El juez federal Daniel Rafecas envió a juicio oral y público al exministro de Planificación Federal Julio De Vido y a otros exfuncionarios por negociaciones incompatibles con la función pública, en el marco del escándalo de pago de sobornos por parte de la brasilera Odebrecht en la ampliación de gasoductos en el país.

Se trata de la primera de las grandes causas que se investigan en la Argentina vinculada con el escándalo y en la que la propia empresa reconoció que pagó sobornos por 35 millones de dólares para acceder a distintas obras. Una de ellas fue la ampliación de gasoductos a través de la firma Cammesa, y donde se hicieron el gasoducto norte y el sur que atraviesa toda la Argentina entre 2006 y 2008.

La decisión de Rafecas implicará la elevación a debate oral y público de la primera causa en la que se investigaron delitos de corrupción supuestamente cometidos durante la gestión kirchnerista en la Argentina vinculados con la megaempresa brasileña.

El magistrado clausuró la investigación tras entender que todo el proceso licitatorio habría estado “enderezado desde un principio a la adjudicación del negocio directamente a Odebrecht, conclusión que luego fuera avalada por la Cámara Federal”. 

El juez Rafecas comprobó que primero se inició una licitación que luego se transformó en un proceso privado y donde resultó favorecida Odebrehct.

Los acusados

La elevación a juicio comprende a De Vido, el exsecretario de Energía Daniel Cameron, así como los ex subsecretarios de Combustible, Bautista Marcheschi y Cristian Folgar. Todos ellos, según el juez, habrían participado en actos tendientes a favorecer a la constructora Odebrecht y adjudicarle los contratos.

El presupuesto inicial de la obra había sido fijado en 2.300 millones de dólares y estuvo a cargo de forma exclusiva de Odebrecht.

Rafecas consideró que hubo actos administrativos como  notas y hasta un memorándum de entendimiento entre Odebrecht y la secretaría de Energía, para así favorecer a la empresa brasilera, cuyos directivos son investigados en su país y en Argentina por varios casos.

De Vido fue quien habilitó que la contratación fuera a través de una suerte de licitación privada y no de Transportadora Gas del Sur y Transportadora Gas del Norte como anteriormente se habían hecho otras contrataciones.

En Argentina también se investiga a Odebrecht por el pago de sobornos para la obra del soterramiento del tren Sarmiento y además en la construcción de plantas potabilizadoras de agua en Zárate y Berazategui para AYSA.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas