Cristian Romero |

Cristian "Cuti" Romero: "Firmaría el contrato con Scaloni de por vida"

El cordobés afirmó además: "Parece que siempre somos los malos los argentinos pero me había dado mucha bronca porque Enzo fue a hablarle (a Mbappé) y lo trató mal, me hizo enojar y justo hizo el gol Leo, y se lo grité"

El defensor campeón del mundo con la Selección argentina Cristian "Cuti" Romero, pidió por la renovación del contrato del entrenador Lionel Scaloni, de quien aseguró que "le firmaría de por vida" y recordó las vivencias del plantel que logró adjudicarse el Mundial de Qatar 2022.

"Si fuera por mí, firmaría el contrato con Scaloni de por vida.

Estamos a muerte con él y es el mejor entrenador que hemos tenido", destacó el defensor del Tottenham Spurs en diálogo con Radio Sports.

Posteriormente brindó detalles del plantel argentino que compitió en el Mundial de Qatar 2022 y logró alzar la Copa luego de 36 años que se hizo esquiva.

"Me siento muy identificado con el grupo. Tiene unos valores muy grandes. Los tres más grandes marcan el camino y nosotros aprendemos de ellos", remarcó sobre la presencia de los históricos Lionel Messi, Ángel Di María y Nicolás Otamendi.

"El equipo en un club es difícil, muchas veces se piensa más en lo individual, en cambio, en la Selección vi a un grupo que estaba destinado a hacer lo que sea para lograr el objetivo", agregó.

Además de las palabras de elogios para sus compañeros, Romero no dejó de lado al cuerpo técnico de la Selección nacional, al cual catalogó como una "maravilla" y destacó que "siempre confiaron a muerte en el grupo que llevaron a Qatar".

Con respecto al camino que debió transitar la "Scaloneta" para alcanzar la gloria, reconoció que en el cruce ante Países Bajos "lo sufrí muchísimo, me tocó salir y lo viví de afuera", aunque en contrapartida destacó que frente a Francia estaban bien y que "es increíble lo que jugamos ese partido".

"Desde siempre quise enfrentarme a Francia en la final, porque era el campeón del mundo. Era un partido complicado porque sabíamos la jerarquía que tenían. Nos metieron dos goles, pero merecíamos ganarlo", analizó el zaguero surgido en Belgrano de Córdoba.

El encuentro que finalizó 3 a 3 luego de jugar el tiempo suplementario, se definió en la tanda de penales, en la cual Argentina se impuso 4 a 2.

"Vi el penal de Leo (Messi), fue el primero y el que vi.

Después no vi ningún penal más, porque estaba arrodillado, rezando", dijo Romero que entre risas confesó que en la actualidad mira "la final todos los días".

Una de las secuencias que se volvió viral fue cuando el defensor celebra el tercer del equipo de Scaloni (gol de Messi) ante Kyliam Mbappé y dio sus razones.

"Le grité el gol en la cara porque Enzo (Fernández) había hablado con él y lo trató muy mal. Entonces me salió festejarle el gol de Leo en la cara", comentó.

Por otra parte, el ex Atalanta de Italia destacó lo bien que se encontraba el equipo en la previa del certamen, ya que "desde el primer día en Qatar se veía a todos listos para jugar".

"El técnico sabía la cantidad de opciones que tenía y que todos estaban listos", agregó.

Romero, totalmente emocionado, reveló que sintieron él y sus compañeros al arribar al país con la Copa del Mundo: "Cuando llegamos a Argentina no podíamos creer que eran las cuatro de la mañana y la cantidad de gente que había".

"Lo mismo en la caravana, era increíble la gente. Ver esa unión en nuestro pueblo, es una alegría enorme", destacó el defensor que además del Mundial, logró consagrarse campeón de la Copa América 2021 y la Finalissima en 2022.

Por último, Romero no escatimó en elogios para el capitán de la Selección argentina, Messi: "Futbolísticamente sabemos lo que representa, para mi y para muchos es el más grande de la historia.

Tiene una sencillez y humildad en el día a día y eso lo hace más grande".

La firma de Scaloni con AFA

En tanto, según aparece en los diferentes portales, las diferencias entre el entrenador de la Selección, Lionel Scaloni, y el presidente de AFA, Claudio Chiqui Tapia, están saldadas. Dicen que lo único que falta es que el entrenador viaje de Mallorca (en donde reside con su familia) a Buenos Aires para estampar la firma.

Es más, en varias ocasiones Tapia dijo "ya tenemos un acuerdo de palabra y para mí la palabra vale más que cualquier contrato".

Y eso es verdad: Tapia rescindió los contratos de Bauzá ni bien asumió en la AFA y firmó con Sampaoli por cuatro años; y luego del Mundial de Rusia también tiró por la ventana el contrato de Sampa.

O sea, los papeles firmados valen tanto como se tarde en conseguir un acuerdo para la salida del técnico de turno. La palabra, en cambio, es algo inasible, intangible y, por lo tanto, incomprobable.

El entrenador dio una entrevista en España y, además de otros temas más puntuales, fantaseó con dirigir alguna vez a España ("¿por qué no? Si es mi segunda casa…") y dejó claro que las negociaciones con la AFA están avanzadas, pero no cerradas ("cuando vaya a Buenos Aires anunciaremos lo que se tenga que anunciar", dijo).

¿Qué cosas son las que ya están resueltas en las negociaciones y qué cosas son las que podrían entorpecer la renovación? Hay respuestas para todos los gustos.

La parte económica está casi resuelta, salvo una cuestión que tiene que ver con los impuestos, ya que Scaloni tributa en España.

También se deben ajustar algunos asuntos de los colaboradores de Scaloni: Aimar, Samuel y Ayala. Igual, la plata no es el principal problema ya que la AFA está dulce después de haber recibido casi 40 millones de dólares por ganar el Mundial.

Para Scaloni es importante dejar claras algunas cosas que no le gustaron en los últimos años y que tienen mucho que ver con algunas actitudes destempladas de Tapia que, hasta el título en Qatar, se ocupó cada vez que pudo de dejarle claro al entrenador que, sin él, no sería absolutamente nada, ya que fue quien se jugó para ponerlo en el cargo contra todas las opiniones. Lo que dice Tapia, por otra parte, es verdad.

Sin embargo, una cosa es estar agradecido por la oportunidad que se le dio (Scaloni lo está) y otra muy diferente es agachar la cabeza y rendir pleitesía como si Tapia en lugar del presidente de AFA fuera el Rey de la Argentina. Y eso pasó en algunas ocasiones.

Hay una anécdota que quedó grabada en el entrenador argentino y que no quiere que se repita. Ocurrió el lunes 26 de septiembre en el Hotel Westin, de Nueva Jersey. Esa noche, la previa al partido amistoso con Jamaica, Tapia realizó una fiesta en la suite que ocupaba para disfrutar con los dirigentes del ascenso que había viajado a la gira por Miami y Nueva York.

Esos dirigentes eran los que no iban a ir a Qatar, por el cupo impuesto por la FIFA, y Tapia decidió llevarlos a esa gira para "pagarles" los votos que lo llevaron a la presidencia de la AFA.

El asunto es que la fiesta organizada por Tapia avanzaba y, ya de madrugada, Scaloni le golpeó la puerta para pedirle que, al menos, bajaran el volumen de la música porque los jugadores estaban descansando.

Cuando Tapia lo vio, se acercó y le dijo: "Andá pibe, que vos estás acá porque yo te puse". Y cerró el diálogo con un portazo. Esas son las cosas que Scaloni no quiere volver a vivir. Una cosa, repetimos, es ser agradecido y otra muy diferente es permitir que te apaguen los puchos en la frente. Y esa es la lógica que el entrenador quiere romper con Tapia.

Otra cuestión tiene que ver con la organización de los torneos locales, ya que Scaloni reclama que haya disponibilidad de los jugadores para las Selecciones juveniles. Porque considera que esa plataforma es importante para mantener vivo el recambio en el equipo mayor.

Estas son las cosas que, por ahora, tienen parada la firma del contrato de Lionel Scaloni.