Nacionales | Cristina | juicio | Vialidad Nacional

La Justicia negó la posibilidad de ampliar la indagatoria de la vicepresidenta

Cristina aseguró que está ante "un pelotón de fusilamiento mediático-judicial" y anticipó que hoy brindará por medio de las redes sociales un discurso explicando detalles de los nuevos datos que incorporaron en el alegato

El Tribunal Oral Federal 2 rechazó ayer el pedido de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner para volver a declarar hoy en indagatoria en el marco del juicio por el cual la Fiscalía reclamó 12 años de prisión en su contra.

Al conocer la negativa, Cristina afirmó que está ante "un pelotón de fusilamiento mediático-judicial" y anticipó que hoy brindará detalles de la causa conocida como "Vialidad".

"Si algo faltaba para confirmar que no estoy ante un tribunal de la Constitución, sino ante un pelotón de fusilamiento mediático-judicial, es impedirme el ejercicio del derecho de defensa ante cuestiones que nunca figuraron en el acto de acusación del fiscal al que asistí durante 5 días en mayo de 2019", resaltó la expresidenta.

En su cuenta de la red social Twitter, sostuvo: "Por ello mañana (por hoy) a las 11 hs, a través de mis redes voy demostrar, justamente, por qué me están prohibiendo hablar en el juicio después del obsceno guión que montaron los fiscales".

Los jueces no hicieron lugar al pedido por considerar que fue hecho fuera de término, porque ya comenzó la etapa de alegatos.

La solicitud había sido anunciada por la propia Cristina Kirchner en redes sociales y luego plasmada por su abogado, Carlos Beraldi.

El argumento de la defensa es que el fiscal introdujo nuevas pruebas en el juicio que no habían sido contempladas, y por eso pidieron que pueda volver a declarar.

Pedido y rechazo

El Tribunal lo rechazó y Beraldi pidió una "reposición", esto es, que vuelvan a analizar la petición. Tras un breve cuarto intermedio de cinco minutos, los jueces volvieron a ratificar su decisión: no permitirle volver a ser indagada y el juicio se reanudará el próximo 5 de septiembre con alegatos de las defensas.

Beraldi adelantó anoche que la vicepresidenta hoy "va a cumplir el acto que le denegaron" y va a presentar "las pruebas que indican cómo el fiscal Diego Luciani ha mentido de una manera descarada" durante su alegato, que finalizó este lunes con el pedido de condena de 12 años de prisión más inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos para la expresidenta.

"Un juicio se basa en que la persona acusada pueda contestar los cargos que se le formulan. Y eso hoy fue denegado por parte del Tribunal (Oral Federal 2) de una forma absolutamente arbitraria e ilegal", señaló Beraldi.

Por tanto, la vicepresidenta escribió en su cuenta de Twitter que "mañana a las 11 hs., a través de mis redes voy demostrar, justamente, por qué me están prohibiendo hablar en el juicio después del obsceno guión que montaron los fiscales".

Al respecto, Beraldi marcó que este rechazo es "un escándalo" y señaló: "Una persona que está siendo acusada puede declarar cuantas veces sea necesario durante todo el debate, y el debate todavía no se ha cerrado".

Incidentes frente a su casa

Momentos de extrema tensión se vivieron ayer frente al edificio donde reside Cristina Fernández de Kirchner en el barrio porteño de Recoleta, cuando un grupo de personas se manifestó en contra de la vicepresidenta y otro a favor, luego de que se conociera el pedido de 12 años de prisión por parte de los fiscales que actúan en la causa de la obra pública.

Militantes de Cristina llegaron al lugar a última hora de la tarde, luego de que allí se encontraran desde más temprano personas manifestándose contra la exmandataria, haciendo sonar cacerolas.

Según pudo confirmar NA, la vicepresidenta se encontraba en su casa al momento de los incidentes. En ese momento, efectivos policiales intercedieron para que no se produjeran enfrentamientos entre las facciones frente al domicilio de la ex jefa de Estado en la calle Uruguay al 1300 en el barrio porteño de Recoleta.

Los agentes hicieron un cordón para mantener separados a ambos bandos. En ese marco, se registraron forcejeos, incidentes y los efectivos policiales arrojaron gas pimienta.

Contra la represión

Tras los incidentes, la vicepresidenta apuntó contra el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por el accionar de la Policía de la Ciudad.

"Lo único que le faltaba a Rodríguez Larreta para ser Macri: la policía de la Ciudad reprimió con palos, gas pimienta y gases lacrimógenos a ciudadanos y ciudadanas que se acercaron a Juncal y Uruguay como muestra de apoyo frente a los insultos de un grupo de energúmenos macristas", subrayó la exmandataria.

En su cuenta de la red social Twitter, Cristina Kirchner expresó: "Jamás, ningún militante ni simpatizante de nuestro espacio político ha ido al domicilio de ningún dirigente macrista a insultarlos. Ni a la casa de Macri, ni a la de Rodríguez Larreta, ni a la de (Patricia) Bullrich o (María Eugenia) Vidal. Son muy, pero muy violentos… y cuando son menos, la policía de Rodríguez Larreta se suma a la agresión contra mi persona. Nunca fueron ni serán democráticos".

Un diputado detenido

Además, se produjo la detención por parte de la Policía de la Ciudad del diputado provincial del Frente de Todos Adrián Grana.

Fuentes de la fuerza señalaron que fue demorado por alrededor de 1 hora y luego liberado, ya que tiene fueros por ser legislador.

"Estamos defendiendo la casa de Cristina", afirmó el diputado bonaerense en momentos en que era llevado por efectivos policiales con un precinto a modo de esposas en las muñecas.

El legislador denunció: "La Policía, en vez de desalojar a los que agreden, los empujan a nosotros. Nos reprimieron".

En las inmediaciones de la casa de Cristina Kirchner también estuvo el titular de La Bancaria, Sergio Palazzo, junto con grupo de militantes del kirchnerismo.

"Che gorila, che gorila, no te lo decimos más, si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar", cantaban los manifestantes.