Política | Diputados | acuerdo | Frente de Todos

Los tres diputados kirchneristas por Córdoba votaron diferente

Eduardo Fernández aprobó el acuerdo, mientras que Gabriela Estévez, de La Cámpora, lo rechazó. Pablo Carro se abstuvo. Los 15 diputados restantes (schiarettistas y de Juntos por el Cambio) votaron la iniciativa del Gobierno

En el Frente de Todos, sólo hay tres diputados cordobeses. Lo curioso de la votación que se produjo en la madrugada del viernes es que los tres votaron de manera diferente el acuerdo con el FMI. Además, agotaron las posibilidades que tiene una votación: a favor, en contra y abstención.

Gabriela Estévez, alineada con Máximo Kirchner, no hizo declaraciones públicas, sino que sólo se limitó a compartir el extenso comunicado de La Cámpora y agregó una línea que decía que allí estaban contenidas las razones de su voto en contra.

En la otra vereda, Eduardo Fernández, vinculado al sector pyme, hizo exactamente lo contrario: fue uno de los 77 diputados del Frente de Todos que respaldaron al presidente Alberto Fernández y aprobaron la renegociación por la deuda.

Por último, Pablo Carro, diputado vinculado a los sectores gremiales, usó la última opción que quedaba y se abstuvo; es decir, ni a favor ni en contra. Fue uno de los 13 que se abstuvieron.

Juntos por el Cambio y Córdoba Federal

La agrupación que más diputados tiene, obviamente, es Juntos por el Cambio, que obtiene holgados resultados electorales en Córdoba. Allí, todos votaron en el mismo sentido: los 12 legisladores nacionales siguieron la línea trazada en el acuerdo con el oficialismo y votaron a favor del acuerdo con el FMI. Aun con críticas al Gobierno y señalando que votaron principalmente para no condenar al país a caer en default, los diputados de la UCR, el Pro y la Coalición Cívica, en la fuerza que además integra el Frente Cívico, votaron en el mismo sentido.

También votaron en esa línea los diputados del schiarettismo, que horas antes habían expresado en conferencia de prensa su decisión de acompañar el proyecto. Lo hizo después de que el oficialismo aceptara eliminar las medidas económicas concretas y sólo dejara una autorización general a acordar con el Fondo.