción del Gobierno- repitiendo lo que hizo Cristina en los últimos años, o empieza a moderar su discurso. Eso lo sabremos a partir del lunes”.

Pensar en 2023

Luego del impacto que generó el resultado electoral en las Paso, Costa planteó en estas mismas páginas que el revés obligaba al Gobierno a reorganizar la estructura y pensar ya en 2023 con un marco de unidad y fortalecimiento interno. A días de las generales, entendió que debe sostener la decisión de relanzarse “para tener alguna posibilidad en 2023, y no solamente económicamente sino políticamente también porque si no será trágico para el país tener un Gobierno sin actitud propositiva después de estas elecciones, más allá del resultado que suceda”.

Consideró que lo que viene para el Gobierno es “todo un desafío, con un escenario de grandes condicionamientos” tanto económicos como políticos.