Nacionales | Corte | tribunal | Kirchner

La Corte rechazó los planteos de Cristina en la causa por la obra pública

Ahora seguirá el juicio oral y público con los alegatos previstos para el 11 de julio sobre las adjudicaciones a Lázaro Báez

La Corte Suprema desestimó una serie de planteos de la vicepresidenta Cristina Kirchner y otros imputados en la causa por la adjudicación de obra pública a las empresas de Lázaro Báez en la provincia de Santa Cruz, con lo que virtualmente avaló la continuidad del juicio oral y público que está próximo a su finalización con la etapa de los alegatos de las partes previstos para el 11 de julio.

En distintas resoluciones, el máximo tribunal rechazó planteos contra el supuesto "doble juzgamiento", ya que 49 de las 51 obras que están bajo análisis del tribunal oral ya habían sido desestimadas por la Justicia Federal de Santa Cruz.

El máximo tribunal descartó la violación al principio "ne bis in ídem" (nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito) por "deficiencias de fundamentación".

La Corte avaló al tribunal oral que juzga a la vicepresidenta porque en las causas que tramitaron ante la Justicia de Santa Cruz hubo "falta de delimitación precisa del objeto de investigación, la casi nula actividad probatoria desplegada y la falta de impulso fiscal".

En ese contexto, estableció que no existía "identidad de objeto entre las distintas investigaciones", porque, por ejemplo, Cristina Kirchner "no fue parte en los procesos tramitados" en Santa Cruz.

Requisito de identidad

"La Corte siempre exigió el requisito de identidad de personas para que opere la excepción de la cosa juzgada", de modo tal que en lo sucesivo podría bastar para reabrir una causa incluir en el supuesto delito a otro funcionario público para torcer el principio de "identidad de objeto".

El abogado defensor Carlos Beraldi y el equipo legal de Fernández de Kirchner apeló la decisión ante la Cámara Federal de Casación Penal, que declaró inadmisible el recurso y ahí recurrió en queja a la Corte, que ayer avaló lo decidido en las instancias inferiores.

"Las decisiones adoptadas en materia de prueba no constituyen sentencia definitiva", dijeron los jueces del alto tribunal Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Carlos Rosenkrantz para fundar el rechazo sobre la base del acuerdo constitucional de que la Corte es la última y definitiva instancia de revisión de decisiones legales.

El máximo tribunal descartó también un planteo para que se auditaran todas las obras públicas adjudicadas durante el gobierno 2003 – 2015 en todo el país y no sólo las de la provincia de Santa Cruz.

"La decisión de no proveer cierta prueba no ponía fin a la causa ni impedía su prosecución hasta el fallo final, que podría ser favorable a la imputada y por ello disipar el agravio, sin contar con que solo en esa instancia podía demostrarse acabadamente por qué las pruebas omitidas podrían haber sido relevantes", respondió la Corte.

Por unanimidad, los jueces determinaron que "no se configuraba un supuesto de gravedad institucional porque no lograba advertirse cómo la negativa a producir algunas de las pruebas solicitadas por la defensa podría llegar a conmover la buena marcha de las instituciones".

"Resoluciones como la cuestionada no pueden motivar la intervención de esta Corte pues ello implicaría conceder al Tribunal una misión que no le cabe en el régimen republicano", subrayaron.

La Corte tampoco admitió las objeciones respecto de la falta de un peritaje completo y exhaustivo sobre la propia obra pública de Santa Cruz que, según la acusación, estuvo amañada a favor de las empresas de Lázaro Báez, amigo personal del expresidente Néstor Kirchner.

Finalmente, tampoco hizo lugar a un planteo sobre la intervención de los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos como integrantes de la Cámara de Casación en la revisión del expediente.

Las objeciones sobre ambos son previas a que se conocieran sus visitas al expresidente Mauricio Macri en la Quinta de Olivos y en la Casa de Gobierno, y estaban relacionadas con una cuestión de "competencia" entre dos salas de la Cámara Federal de Casación Penal.

Para la Corte, "no se verifica una violación a la garantía de juez natural, supuesto en que la intervención del tribunal sí sería necesaria". Para los jueces, la defensa de la vicepresidenta no logró demostrar cómo la intervención de la Sala que integran Hornos y Borinski "sería un intento de constituir una verdadera comisión especial" destinada a perjudicarla.