Nacionales | Corte | Libertad de expresión | caso

La Corte Suprema revocó un fallo en favor del "derecho al olvido"

Por unanimidad, denegó el pedido de Natalia Denegri de que en el buscador Google su nombre dejara de asociarse automáticamente con los escándalos del "caso Coppola"

La Corte Suprema revocó por unanimidad la sentencia que había consagrado el "derecho al olvido" para Natalia Denegri, la productora televisiva y exmediática protagonista de escándalos televisivos en los años 90.

En un fallo que invoca la defensa de la libertad de expresión, la Corte hizo hincapié en "el derecho social a la información de los individuos que viven en un Estado de democrático".

Esa libertad, entendió el fallo, "también comprende el derecho de transmitir ideas, hechos y opiniones a través de internet y los motores de búsqueda, herramienta que se ha convertido en un gran foro público por las facilidades que brinda para acceder a información y para expresar datos, ideas y opiniones".

La Corte no negó la existencia de un "derecho al olvido", pero no lo consideró aplicable al caso Denegri aunque dejó entreabierta la posibilidad de acciones preventivas contra los motores de búsqueda en internet.

Natalia Denegri había obtenido de la Justicia en lo Civil un fallo que aceptaba su reclamo para que determinados episodios de su vida pasada fueran desindexados de internet, como una forma de proteger su integridad y su nueva vida.

Ese principio, denominado "derecho al olvido", mereció una apelación del motor de búsqueda Google, que llegó finalmente hasta la Corte Suprema.

Un caso mediatizado

Denegri pretendía que su nombre no quedara asociado automáticamente a sus apariciones televisivas en los años 90 como una de las figuras mediáticas del conocido como "caso Coppola", en el que policías y oficiales de Justicia pretendieron involucrar al representante de futbolistas en tráfico de drogas.

Denegri, que por entonces tenía 20 años y aparecía en los sets televisivos incluso golpeándose con otras mujeres y actualmente es productora y reside en la ciudad estadounidense de Miami, sostiene que no se prestó voluntariamente a esas apariciones y, por el contrario, fue obligada "bajo amenaza y extorsión".

"Vivíamos secuestrados por los productores, vivíamos en hoteles y nos llevaban a los canales. Yo no pedí ser famosa, me hice famosa por un caso policial", afirmó durante la audiencia pública que realizó en dos jornadas la Corte en marzo pasado, en las que escuchó a las partes y a organizaciones y juristas, con argumentos a favor y en contra del "derecho al olvido".

Por otro lado, los argumentos de Google coincidieron con los del procurador fiscal de la Nación, Víctor Abramovich, en que no hay ningún hecho ilegal en los videos y que el motor de búsqueda no puede restringir el acceso por tratarse de información pública.

Peligro de censura

Durante esa audiencia se escuchó asimismo la advertencia de que "una interpretación desproporcionada del derecho al olvido puede conducir a la censura colisionando con la libertad de expresión y el derecho al acceso a contenidos que fueron concebidos para ser difundidos o publicados".

En ese sentido se expresaron organizaciones como el Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels) y otras entidades.

La idea del derecho al olvido se reglamentó en Europa a partir del caso de un abogado que aparecía en los buscadores como moroso de una deuda que había saldado hacía mucho tiempo. A partir de entonces la regulación europea protege las acciones privadas de las personas cuando los contenidos indexados son ilícitos, falsos o desactualizados, pero no cuando se trata de personas públicas o contenidos de interés público.

Finalmente, el tribunal sostuvo que Denegri "es una persona pública que justamente cobró notoriedad en esa época, que se expuso voluntariamente a los programas de televisión que hoy cuestiona", en torno del episodio conocido como "Caso Coppola".

La eliminación de esos contenidos, según consideró la Corte, “afectaría a la libertad de expresión y privaría a la sociedad de tener acceso a esa información".

"La Constitución Nacional garantiza una amplia protección a la libertad de expresión, la cual tiene un lugar preeminente en el marco de nuestras libertades constitucionales, entre otras razones por su importancia para el funcionamiento de una república democrática y el ejercicio del autogobierno colectivo del modo por ella establecido", sostuvo el fallo.

Los jueces advirtieron que hacer lugar a razonamientos "basados en gustos o puntos de vista particulares" desembocan en un "estándar de análisis variable extremadamente maleable y subjetiva que abre la puerta a la arbitrariedad y, por ende, debilita la protección de la expresión".

“Me vuelven a poner en el lugar de víctima”

Luego de que la Corte Suprema revocara por unanimidad el pedido de Natalia Denegri de "derecho al olvido", la productora televisiva aseguró que el fallo no la sorprendió.

"Fui por mi honor, nunca fui en contra de la libertad de expresión, nunca pedí que se borrara nada del pasado, sino que se desvinculen los links donde había peleas violentas entre mujeres, entre menores de edad, como fue mi caso", señaló en diálogo con Baby Etchecopar por Radio Rivadavia.

Denegri aseguró que estas imágenes que datan de la década del 90 la afectan en su vida actual. "Por la manipulación de los algoritmos, aparecen siempre en las búsquedas de Google como primeros resultados y que afectan a nivel familiar a mis hijos, por el tema del bullying en los Estados Unidos. Fui por el tema del honor y me salieron con un fallo de la libertad de expresión", agregó.

Por lo pronto, en las próximas horas tiene planeado leer con tranquilidad el fallo junto a sus abogados para poder definir cómo continuarán.

"Creo que vamos a apelar a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos. No respetaron los derechos de los niños ni las convenciones internacionales. Es una vergüenza el fallo", declaró con vehemencia.

Además, explicó que nunca "buscó ser famosa". “Me metieron en una trampa, una emboscada, y fui víctima”, aseveró sobre los motivos por los que tomó relevancia pública con el Caso Coppola. "Fui víctima de un juez federal que quedó preso y yo era menor de edad", sumó.

"Es una pena ser nuevamente revictimizada y que los medios conocieran la sentencia antes que yo misma. Nuevamente volvieron a pisotear mi nombre, mi imagen y mi familia. Evidentemente es una Corte a la que no le importan las personas, solo las corporaciones", había asegurado antes a través de la red social Twitter.

Radicada hace varios años en Estados Unidos, donde formó una familia con Daniel Rodríguez, con quien tuvo a sus hijos Nicole y Axel, desarrolló una extensa carrera en la industria del entretenimiento.

Sin embargo, asegura que las imágenes de su pasado mediático le juegan en contra. "Todo lo bueno que yo hago acá queda opacado porque cuando me googleás te aparecen cosas del pasado que no le importan a nadie", precisó.

Y enfatizó: "Esperaba otro fallo de la Corte y poder cicatrizar esa herida. La Corte me vuelve a poner en el lugar de víctima".