Policiales | crimen | sexagenario | Remisero

Familiares del remisero de James Craik asesinado piden que se los proteja

Para no vivir "con miedo y temor", quieren que la Justicia ordene la restricción de acercamiento. Los acusados de perpetrar el hecho son tres menores. Dos recuperaron hace poco tiempo la libertad

Paola, una de las hijas de Ramón Venancio Maldonado (68), el remisero que fue asesinado hace casi tres meses en James Craik, solicitó ayer que la Justicia le prohíba a los acusados del crimen acercarse a la familia de la víctima.

En declaraciones a Puntal Villa María, la mujer se mostró disgustada por la decisión que tomó un juez de liberar a dos de los tres presuntos autores del crimen, quienes hasta hace poco se encontraban alojados en el Complejo Esperanza, en Córdoba Capital, por ser menores de edad (los detenidos tienen 13, 14 y 17 años).

“Nosotros bien sabíamos que los menores iban a salir en algún momento, porque no son punibles. Nos habían advertido que los pasos judiciales iban a consistir en un primer momento en peritajes. Y que luego la Senaf iba a tomar una decisión para el bien de los chicos, y favoreciendo su reinserción y su educación”, afirmó la entrevistada ante un periodista de este medio.

Y agregó:“Nosotros pedimos que si los chicos salían en libertad, que se ordene una restricción de acercamiento que favorezca a nuestra familia, para que no vivamos con miedo y temor”.

Según contó, la Justicia nunca les notificó que dos de los jóvenes acusados de dar muerte al remisero habían abandonado la institución para menores.

“A raíz del crimen que tuvo lugar en Jesús María hace poco, en Cadena 3 establecieron una comunicación con gente del Complejo Esperanza, donde se dijo que uno de los menores detenidos por ese caso, de 15 años, era el más chico de todo el establecimiento. Cuando nos enteramos de eso, pensamos que era un error, porque los menores que mataron a mi papá son más chicos”, relató Paola.

“Atento a eso es que nos comunicamos con nuestra abogada, Florencia Vottero. Ella insistió para que se nos informe si los chicos seguían en el Complejo Esperanza. Le confirmaron el martes 10 de enero que los chicos estaban dentro de la institución”, sostuvo.

Y sumó: “No sabemos bien qué pasó, pero otras fuentes nos confirmaron que los chicos estaban con su familia, que fueron liberados”.

La mujer mencionó que el círculo íntimo del hombre fallecido se sintió descuidado y desprotegido ante esta situación.

“El dolor no se va, y cada vez parece que se incrementara más. Es una sensación de bronca, más que nada por lo injusto de la manera en la que se dan las cosas”, añadió.

“La decisión de dejarlos en libertad la tomó un juez de Córdoba, dependiente de la Senaf. Las pericias fueron pasadas por alto y los chicos salieron para irse con sus familias biológicas, todo el proceso que se llevó a cabo no se lo tuvo en cuenta”, puntualizó.

Agradecimiento al pueblo

Paola hizo saber que la familia está agradecida por el apoyo que recibieron de todo el pueblo craikense. “Diariamente nos acompañan, los vecinos mismos nos sugirieron que hagamos otra marcha, para exigir justicia, es una posibilidad y algo que siempre está presente”, remarcó la hija de Ramón.