Política | Diputados | Gobierno | acuerdo

Tras la media sanción, esperan convertir en ley la semana próxima el acuerdo con el FMI

Fue aprobado en Diputados por 202 a 37, con 13 abstenciones, y el lunes ya empezará a tratarse en el Senado

Luego de haber obtenido en la madrugada de ayer la media sanción en la Cámara de Diputados, el gobierno nacional quiere acelerar el tratamiento del proyecto de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el Senado, para tener una sanción antes de que termine la próxima semana.

Ayer mismo la Cámara Alta, cuya titular es la vicepresidenta Cristina Kirchner, convocó a la comisión de Presupuesto y Hacienda para el próximo lunes a las 15.

Al igual que ocurrió en Diputados, irán al Salón Azul el ministro de Economía, Martín Guzmán, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y la titular de la Afip, Mercedes Marcó Del Pont.

El presidente del bloque del Frente de Todos, José Mayans, y Manzur se reunieron a solas este jueves para definir el cronograma de debate.

Los representantes del Poder Ejecutivo explicarán ante los senadores el contenido del proyecto, aunque será diferente a lo que sucedió en la Cámara Baja, ya que el texto original se redujo, tal como acordaron oficialistas y opositores el pasado miércoles.

El primer proyecto contenía un segundo artículo con el plan económico del oficialismo, lo que luego se quitó para poder concertar una iniciativa común y facilitar su tratamiento.

No estaba previsto por el momento que concurrieran nuevamente al Senado gobernadores, ni tampoco empresarios, gremialistas y organizaciones sociales, como sí sucedió en Diputados.

La idea es escuchar a los funcionarios el lunes, el martes volver a la comisión para dar dictamen y el miércoles avanzar con la sesión, mientras si algo se retrasa, pasará para el jueves.

En la Cámara de Senadores, un proyecto que obtiene dictamen debe normalmente esperar siete días para poder llegar al recinto, pero como existe acuerdo con Juntos por el Cambio, la oposición colaborará con los dos tercios para habilitar el tratamiento sin esperar ese lapso.

La iniciativa que buscaba el Gobierno y para la cual el presidente de la Cámara Baja, Sergio Massa, trabajó en la búsqueda de consensos con la oposición, fue aprobada en la madrugada de ayer, luego de más de trece horas de sesión, con 202 votos positivos, 37 negativos y 13 abstenciones.

La andanada de “fuego amigo”

El líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, se ausentó durante toda la sesión pero apareció a último momento en su banca para marcar su voto de rechazo, al igual que lo hicieron compañeros de la agrupación que encabeza y otros diputados del kirchnerismo duro.

Acompañaron el acuerdo 77 diputados oficialistas, pero otros 41, entre ellos Kirchner, se repartieron entre rechazos y abstenciones.

Al introducir el debate, el miembro informante del oficialismo y presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller, señaló que a partir del endeudamiento que Mauricio Macri contrajo en 2018, el Gobierno "recibió una auténtica bomba de tiempo" y que ahora "se trata de encontrar la mejor salida".

Si bien el diputado oficialista admitió que "no hay nada que festejar" por el hecho de tener al FMI en el país, y aclaró que no cree que ahora el organismo de crédito "se haya vuelto más bueno", sostuvo que el acuerdo es necesario porque "un default sería muchísimo más grave" para la economía argentina.

A continuación, el radical mendocino Lisandro Nieri, dijo que desde Juntos por el Cambio están "muy conformes de haber logrado una ley que autoriza al Poder Ejecutivo a tomar un nuevo crédito" ya que "es innegable que el peor de los mundos era el default".

"El programa económico es de exclusiva competencia del Gobierno", enfatizó el radical, y agregó: "Yo me pregunto si el programa que presentaron es tan fantástico, no entiendo por qué su propia coalición no lo acompaña".

En representación de la Coalición Cívica, Paula Oliveto Lago, valoró que en la sesión se esté logrando "evitar un colapso", pero advirtió que "la crisis continúa".

A su turno, la titular de la comisión de Finanzas, Alicia Aparicio (Frente de Todos), explicó que Alberto Fernández no volvió a traer al FMI al país pero sí será el que "resuelva el problema logrando los objetivos de independencia económica y soberanía política".

En nombre del Pro, Laura Rodríguez Machado remarcó que "no es la primera vez que sacamos en este Congreso al país del default".

"Ya lo hicimos cuando asumió el gobierno del presidente Macri, que sacamos a la Argentina del default”, porque estaba vigente “una ley cerrojo que impedía negociar con los holdouts y tuvimos que derogar esa ley para sacar a la Argentina del default", evocó la legisladora macrista.

En tanto, cuestionó a Máximo Kirchner por no concurrir a la sesión y lo atribuyó a una estrategia política de desentenderse de las posibles consecuencias negativas de la aplicación del programa económico asumido por el Gobierno con el FMI para después atribuirles la culpa tanto a Alberto Fernández como a Juntos por el Cambio.