Deportes | Copa América | Brasil | Conmebol

Turbulencias en Brasil en la previa de la Copa

Las principales figuras de la selección no se quieren presentar y Tite, que también está en desacuerdo con la realización, podría dejar la dirección técnica

El presidente Jair Bolsonaro reiteró su apoyo para la realización de la Copa América en Brasil, a pesar de que varios jugadores y el entrenador de la Selección verdeamarela están en desacuerdo en que se juegue en ese país, mientras que medios locales afirman que Tite dejaría de ser el DT y el mandatario de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) fue separado de su cargo por 30 días.

El encuentro virtual entre Bolsonaro y el Consejo de la Conmebol se llevó a cabo en la noche del sábado y, según informó el sitio GloboEsporte, Bolsonaro le transmitió a la entidad el mensaje de que el Gobierno brasileño está dispuesto a colaborar en la organización del torneo americano.

Sin embargo, continúa el revuelo en territorio brasileño, donde Rogerio Caboclo, mandamás de la CBF, fue suspendido por la Comisión de Ética a raíz de denuncia por acoso sexual que le realizó un empleada, pese a que el dirigente negó las acusaciones.

Ahora, el diputado Antonio Carlos Nunes asumirá en su reemplazo por los 30 días de ausencia, que coincide con el período de disputa de la Copa América, que será entre el 13 de junio y el 10 de julio.

Antes de su partida, según afirmó Globoesporte, Caboclo le habría anticipado a Bolsonaro que, luego del cotejo del martes entre Brasil y Paraguay, Tite dejaría de ser el entrenador por los cuestionamientos hacia la realización del certamen continental.

Renato Gaúcho, quien apoya abiertamente al jefe de Estado brasileño, sería quien comandaría al plantel durante el torneo, aunque resta la confirmación oficial en medio del caos en aquel país.

En tanto, se indicó que antes de la reunión con el Consejo de Conmebol, se le pidió a los capitanes de los diez equipos que jugarán la Copa América participar de la misma, pero se negaron.

A pesar del optimismo de Bolsonaro, los líderes de las selecciones sudamericanas, entre ellos Argentina -que ya confirmó su participación-, Brasil y Uruguay, admitieron que el torneo enfrenta problemas.

De todas maneras, la Conmebol está decidida a que la Copa América se juegue en tierras brasileñas y espera tener un acercamiento con los futbolistas en los próximos días.