Las dificultades para hacer frente a los gastos mensuales de las familias tiene un indicador adicional que el relevamiento del Centro de Almaceneros se encargó de rescatar: el pago con tarjetas sigue siendo elevado, pero es muy marcado la morosidad que admiten los clientes de los plásticos.

Un 50,1% de las personas consultadas no pudieron afrontar los gastos corrientes y/o de contingencia el mes pasado. Y quienes pudieron costear éstas erogaciones, pudo hacerlo –mayormente- con tarjeta de crédito, préstamos, financiaciones comerciales o empresariales.

En lo que respecta al uso de las tarjetas de crédito, el 42 % del total de las compras realizadas con estos medios de pago fue destinado a alimentos; el 12% a vestimenta; un 10% a impuestos y servicios y el 35% restante.

Por último, en el segmento de moras, el informe revela que 50,45% de los consultados tiene algún atraso en el pago de la tarjeta, que es el más importante de los incumplimientos de la población. Más atrás, el 26% admitió que no pagó a término tributos, servicios y tasas.