Villa María | dificultades | incrementos | laboratorios

Farmacéuticos rechazan control de precios y temen falta de productos

"Somos reacios a este tipo de medidas", destacó Rubén Marabini, presidente de la Cámara de Farmacias del Centro Argentino. Reconoció que hubo incrementos "como en todos los rubros, y vienen de la mano de la inflación"

Un eventual control en el precio de los medicamentos fue rechazado desde el sector farmacéutico, entendiéndose que dicha medida podría generar faltantes de productos. La medida va en consonancia con lo que plantean los laboratorios, que descartaron de plano la posibilidad lanzada por el secretario de Comercio, Roberto Feletti.

A la intervención del Estado con el congelamiento de precios de la canasta de alimentos se le sumó en los últimos días la posibilidad de avanzar en el control de los remedios, en virtud de que desde el gobierno consideran que hubo subas superiores a lo normal, en algunos casos de hasta el 45% en los primeros 10 meses del año.

“Como entidad somos reacios a este tipo de medidas. La industria farmacéutica se contrapone a esta medida, y el mayor temor que existe es que comiencen a faltar medicamentos, que es lo que se ve a menudo en otros rubros cuando existe una limitación de precios”, sostuvo Rubén Marabini, titular de la Cámara de Farmacias del Centro Argentino.

Adelantó que existe comunicación permanente con la Federación Argentina sobre esta situación, y sumó que los laboratorios “también se mostraron en contra del control de precios”. Ante la consulta de este medio sobre si existen subas, desmedidas o no, en los medicamentos explicó que hay incrementos “como en todos los rubros. Vienen de la mano de la inflación; todos los meses hay un pequeño aumento, que normalmente no pasa de entre el 4% y el 8%, puede haber algunos que aumenten el 10%. No son todos proporcionales, ni tampoco se da un aumento lineal. Suele pasar que hay un medicamente que no sufre aumento este mes, y al siguiente viene con un 6% más”.

En la charla con este medio si bien consideró que no hubo una baja notoria en el consumo de medicamentos como consecuencia de los aumentos, aclaró que el principal consumidor “que tenemos es Pami, que en la actualidad tiene una cobertura bastante importante de los medicamentos, incluso con algunos que llegan al 100%. No hay una disminución sustancial, quizás no se consume como antes pero aún así sigue habiendo movimientos”.

Reconoció además que en la actualidad no se perciben faltantes de medicamentos: “Por el momento no, hay distribución”. Y consultado sobre la cuestión de los pagos a término, que tiempo atrás fue eje de reclamo del sector, explicó que “se viene cumpliendo el cronograma. Lo que sucede en algunos casos es que surgen dificultades porque Pami tiene una forma de pagar distinta a las otras obras sociales, ya que toman un costo del medicamento que es muy particular y a veces no llega a cubrir el costo que tenemos con la droguería. Si hablamos de Precios Cuidados, Pami con nosotros lo viene aplicando hace dos o tres años”.

“Te ponen un precio que es muy distinto al de venta al público, entonces cuando tenés que reponer es inferior al que lo comprás. Después pueden venir notas de crédito compensatorias, pero a la droguería hay que pagar en días, entonces surge una diferencia en los plazos”, dijo. Marabini repitió que de aplicarse un control “habrá faltante. Espero que no ocurra, pero no deja de ser una preocupación”, cerró.

Subas por encima de la inflación

La decisión del Gobierno Nacional de efectuar un control sobre el precio de los medicamentos surge luego de detectarse aumentos por encima de la inflación, que fue lo que se constató a través del último informe del Indec.

De acuerdo a los datos del organismo, en los primeros nueve meses del año el incremento fue del 42,4%, más de 5 puntos por encima de lo que se dio de inflación, que llegó al 37%.

La cifra de aumento que detectó el Indec es sensiblemente menor al informe que de manera periódica desarrolla elCentro de Profesional Farmacéuticos Argentinos, que corroboró que las subas alcanzaron el 45% entre enero y septiembre del presente año.

De igual manera, el dato llamativo es que determinados productos, particularmente los más requeridos en farmacias, mostraron incrementos superiores a esa cifra.

Por citar algunos ejemplos, en algunos casos los antiinflamatorios marcaron subas del 53%; mientras que los ansiolíticos, cada vez más demandados en este tiempo, del 48%.

Lo particular de estos incrementos es que ya se vienen detectando desde hace un tiempo. Incluso, en el informe del mismo centro en el que se analizó el primer semestre de 2021, la diferencia entre inflación y aumento en medicamentos estuvo 5,7% por encima; y que el muestreo ya detectó en 2020 una diferencia mayor:el año pasado los remedios crecieron 10% por encima de la inflación.