Villa María | debate | Juez | penal

Un juez propone tareas comunitarias para reclusos con penas más cortas

Es con el objetivo de generar mayor autodisciplina y realizar un aporte a la comunidad, como así también descongestionar el establecimiento penitenciario. La propuesta llegó de la mano del doctor Arturo Ferreyra

En una iniciativa que busca reinsertar a los condenados en la sociedad y generar un impacto positivo en la comunidad, el juez de ejecución penal de Villa María, Dr. Arturo Ferreyra, ha presentado una propuesta innovadora: que los detenidos con condenas cortas realicen tareas comunitarias como parte de su condena.

La idea se propuso en la primera reunión del Consejo de Seguridad, encabezada por el intendente Eduardo Accastello. Allí se concretó una mesa de diálogo y de trabajo con distintas fuerzas de seguridad, locales, provinciales y nacionales, para operativizar distintos aspectos que hacen al nuevo organismo.

En ese marco, Ferreyra planteó que al contar la ciudad con un penal, conlleva actividades o conflictos extras, destacando que la mayor preocupación es que el establecimiento penitenciario esté en condiciones y que la gente que está alojada reciba el tratamiento penitenciario que corresponde por Ley.

“Las penas cortas, por más que menos aflictivas en cuanto el tiempo que la persona permanece alojada, a veces, son más aflictivas en la cuestión de que la persona como esta poco tiempo alojada no recibe el tratamiento penitenciario correspondiente”,indicó el responsable del juzgado.

Del mismo modo advirtió que se pone toda la energía en las penas más largas de los internos.

“En mi experiencia, considero que tenemos que generar un sistema en el que las penas de corta duración tengan realmente la posibilidad de salir antes y tener algún tipo de contención desde la comunidad”, opinó.

Trabajo comunitario

El plan, que aún se encuentra en fase de desarrollo y es una propuesta, contempla que los reclusos puedan realizar tareas de limpieza en espacios públicos, colaborar en proyectos de desarrollo social, o brindar asistencia en instituciones educativas o de salud.

“Por eso es que yo propuse las tareas comunitarias, que en definitiva son una manera de reintegrar a la persona a un medio libre, hacerle un seguimiento, que genere autodisciplina y reciba el seguimiento desde el mismo establecimiento penitenciario”, indicó.

Ferreyra remarcó que las tareas comunitarias no se han implementado y ya han sido solicitadas, pero no hubo respuestas.

“A veces por cuestiones administrativas o políticas no se le han dado a las personas que cometen delitos menores”, dijo, opinando que sería una herramienta para implementar en la ciudad.

En la misma línea explicó que las actividades que se proponen son simples, desde el cuidado de un espacio público y mantenerlo limpio, “limpiar una parte de la costanera o asignarle un espacio de cuidado. Son cuestiones menores y ni si quiera es un trabajo físico que demande fuerza. Es una pequeña actividad por determinada cantidad de horas y días (seis meses o un año), son penas cortas”, remarcó.

Ferreyra argumenta que esta iniciativa aportaría beneficios tanto para la comunidad como para los propios reclusos. Por un lado, se contribuiría a mejorar el estado de los espacios públicos, fortalecer el desarrollo social y brindar apoyo a instituciones que lo necesitan. Por otro lado, los reclusos tendrían la oportunidad de adquirir nuevas habilidades, desarrollar un sentido de responsabilidad social y mejorar su autoestima.

Beneficios para la comunidad y los reclusos

Sobre la idea que propuso el Juez de Ejecución Penal en el marco del encuentro de planificación, conlleva la idea de poder descongestionar la cárcel local que recibe detenidos de Villa María y la región.

“La idea es generar estas salidas y que la persona pueda, teniendo esta actividad extra, salir antes en libertad”, dijo.

Sobre la cantidad de personas que estarían en condiciones de salir de la cárcel bajo esta modalidad, Ferreyra remarcó que si bien no cuenta con el número preciso, “en general hay penas que son cortas, de menos de cuatro años o tres años, hay un alto porcentaje que ronda por esa cantidad de años, por eso es el proyecto, para tratar de que la persona salga anticipadamente”, cerró el letrado.