La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner presentaba esta tarde "una evolución favorable" y "buen estado general" tras haberse sometido a una "histerectomía ampliada por vía laparoscópica", mientras que tras una evaluación macroscópica se le detectó un "pólipo uterino" de "características benignas", informó el segundo parte médico del Sanatorio Otamendi.

"La doctora Cristina Fernández de Kirchner continúa con una evolución favorable del procedimiento quirúrgico realizado en horas de la mañana de hoy, en buen estado general y con buena recuperación de la anestesia", detalló el comunicado, que al igual que el primer parte lleva la firma de la directora del centro de salud, Marisa Lanfranconi.

En cuanto al pólipo analizado en laboratorio, el Otamendi informó que tras la evaluación de rigor se constató que presentaba "características benignas", mientras que el "resultado definitivo del examen histopatológico se emitirá la semana próxima".

En el primer parte médico de la jornada de ayer, difundido a las 10:30 de la mañana, el establecimiento aseguró que tras someterse a una "histerectomía ampliada por vía laparoscópica" la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner cursaba "un posoperatorio normal, en buen estado general de salud".

El procedimiento quirúrgico que se le realizó a la titular del Senado consiste en la extirpación del útero, que puede ser parcial o total, e incluir trompas y ovarios.

Al llevarse a cabo por la vía laparoscópica, se aplicó una técnica basada en la utilización de pequeños tubos que se insertan en el abdomen, lo que permite hacer incisiones más pequeñas, genera menos trauma y reduce el riesgo de infección.

En el caso de la vicepresidenta, que ingresó al centro médico a las 6:45 de la mañana, la cirugía estuvo a cargo de un cirujano especializado en Tocoginecología en el marco de una práctica que estaba programada desde hace varios días.

Recuperación de 48 horas a 5 días

De acuerdo con la evolución, se espera que Cristina Fernández de Kirchner permanezca internada en recuperación desde 48 horas a cinco días, tras lo cual podría comenzar a reincorporarse a sus actividades de manera gradual hasta retomar plenamente la rutina en tres semanas.

La vicepresidente llegó al Otamendi acompañada por su hermana menor Giselle, que además es médica, y tras los preparativos de rigor comenzó la operación que se extendió alrededor de dos horas y dentro de los plazos programados.

Tras conocerse el parte médico, el presidente Alberto Fernández le envió un mensaje con el deseo de "pronta recuperación" a través de sus redes sociales.

"Todo mi cariño. Nos vemos muy pronto. Besos. Fuerza Cristina", posteó en su cuenta de Twitter.

https://twitter.com/alferdez/status/1456267742235926535

Un rato antes, la portavoz de Presidencia, Gabriela Cerruti, en la habitual conferencia de prensa de los jueves, comentó que la vicepresidenta se había comunicado anoche con el jefe de Estado, quien a su vez "le transmitió su afecto y deseo de recuperación".

También el jefe de Gabinete, Juan Manzur, expresó sus deseos de pronta mejoría desde las redes sociales, donde escribió: "El amor y la fuerza del pueblo te acompañan siempre, Cristina. Estamos con vos, seguros de que todo saldrá bien y que pronto retomarás las funciones que te confió la voluntad popular".

En la misma sintonía se pronunciaron funcionarios y legisladores nacionales, quienes le hicieron llegar sus buenos augurios a través de las redes sociales, mientras un grupo de militantes autoconvocados se congregó por la mañana frente al sanatorio, con demostraciones de apoyo y afecto hacia la titular del Senado y exmandataria, a la espera de noticias sobre la evolución de su estado de salud.