Provinciales | Córdoba | campo | Economía

El campo empujó el crecimiento de la economía provincial desde 2011

El sector Agricultura y Ganadería cayó 3% desde 2011 a nivel país, y mostró mermas del 16%, 7% y 5% en Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos, respectivamente. En cambio, en Córdoba creció 16% y 47% en Santiago del Estero

Entre 2011 y 2022, la economía argentina creció, entre alzas y bajas, un 1,8%. Mientras tanto, entre los censos del 2010 y 2022 hay un crecimiento de población de más del 14%, lo que equivale a cerca de seis millones de habitantes más.

Con estos dos datos queda claro que, más allá del exiguo crecimiento de la economía argentina en esos once años, actualmente el tamaño de la economía por habitante (o PIB per cápita) es menor que el que era hace poco más de una década. Pero además, el diágnostico probablemente empeore cuando estén disponibles los datos del 2023, un año atravesado por la histórica sequía que vivió Argentina.

Pero al interior del país, no todo es igual. Eso mostró un reciente trabajo de la Bolsa de Comercio de Rosario en donde analiza el comportamiento de las economías provinciales desde 2004 hacia adelante y en donde las diferencias de comportamiento son importantes.

En este sentido, del 2011 al 2022 la actividad económica en las provincias de Neuquén, Santiago del Estero y Jujuy creció 57%, 23% y 22%, respectivamente, siendo las tres provincias de mejor desempeño. Mientras tanto, las economías de Catamarca, Mendoza y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2022 cayeron 10,5%, 7,6% y 6,1%, respectivamente, respecto de los niveles de 2011, siendo estas tres las bajas más importantes en términos relativos.

Por su parte, la provincia de Santa Fe mostró una caída próxima al 1% del 2011 al 2022, liderada por el descenso de la actividad agropecuaria, el sector que más perdió en términos absolutos. Múltiples factores llevan a que el sector Agricultura y Ganadería muestre una baja del 3% en este período para toda la Argentina. Mientras este sector mostró mermas del 16%, 7% y 5% en Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos, respectivamente, creció un 16% en Córdoba y un 47% en Santiago del Estero.

Sin embargo, estos volúmenes relativos deben ponerse en perspectiva con el peso de cada jurisdicción en la economía argentina. En este sentido, la caída de actividad económica más fuerte del período 2022-2011 se ubica en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Por el peso de Caba en la economía nacional, su merma de 6,2% impacta igual que la suba del 57% de la actividad económica en Neuquén.

Por otro lado, el estancamiento económico impacta con especial preponderancia en Santa Fe. Hace dos décadas la provincia representaba el 8,5% de la economía nacional, mientras Córdoba se llevaba el 7,8%. Al cierre del 2022, las proporciones se invirtieron, con Santa Fe llevándose el 7,8% del PIB argentino y Córdoba el 8,5%.

En relación con la población, sólo cuatro provincias lograron hacer crecer en términos de producto per cápita en el período 2011-2022: Neuquén, Jujuy, Santiago del Estero y Misiones. Por el otro lado, las mayores caídas en producto per cápita provincial se registran en Tierra del Fuego, Catamarca y San Juan. Finalmente, el producto por habitante en Santa Fe cayó un 10,6% en este período.

“En términos de equidad territorial, resulta paradójico que Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, las provincias que originan el 75% de las exportaciones de bienes del país, vean su producción gravada fuertemente por derechos de exportación. Con especial énfasis sobre su sector agroindustrial, se extraen recursos de la producción y la exportación sin que ello redunde en mejoras en la prestación de bienes públicos para dichas regiones. Más aún, estas provincias son jurisdicciones de ingreso per cápita medio respecto del total nacional. Este grado de presión fiscal recorta los ingresos a personas y organizaciones, impidiendo la reinversión a nivel regional. El recorte del crecimiento por falta de reinversión se anota como uno de los factores que explican el estancamiento de los últimos años”, remarcó la Bolsa rosarina.