Villa María | Defensa | Online | denuncias

En ventas online es obligatorio el "botón del arrepentimiento"

Los comercios tienen la obligación de tenerlo en sus páginas web y en sus aplicaciones. Los consumidores tendrán 10 días a partir de la compra para activarlo

Días atrás se estableció el decreto 424/2020, el cual indica que las empresas que comercialicen bienes y servicios por internet o teléfono deberán incluir un "botón de arrepentimiento" en sus páginas web y en sus aplicaciones.

El decreto ya fue publicado en el boletín oficial, por lo cual se entiende que a partir del primero de diciembre es de uso obligatorio para todas las empresas que comercialicen vía online.

El "botón de arrepentimiento" debe alojarse en la página de inicio del sitio de internet institucional de los proveedores de productos y servicios o en la sección principal de las aplicaciones.

Comercio Interior precisó en un comunicado que,"en el marco de la emergencia sanitaria, económica y social, cobraron relevancia los conflictos en las relaciones de consumo en entornos digitales, fundamentalmente se suscitan por problemas de información por parte de los proveedores a las y los consumidores".

Oscar Barroso, delegado de Defensa al Consumidor de Villa María, mencionó que el motivo de este decreto es proteger al sector más débil de la relación de consumo, como es el comprador. “De acuerdo a lo que ya establece la misma ley de defensa del consumidor en su artículo 34, en concordancia también con lo dispuesto por el Código Civil y Comercial de la Nación, que legisla sobre el derecho que tienen el consumidor online, se fijó esta opción de revocar la compra dentro de los diez días”, explicó.

“El consumidor tiene diez días corridos a partir de la compra para oprimir ese botón de arrepentimiento por los motivos que considere necesarios y el proveedor de ese bien dentro de las 24 horas debe informarle sobre el número que se les da a sus reclamos y además tiene la obligación de devolverle el dinero dentro del plazo de 10 días también”, manifestó el titular de Defensa al Consumidor de Villa María.

En cuanto al incumplimiento de esta medida, existen penalidades previstas en la ley 24.240, que sólo pueden ser aplicadas por la Dirección de Defensa al Consumidor y Lealtad Comercial, conforme a la ley de procedimiento establecida para la provincia de Córdoba (10.247). “Somos la única repartición con poder coercitivo, con poder de policía para hacer cumplir las normativas que atañen al consumidor o a un proveedor”, puntualizó Barroso.

Oscar Barroso hizo referencia a las denuncias que ingresaron a la repartición: “Tenemos iniciados cerca de 200 expedientes, hemos realizado aproximadamente el 70% de imputaciones, yo emití dictámenes pidiendo sanciones que la resolución la dicta el director general de Defensa al Consumidor con sede en Córdoba”.

El funcionario, que desempeña su tarea ad honorem, expresó: “Como el comerciante sabe que los únicos que tenemos facultades de accionar ante este tipo de denuncias somos Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial, muchas veces abrimos las etapas conciliatorias, que antes eran vía audiencia presencial y ahora las hacemos vía digital, y si en esa instancia no se arregla muchas veces el proveedor arregla con el cliente”. Y agregó: “El cliente viene y nos informa que su problema está solucionado, hicimos una estimación de que llevamos solucionado un 70% de las denuncias y que los vecinos que hicieron sus denuncias lograron resultados efectivos y a aquellas empresas que no cumplieron se les pide con toda la rigurosidad que se les apliquen las multas económicas correspondientes”, subrayó el delegado.

Por el incumplimiento de las normativas que establece Defensa al Consumidor de Villa María, Barroso comentó que las multas económicas pueden ir de $ 100 a 5 millones de pesos. “Como en el caso de un reconocido shopping en Córdoba capital, que se le aplicó una multa económica bastante severa, dada la magnitud de la empresa que se trata y la falta cometida”, concluyó.

Denuncias

Por otro lado, el delegado de Defensa al Consumidor de Villa María analizó las denuncias que recibió el organismo: “Hay muchas tarjetas de crédito que otorgan productos y el usuario ni sabe que se las dieron; por ejemplo, un seguro que no lo quisieron contratar, luego cuando dan de baja esa tarjeta siempre van a tener saldos impagos que generan intereses y cuando quieren obtener el libre deuda no se lo dan, por eso formulan la denuncia en Defensa del Consumidor y Lealtad comercial y allí logramos un 80% o 90% de soluciones, porque los denunciantes nos comunican después que la tarjeta de crédito les envió por correo el libre deuda, o sea que se obtienen buenos resultados”, precisó el delegado.

“Funcionamos de 8 a 14 y queremos llevar a los consumidores los derechos que tienen a la hora de comprar algo y enviar recomendaciones de las compras online, ya que recibimos muchas denuncias”, apuntó Barroso y destacó: “Cuando se realiza una compra online y se frustra la entrega del producto hay que mirar bien la página y realizar la denuncia correspondiente”, remarcó.

Además, el abogado explicó que la delegación funciona desde marzo de este año en el Centro Cívico. Allí los vecinos pueden acercarse a hacer su denuncia y, para evitar la concurrencia en medio de la pandemia, las denuncias se pueden ingresar a través de un correo electrónico: defensadelconsumidorvillamaria@gmail.com. Aclaró que también se pueden comunicar al centro cívico y allí son derivados a la oficina de Defensa del Consumidor.

Por último, el representante local de Defensa del Consumidor aseguró: “Dentro de dos meses personalmente me comprometo a avisar a los vecinos que ya va a estar en vigencia la obligación que se les da a los comerciantes para visualizar en su local la opción de ‘Botón de arrepentimiento’. Aquellos que no lo tengan voy a recomendar que no se haga ningún tipo de operación allí”, sentenció Barroso.

Ventas online

El comercio electrónico despegó a medida que comenzaron a regir las restricciones para circular o abrir los negocios tradicionales, de la mano del decreto de aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO), y esas primeras compras digitales se realizaron sobre todo en marketplaces ya establecidos y tradicionales.

Según un reciente estudio de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (Cace), en el primer semestre del año el e-commerce movió más 314.000 millones de pesos, un 104 por ciento más de manera interanual.

Dos tercios de ese total responden a compras que se efectivizaron en el confinamiento más estricto.

Si bien los sitios online que conectan distintos oferentes y distintos demandantes a través de internet (marketplaces) crecieron en ese período, también lo hicieron los sitios propios de venta online, lo cual augura un cambio de hábitos que puede ser auspicioso para nuevos marketplaces.

Lo que se lee ahora