Despidos: hoy habrá asamblea y se definirán las medidas a tomar

PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con el secretario gremial de ATE, Jorge Heredia, sobre lo que sucedió el viernes. “A los compañeros todavía no le llegó el telegrama”, indicó

Desgarrador. Esa es la palabra con la que se puede apenas describir el momento preciso en el que 42 trabajadores de la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos local se enteraban, a través de un compañero, que eran despedidos.

Fue el viernes. Por la tarde. Y horas después, se realizó una sesión extraordinaria en el Concejo Deliberante, que estuvo atiborrado, antes que nada, de tristeza.

¿Qué sucederá en los próximos días a raíz de lo ocurrido? El secretario gremial de la Asociación de Trabajadores del Estado de Villa María (ATE), Jorge Heredia, conversó con PUNTAL VILLA MARÍA y el interrogante planteado fue con el que se empezó a bosquejar un panorma del que, por el momento, hay muy pocas certezas.

“A las 11 vamos a hacer una asamblea en el gremio — Santa Fe 1559— para ver cómo sigue todo esto. Como medida, informaremos a los compañeros, a quienes todavía no les llegaron los telegramas, cómo tienen que actuar. Después, el martes o miércoles, dependiendo de lo que se decida en la reunión, haremos una movilización en Villa María. Se convocó a todo el Concejo Deliberante y a toda la comunidad. Y, por otra parte, tenemos que hablar sobre el viaje a Buenos Aires. Saldremos el miércoles después de las 22”, dijo.

Avenida Cabildo 65. Allí se encuentra la Dirección General de Fabricaciones Militares. Y es en ese lugar donde se encontrarán para que “alguien de la cara”.

¿Y ahora?

“No tienen cómo pagar el alquiler ni las cuentas. No saben cómo hacer para mandar a sus hijos a la escuela”, dijo Heredia sobre las consecuencias que generó esta decisión en los empleados cesanteados.

“La situación es muy caótica. Acá no hay trabajo. Están dejando a gente de todos los sectores sin su fuente laboral: desde los metalúrgicos hasta los empleados de comercio, pasando por los que integran la industria láctea”, sostuvo.

Por otra parte, el dirigente manifestó que lo que acaeció es lo que esperaban “como mínimo”. “Este gobierno firmó un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). De continuar así, va al cierre porque (al gobierno) no le van a seguir cerrando los números, van a seguir achicando. Y siempre el hilo se corta por los más débiles: los trabajadores”, sentenció.

En esta misma dirección, se pronunció sobre las causas que generan estos lamentables episodios. “Lo que sucede se vincula con un gobierno neoliberal. De la derecha no se puede esperar otra cosa. Y esto no sólo lo decimos nosotros, los gremialistas, los que siempre estamos en contra, a los que nos califican como ñoquis. Lo dice el Papa Francisco, por ejemplo. Si no quieren tomar nuestra palabra como algo que se puede escuchar, porque siempre somos los malo, escuchen lo que dice Francisco sobre el neoliberalismo y las consecuencias de la derecha no sólo acá sino en el mundo. ¿Qué es el FMI? No nos crean a nosotros porque, por ahí, parece que fuéramos siempre los eternos disconformes. Escuchen a Francisco y a la Iglesia sobre lo que está pasando en el país. (Mauricio) Macri está haciendo un país para pocos, con una desigualdad tremenda; hay gente que está padeciendo hambre”, expresó.

Por otro lado contó que les “ataron las manos” con la falta de materia prima, entre otros recursos, porque tienen maquinaria de antaño que “requiere mucho mantenimiento”. Además mencionó que otro problema tiene que ver con que a los productos que fabrican, la provincia no se los compra. “No hay una política desde Fabricaciones Militares que propicie la adquisición de productos argentinos”, dijo.

Deuda  pendiente

Finalmente, se manifestó sobre una “grandísima deuda” que, según precisó, corresponde al gobierno anterior y que tiene que ver con los empleados contratados.

“Entré en el año 1986 a la fábrica y, por lo menos, más de la mitad de los trabajadores eran contratados. Pero en ese momento había una política de ir pasando a planta permanente, cosa que no ocurre hace muchísimo Tiempo. Esa es una de las críticas que tengo para con el gobierno anteriro. A pesar de haberles pedido infinidad de veces el pase a planta permanente,  y los aumentos salariales, nunca pudimos lograrlo. Ese es un error que asumimos como gremio pero también una deuda grande del gobierno anterior. Si no hubiera así, quizá no estaríamos pasando esta situación”, afirmó.

Actualmente, si se tienen en cuenta los despidos, la fábrica cuenta con poco más de 330 empleados. Sin embargo, los 70 que fueron despedidos —42 aora y 28 en diciembre, y los otros tantos que lamentablemente también perdieron su fuente laboral, por ejemplo, en 1996 — siempre formarán parte. Y será por ellos que seguirá la lucha. Para que no se olvide.



Franco Gerarduzzi.  Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas