Provinciales | Córdoba | Fabián López | energía

Energía, combustibles, agua, gas, y transporte, las desigualdades que plantea Córdoba a la Nación

Son los servicios que quedaron en medio de la disputa electoral desde el fin de semana, con fuertes cruces entre la Nación y la Provincia

El eje de campaña que propuso Hacemos por Córdoba para encarar el segundo tramo electoral del año, ahora sí por las bancas en el Congreso, estalló en las últimas horas cuando a través de las redes sociales hubo un sinfín de cruces que involucraron a las principales figuras de Hacemos por Córdoba y del Frente de Todos. De hecho, participaron en los cuestionamientos cruzados la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador Juan Schiaretti. Pero, además, se involucró la cuenta institucional de la Secretaría de Energía de la Nación y hasta salió al ruedo el titular del Enargas, Federico Bernal Hermitte. Se sumaron el ministro de Servicios Públicos de la Provincia, Fabián López; el diputado nacional Carlos Gutiérrez y la diputada y candidata a senadora del Frente de Todos Gabriela Estévez, entre muchos otros dirigentes de un lado y del otro.

¿Qué fue lo que desató la batalla en las redes? El dato de que en AMBA se paga el 70% menos en la boleta de energía fue suficiente para encender la discusión. La respuesta provino de la cartera de Energía, a la que siguen pocos usuarios de Twitter, pero se multiplicó cuando fue replicada por la vicepresidenta. A partir de allí vino la catarata.

En diálogo con Puntal, el ministro de Servicios Públicos, Fabián López, remarcó que “la discriminación, la mirada unitaria, la mirada centrista que existe desde el poder central, el gobierno porteño y la provincia de Buenos Aires arrastra muchos temas”. En la primera frase incorporó a la discusión a los tres distritos que gobiernan Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof.

“Primero el transporte público de pasajeros, que cuenta allá con un subsidio increíble, injusto e innecesario. Sumemos los subsidios eléctricos y Aysa, que es una sociedad anónima pero con amplia mayoría del gobierno nacional, que por lo tanto fija todas las acciones de la empresa y realiza innumerables transferencias desde 2006, cuando fue creada, destinadas a inversiones de capital, en obras, como para el funcionamiento de la empresa y tarifas. En la primera mitad de este año hubo transferencias directas del tesoro nacional, al funcionamiento de Aysa por más de 10 mil millones de pesos”, detalló López.

Es una empresa nacional que presta servicios en AMBA...

Se concentra en CABA y algunos partidos del Gran Buenos Aires, en donde se fue expandiendo. Por ejemplo, con una planta potabilizadora en Tigre y por eso sumó barrios del conurbano del norte. En total son 26 y en sus comienzos llegaba a 18 partidos del Gran Buenos Aires. Les presta, en total, agua y cloacas a unos 10 millones de habitantes, pero todo el país le financia el funcionamiento, como ocurre con la energía eléctrica”.

Pero para López también es necesario sumar “la nafta y el GNC”. “Todo eso termina distorsionando la idea de país federal que alguna vez soñaron aquellos que en 1853 se juntaron para crear una república federal. Porque incluso muchos se olvidan que las provincias existían antes que la Nación y fueron las que resolvieron crear la Nación, y hoy resulta que nos mete la mano en el bolsillo permanentemente, a través de estas cosas y también de las retenciones”, dijo el ministro cordobés.

¿Usted plantea que hay injusticia en lo que se va y en lo que no viene?

Por los dos lados Córdoba es perjudicada. Porque por un lado nos quitan y por el otro no recibimos los mismos subsidios que otras jurisdicciones. La verdad es que la zona productiva del centro del país está recibiendo un trato demasiado injusto y por eso la mirada que hay de la gran mayoría de los cordobeses hacia los gobiernos nacionales. Es algo que hay que cambiar.

¿Qué pasa puntualmente con la energía eléctrica, que hay tanta diferencia?

En materia eléctrica habíamos avanzado desde el Consejo Federal de Energía en hacer justicia y que el Estado nacional se retire de la prestación de ese servicio en el AMBA a través de Edenor y Edesur. Para eso es necesario que el Ente Regulador se divida y que después si CABA quiere dar más tarifa o más subsidios que sea un problema de Larreta; y lo mismo en provincia de Buenos Aires con Kicillof. Y a partir de ahí el Estado nacional tenga igual mirada y trato con todas las jurisdicciones que prestan servicios públicos. Así la billetera del Estado nacional no estaría detrás de Edenor y Edesur, porque hoy dependen de eso. El Ente Regulador de esas dos tarifas es nacional y la autoridad de aplicación es nacional. Debería retirarse la Nación de ahí. Eso lo teníamos avanzado y hasta habían salido leyes en ese sentido, pero cuando asume este Gobierno, en diciembre de 2019, da marcha atrás y vuelve a tomar el control desde el Estado nacional de estos dos servicios. Es un dolor de cabeza y no tiene razón de ser. Incluso hasta la Constitución de 1994 se justificaba porque era Capital Federal. Pero a partir de allí, con la Ciudad Autónoma, que tiene igual rango que las provincias, debería tener igual tratamiento. Lejos de eso, siguen los privilegios.

La Secretaría de Energía dijo que el costo de la energía es igual para todas las distribuidoras y que el mayor costo para los usuarios es responsabilidad de Epec...

La verdad es que lo que publicó la Secretaría de Energía lo hace con desconocimiento, planteando una falacia increíble.

¿Por qué?

Lo primero que dicen es que el precio de la energía es igual en todo el país. Pero lo que se olvidaron de decir es que entre 2012 y 2017 la provincia de Córdoba llevó adelante una batalla judicial a través de Epec en Tribunales Federales para impedir que nos cobren una tarifa diferencial. Eso comenzó en 2011 porque no querían que Córdoba aumentara las tarifas y al año siguiente nos quisieron cobrar una energía más cara y tuvimos que ir a Tribunales Federales y tanto en primera instancia como en Cámara nos dieron la razón pero la Nación presentó un recurso extraordinario ante la Corte. Si quisieran vender la energía al mismo precio en todo el país deberían ir a la Corte y retirar esa presentación. Durante el gobierno de Macri además ganamos lo del costo del transporte, que eran distintos, y ahora queda este tema porque es fácil decir que congelaron tarifas en el AMBA y mientras tanto no cobrarles la energía a las empresas que prestan el servicio. Por eso acumularon una deuda de 74 mil millones de pesos y que aumenta en 5 mil millones mensuales, y que además sabemos cómo va a terminar: con un perdón de la Nación, un subsidio.

¿Eso explica la diferencia tarifaria?

Las razones de las diferencias de tarifas son muchas, pero esa es una importante. Otra, más técnica, es que es diferente prestar un servicio en un lugar en el que viven 500 mil personas en 10 manzanas que hacerlo en otro lugar en donde esa misma cantidad vive en un departamento cordobés. La extensión y el mantenimiento de las líneas es lógicamente más caro. Pero hay razones técnicas, climáticas, de eficiencia y allí siempre buscamos mejorar en Epec, pero si se parte de no pagar la energía lógicamente que será más barato el servicio. Pero, además, pensemos que los 74 mil millones de pesos que deben Edenor y Edesur representan el 17% del presupuesto de la administración central de la Provincia para este año. O equivale a la energía que compra Epec a lo largo de tres años.

¿Habría que volver a la idea de que cada jurisdicción se haga cargo y no la Nación?

Se debería retomar el camino abandonado de que CABA y provincia de Buenos Aires se hagan cargo de las distribuidoras. Pero a su vez la otra opción es que Edenor y Edesur paguen la energía porque ahí se va a observar que es imposible de operar con las tarifas congeladas. Porque descubrieron que en un escenario de inflación fuerte, con aumento de costos, congelan las tarifas de AMBA y cuando eso ocurre algo dejás de comprar o de pagar. Y en el caso de estas dos prestadoras dejaron de pagar la energía mientras Epec está al día. Por eso, deberían obligarlas a pagar y ahí se darían vuelta y preguntarían cómo, porque tienen las tarifas congeladas y no tienen posibilidad de afrontar esa deuda, no les cierran los números, y ahí quedaría expuesta esta tremenda mentira de que en un escenario inflacionario como el actual podemos creer que las cosas no aumentan por resolución o decreto. Pero insisto, lo que debería ocurrir es que les den las prestadoras a las jurisdicciones. Y si no les cierran los números ya verán Kicillof y Larreta qué hacen.

Aysa, que es conducida por Malena Galmarini, esposa de Sergio Massa, amplió su cobertura con una planta potabilizadora en Tigre. Es nacional, pero atiende sólo en Buenos Aires.

Hay otra discusión al interior de esa posición que tiene que ver con los sectores sociales más beneficiados, que no son siempre los que más lo necesitan...

Absolutamente. Estamos ante un Estado quebrado que rifa el dinero como si le sobrara en subsidios destinados a población que no lo necesita, como ocurre en muchos barrios porteños. Eso nunca es una buena señal en un contexto de pobreza que llega al 40% con 6 de cada 10 chicos que se levantan de la mesa sin haber cubierto debidamente su alimentación. Las prioridades deberían ser otras y no subsidios para quienes no los necesitan.

El Estado sigue poniendo dinero en los sectores de mayores recursos...

Un estudio que hicimos hace poco muestra que en Argentina, si se divide a la población en cuatro partes iguales, el 25% superior en poder adquisitivo consume el 50% de electricidad y gas. Entonces, está claro que se subsidia al que más puede pagar. Y el agravante en zona de AMBA es que por las tarifas tan bajas ese consumo da muy arriba del 25% de la población de mejor poder adquisitivo de Córdoba. Hay un derroche de energía. No hay país que pueda sostener eso, y menos cuando está quebrado.