Villa María | daños | incendio | quemaduras

Panorama desolador para tres familias que sufrieron un incendio: "No quedó nada"

Así lo afirmó Fabiana, una de las afectadas, al brindar detalles del infortunado hecho que afectó prácticamente toda una casa. Hubo personas con quemaduras en pies

y manos. Agradecieron la solidaridad de vecinos y la labor realizada por Bomberos

“Fue una situación horrible. No quedó nada”, asegura con resignación Fabiana Chazarreta, una de las afectadas por el voraz incendio que se produjo este sábado en una vivienda ubicada en el margen sur de la ciudad, en el sector conocido como Los Chaleses, en proximidades de los barrios Las Playas y Villa Albertina.

Los daños en la morada fueron totales. El fuego arrasó con todo lo que había a su paso. Se quemaron muebles, ropa, electrodomésticos y un vehículo. Se apagaron sueños.

Afortunadamente, no se lamentaron vidas humanas, esas que son irreparables. No obstante, quienes vivieron en carne propia el avasallante paso del fuego reconocen que todo pudo haber terminado en tragedia.

“Logramos salir por la ventana de atrás, eso fue lo que nos salvó”, relata la entrevistada.

Minutos antes, comentó que cuando las llamas comenzaron a devorarse la estructura, en ese preciso momento, había un total de doce personas durmiendo.

“En la casa éramos doce personas, es decir, tres familias. Había cuatro menores, dos bebés de un año y medio, un varón de 3 años y una nena de 7. Los demás eran todos adultos”, comentó la mujer.

Según precisó, la causa del foco ígneo tuvo que ver con la irregular conexión eléctrica de la vivienda. “El incendio se produjo por un desperfecto en los cables de la luz, que se calentaron e hicieron chispas. Ahí empezó el fuego”, aseveró.

Y continuó:“Eran aproximadamente las 3.30 horas. Mi hermano, que se encontraba en el comedor, se despertó por el fuego, que estaba prácticamente encima de él. En ese momento nos avisa y nosotros lo único que hicimos fue salir rápido. No pudimos sacar nada. Llamamos a Bomberos, intentamos sacar agua de una canilla pero no pudimos porque el mismo frío hizo que se escarche; intentamos tirarle arena al fuego pero no hubo caso”.

Chazarreta reconoció que de no haber sido por una puerta-ventana trasera, probablemente no hubiesen podido escapar del lugar. “La puerta del frente se trabó con el mismo calor, se hinchó, y no la pudimos abrir”, indicó una de las moradoras del inmueble.

“No pudimos hacer nada. Salimos con lo puesto, con los bebés en pañales, tuvimos que correr rápido, el fuego empezó a salir afuera, derritió las hamacas de los chicos, que se encontraban afuera, también hubo explosiones debido a que en el interior había bidones con nafta de la máquina de cortar el pasto”, exteriorizó.

Sobre las heridas que sufrieron algunos de los adultos, mencionó: “Tuvimos quemaduras de segundo y tercer grado, en la parte de los pies. Yo, en particular, me quemé un poco la cabeza con plástico. Mi hermano se quemó las manos”.

La mujer aprovechó el contacto con este medio para agradecer la desinteresada ayuda ofrecida por conocidos y desconocidos, quienes lanzaron campañas para juntar ropa, mercadería, muebles, electrodomésticos, camas, colchones, entre otros elementos domésticos que fueron devorados por las llamas.

Asimismo, también valoró la tarea realizada por Bomberos Voluntarios de Villa María. “Se portaron muy bien, nos ayudaron y estuvieron todo el tiempo con nosotros”, destacó.

Por último, aclaró que hay un solo alias disponible para todo aquel que quiera ayudar con dinero, el cual podrá ser solicitado a través del número telefónico 353-4774189.