Provinciales | dificultades | distribuidoras | economista

Energía: los subsidios duplican las desigualdades regionales

Un informe de la Bolsa de Comercio de Córdoba destaca que en la provincia se paga 189% más que en el AMBA por igual consumo. Si se eliminaran esos beneficios, la brecha caería a la mitad

En medio de la polémica desatada a nivel nacional por estos días con respecto a los cortes, la falta de inversión y el precio de las tarifas que pagan los usuarios, un estudio del Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba revela cómo cambiaría la relación entre lo que paga un usuario en AMBAy otro en Córdoba.

La vieja dicotomía de las facturas eléctricas, más allá de las particularidades de cada sistema que las tiene, como por ejemplo las distintas dificultades de distribución que plantea la geografía del AMBA y la de la provincia, volvió a instalarse con fuerza desde que comenzó el año.

“Los subsidios a la energía generan distorsiones a nivel macroeconómico, además de posicionarse como un gasto clave del Estado Nacional (U$S 9.500 millones a noviembre pasado), por lo que tienen un rol clave en el déficit fiscal. Eso implica que, indirectamente, empeoran el problema inflacionario que pretenden atenuar ya que el rojo se cubre con emisión de pesos”, explica el trabajo realizado por el economista Fabio Ventre.

El informe subraya que la política de subsidios también agrava distorsiones a nivel microeconómico, generando desigualdades, particularmente en términos regionales.

Un trabajo de comparación de facturas de luz realizado por el Instituto muestra que en la Ciudad de Buenos Aires y en el AMBA -áreas servidas por las distribuidoras Edenor y Edesur- están las más baratas del país. Solamente La Rioja, por los subsidios del gobierno provincial a la distribución a cargo de Edelar, es menor.

Si se toman como referencia las tarifas del AMBA y CABA, en Córdoba se paga 189% más; en Salta 133%; Santa Fe 109%; en Río Negro 90%.

En el caso de Chaco el precio que afrontan los consumidores es 50% más que los de GBA y, en Tierra del Fuego, que no actualiza tarifas hace casi 3 años, 29%.

Si no hubiera subsidios

Los cálculos consideran el costo de la energía eléctrica de diciembre pasado antes de impuestos, ya que las cargas también insertan distorsiones e inequidades entre las regiones. “Se trabajó sobre un consumo residencial de 300 kWh mensuales”, explica el trabajo del instituto.

“Si la Nación no subsidiara la generación de energía eléctrica, las desigualdades regionales disminuirían a la mitad: la diferencia de Tierra del Fuego con CABA y AMBA caería del 29% al 14%, y la diferencia con Córdoba pasaría de 189% a 90%”, señala el trabajo.

Del mismo modo, una quita completa de los subsidios llevaría a que los consumidores del AMBA y CABA pagarán dos veces más que hoy (110%), pero aun así seguirían siendo de los servicios más baratos del país. Un cliente de la estatal Epec en Córdoba afrontaría el menor aumento porcentual, sería 38% más cara que la factura de diciembre pasado si el gobierno nacional decide retirar todos los subsidios en el país.

Desde el Instituto ratificaron que los subsidios a la energía generan más distorsiones y costos que los aparentes beneficios de su aplicación: “Con un impacto mínimo en el consumo de las familias, generan incentivos perversos a consumir más energía al pagarse un valor menor al costo de producirla. Además hay desincentivos a invertir por parte de las empresas que generan y distribuyen”, destaca el informe.

Y por otra parte, agrega que esta situación deriva en una “peor calidad de servicio para todos los argentinos, tal como lo muestran los recurrentes cortes de energía. A eso se suma que el balance energético se torna deficitario y profundiza la pérdida de reservas; también ahonda el déficit fiscal y la emisión monetaria, que terminan impactando en una mayor inflación”, remarca el trabajo.