Provinciales | Córdoba | Llaryora | fondos

Caja: Llaryora articulará con provincias para destrabar con Nación los fondos

El mandatario cordobés no se ha pronunciado hasta el momento por la falta de envío de recursos previsionales. Dicen que no confrontará aunque no descarta ir a la Justicia. Buscará primero negociar con el Gobierno

Hasta el momento, el gobernador Martín Llaryora no se ha pronunciado públicamente en torno del desfinanciamiento de las cajas previsionales, que incluye obviamente la de Córdoba, la provincia que él mismo conduce.

Ayer, en su cuenta de X, Llaryora mandó un saludo por las Pascuas: “¡#FelicesPascuas! En este domingo de Resurrección, les deseo a todos los cordobeses tengan un día de paz, encuentro y lleno de esperanza, que puedan compartirlo unidos en familia y entre los más queridos”.

Ydías pasados habló sobre la importancia de la obra pública para dar empleo: “Sin detener la obra pública y preservando los puestos de trabajo, seguimos haciendo progresar al interior cordobés. También en #AltaGracia, más allá de la crisis, vamos a potenciar la #educación. Construiremos nuevos espacios para iniciar la escolaridad desde los tres años”.

No obstante, según fuentes consultadas por Puntal, Llaryora articulará con los gobernadores de las provincias que también fueron afectadas por el decreto nacional para destrabar con el gobierno de Javier Milei el envío de fondos.

Dicen también que el gobernador cordobés no confrontará esta vez con la Casa Rosada, aunque no descarta ir a la Justicia por esos recursos previsionales, tal como lo hicieron en su momento los exmandatarios Juan Schiaretti y José Manuel de la Sota.

Primero buscará negociar con el gobierno nacional, en un contexto marcado por una fuerte tensión entre la Nación y las provincias damnificadas.

En las últimas visitas, Llaryora ha dicho en sus discursos a los presentes:“No paren de soñar, no hay que bajar los brazos, las crisis son oportunidades y así, entre todos, vamos a salir adelante”.

Advertencia

Con cada medida que se anuncia oficialmente, la situación se vuelve cada vez más crítica en las provincias, que ya advierten sobre una crisis inminente si no se giran los recursos.