Provinciales | Diputados | UCR | Martín Lousteau

Desde el viernes, el radicalismo tendrá dos bloques en Diputados

Estará el mayoritario, conducido por Mario Negri, y otro -la UCR Evolución- integrado por 12 legisladores que dirigirá Rodrigo De Loredo. Hubo cruces entre uno y otro espacio. Ahora, Juntos por el Cambio tiene 7 bancadas

Un sector de dirigentes de la UCR ubicados detrás del senador Martín Lousteau tomó la definición de romper el bloque radical en Diputados y configurar un nuevo espacio presidido por Rodrigo De Loredo, que asumirá su cargo el viernes.

Fue la conclusión de un proceso de enfrentamientos que muchos creían que no iba a llegar al extremo de la ruptura, pero finalmente ese fue el desenlace. Ayer quedó una amplia mayoría en el espacio conducido por Mario Negri, que reunió 33 legisladores de 15 provincias; y del otro sólo 12 con Rodrigo De Loredo a la cabeza. Detrás de Negri se sumaron además los gobernadores radicales y también la conducción partidaria nacional, que ayer por la mañana le transmitió a Lousteau el malhumor que había generado la escisión en la dirigencia.

En el radicalismo aseguran que detrás del enfrentamiento también se trasluce la disputa por la conducción partidaria que deberá resolverse antes de finalizar el año. Allí debe definirse el sucesor de Alfredo Cornejo. Pero la meta no es esa, sino que además, esa discusión abre la puerta para disputar luego una precandidatura a presidente en 2023 y enfrentar en una Paso a quienes quieran competir dentro de Juntos por el Cambio antes de llegar a la general.

Lo cierto es que en esa línea, la avanzada del espacio Evolución identificado con Lousteau busca también visibilizar a sus referenes, empezando por el propio senador por la Capital, pensando en 2023. Este espacio que se denomina “renovador”, en una clara confrontación a la dirección de los históricos del sector, entre ellos Mario Negri.

La decisión se oficializó a través de un comunicado titulado “la Renovación Radical plantea un Bloque propio encabezado por Rodrigo De Loredo”, donde se informó que el radicalismo renovador armará un bloque radical dentro de Juntos por el Cambio.

Por la mañana, hubo una cumbre partidaria a la que asistieron Lousteau y referentes del gobernador jujeño Morales. Aseguran que la tensión fue máxima.

“Más de una decena de diputados de distintas provincias hemos tomado esa decisión porque no estamos de acuerdo con que se repitan las mismas vocerías que vienen expresándose en nombre del partido desde hace décadas”, explicaron los dirigentes.

Además, indicaron que la medida “no es una cuestión de nombres sino de representación social. Los argentinos deben ver su voto reflejado en la conformación de los bloques y en la distribución de roles en las Cámaras”.

Por otra parte, afirmaron: “La Argentina está viviendo un momento crítico que lleva a sus ciudadanos a escoger nombres nuevos, caras nuevas e ideas nuevas que oxigenen las alternativas” y aseguraron que “nuestra responsabilidad es promover esa renovación, en vez de lamentarnos cuando surgen fenómenos emergentes que capitalizan el descontento social o el vínculo con los jóvenes”.

“Por eso, hemos buscado persuadir hasta el último instante a los diputados, en defensa del presente y del futuro de nuestro partido. No tenemos dudas de que una amplia mayoría de los radicales, e incluso de los diputados recientemente electos del radicalismo, han escuchado la voz y el mandato de la gente: renovarse”, subraya uno de los párrafos del documento difundido.

Sin embargo, desde el espacio que integra Negri se remarcó la necesidad de acatar lo dispuesto por la mayoría en el bloque, que definió su continuidad en la conducción.

Ni la sigla, ni el nombre

Las autoridades nacionales del radicalismo no reconocerán como propio al sector liderado por De Loredo, al que le prohibirán el uso de la sigla oficial.

Distintos diputados del radicalismo salieron a cuestionar la decisión del sector "Evolución", alineado a nivel nacional con el senador Martín Lousteau, y la mesa de conducción del Comité Nacional de la UCR prepara una desautorización pública.

Fuentes del partido dejaron trascender que “‘Evolución’ no podrá usar la sigla UCR ni la palabra radical”, en el nombre del bloque.

Siete bloques

La división de bloques en el radicalismo es una muestra del mosaiquismo que conforma Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados.

Es que además de los dos espacios radicales, del PRO y la Coalición Cívica, están debajo del paraguas de Cambiemos el republicano Ricardo López Murphy, quien integró la lista de candidatos porteños liderada por María Eugenia Vidal, y que ya anticipó que formará su propio bloque, que en este caso será un monobloque porque no lo compartirá con nadie; o nadie quiere compartirlo.

Con su propio monobloque también será parte de ese consorcio el electo diputado por San Luis, actual senador nacional, Claudio Poggi, del Frente Unidos por San Luis.

Pero hay que sumar también el regreso a Diputados de quien condujo en el gobierno anterior esa Cámara: Emilio Monzó, que tendrá su bloque de cuatro miembros junto a Sebastián García De Luca, Domingo Amaya y Margarita Stolbizer (GEN).