Villa María | discapacidad | tecnología | unvm

“La discapacidad no está visibilizada aquí, y no parece un tema a resolver”

Héctor Costa y su hermano Carlos desarrollaron el OTAA Project, una tablet inteligente que produce el milagro de la voz para quienes la perdieron. Una creación  “made in” Córdoba cuyo futuro es inmenso

En el principio era el Verbo. Y el Verbo se hizo voz y la voz se hizo idioma. Mucho más tarde, hace unos cinco mil años ya, los sonidos se hicieron escritura. Fue en la antigua Sumeria. Allí, mediante “pictogramas” grabados con un cúneo (sistema cuneiforme) en la arcilla se empezaron a escribir los primeros “palotes” de la raza humana. Era la contabilidad del trigo y de las cabezas de ganado. Luego, la combinación de los pictogramas produjo “ideas” más complejas y se pudieron escribir breves plegarias a los dioses y loas a la ciudad de Ur o Lagash. Luego, esos pictogramas se fueron simplificando hasta que se redujeron a letras. Y cada letra representó un sonido oral. Nacía el primer alfabeto de la tierra. Miles de años después, lengua y escritura eran una “competencia única”, inconcebible la una sin la otra como lo sigue siendo en la escuela.

Sin embargo, aquellas personas que por accidente o enfermedad, por afasias post acevé o parálisis cerebral, sindrome de Angelman o autismo se han quedado sin la posibilidad del habla; vuelven a comunicarse como los primeros sumerios. Es decir, mediante la elección de pictogramas. Se trata de imágenes pegadas con un imán en la heladera o fichas de un fabuloso dominó esparcidas en la mesa. Cada ficha es una idea o un pedido. Y de la combinación de las fichas hay “frases sin audio”, un idioma de “dominó escrito”.

De la evolución de este método absolutamente analógico nació otro, absolutamente cybernético; el OTTA Project. Se trata del primer sistema inteligente de comunicación aumentativo para personas con discapacidad. 

Dicho así, pareciera que habláramos de una tecnología venida de otro planeta. Sin embargo se trata de un desarrollo cien por ciento cordobés a cargo de los hermanos Héctor y Carlos Costa, oriundos de Carlos Paz.

El pasado jueves, en una charla abierta organizada por la Licenciatura en Terapia Ocupacional de la UNVM ,Héctor, ingeniero biomédico recibido en la Universidad Nacional de Córdoba, presentó su tablet con agarraderas de goma; algo muy parecido a una “valijita infantil”. Luego de lo cual tuvo lugar esta entrevista.

La invención del “fernet sumerio”

-¿Cómo funciona ese “juguetito” que tenés en la mano?

-Es una tablet que, mediante inteligencia artificial, ayuda a que las personas que han perdido el habla o nunca la tuvieron puedan comunicarse vía oral. Te hablo de gente con autismo, síndrome de Angelman, parálisis cerebral o afasia. La forma de comunicación es mediante el uso de imágenes. De ahí las siglas de OTTAA, cuyas primeras letras significan “one touch”.

-¿Y de qué manera ese “toque único” se hace voz?

-La idea es que una persona cree y sonorice una frase de manera rápida y fácil. Las imágenes representan acciones u objetos que se llaman pictogramas. Los seleccionás y la aplicación habla. Y podés pedir cosas o mandar mensajes. 

-Se trata de un desarrollo cordobés ¿no?

-Totalmente. Pero las tablets ya salieron para el mundo y tiene más de 7 mil usuarios en 11 países. En su mayoría, países hispanoparlantes. El 70 por ciento de los usuarios está en Argentina.

-Es como volver al tiempo de los pictogramas sumerios... Como si los sumerios hubiesen inventado el fernet...

-Quizás sea una comparación un poco exagerada pero algo de ese intercambio puede haber (risas)... 

Toque invisible

-Contáme acerca de la población que consume este desarrollo...

-Tenemos, por ejemplo, 5 usuarios con sindrome de Angelman y gente con Síndorme de Rett, que son enfermedades muy poco frecuentes. También hay gente con ELA, la enfermedad de Stephen Hawking. Esta población se sumó hace poco y está empezando a enseñarle a OTTAA. 

-¿Cómo es esto?

-OTTAA tiene la capacidad de aprender del usuario. Si vos querés comer algo, figura el menú que ya usaste y la aplicación la reconoce como tuya. 

-¿Cuál es la población mayoritaria?

-La parálisis cerebral y el TEL, que es el Trastorno Específico del Lenguaje. Pero también hay muchos mayores con afasia post acevé. Es una población que crece.

-¿Cómo decidieron empezar con este proyecto?

-Por un problema en la familia. Nuestra abuela ya no podía hablar por una enfermedad degenerativa y decidimos buscar una solución pero no había nada. Así que con mi hermano empezamos el desarrollo para mi abuela. Al final, ella no pudo comunicarse pero la tablet fue a una escuela especial y sirvió para un montón de chicos con parálisis cerebral. Desde ahí no paramos.

-¿Siempre con tu hermano?

-Sí, pero ahora hay que sumarle un equipo con una fonoaudióloga, dos desarrolladores y otra ingeniera biomédica más.

-¿Cómo se comercializa OTTAA?

-Vendemos las tablets con el sistema instalado y la mandamos a la casa del usuario o el profesional. La aplicación se descarga gratis pero algunas funciones son pagas. Esto no se vende en los negocios. 

-¿Y continúan con el desarrollo?

-Totalmente. La idea es que en el futuro vas a tocar un botón y nosotros vamos a decir lo que vos querés decir. Algo parecido a lo que pasa cuando escribis una palabra en el teclado predictivo del wassap. Hay muchos programas así, pero ninguno utiliza inteligencia artificial como nosotros. Y la inteligencia artificial es tan importante para contextualizar la comunicación como el mensaje mismo. 

-¿Qué significa que usan inteligencia artificial?

-Que tomamos muchas variables como la hora, la posición, la agenda y el uso previo que hace cada persona. Entonces, cada vez que tocás una imagen, nosotros calculamos cuál es la frase más apropiada según esas variables y parámetros. 

-¿A dónde estuvieron desarrollando el proyecto?

-Estuvimos seis meses en Dubái y mi hermano hace seis meses que está en Chile. Acá tuvimos apoyo del gobierno provincial apenas arrancamos, pero después ya no. Y todo lo demás vino de afuera, Chile, Dubái y Noruega…

-¿Y el gobierno argentino?

-Lamentablemente la discapacidad no está visibilizada aquí, y no parece un tema a resolver. Ni por el gobierno nacional ni por los inversores privados. En cambio, afuera sí.

-Chile, siendo un país latinoamericano, tiene una visión social completamente distinta ¿no?

-En Chile nos llevaron por seis meses y ya hace un año que estamos. Allá nos fueron refinanciando el proyecto siempre. Y ahora fuimos seleccionados como uno de los cien proyectos innovadores para la Expo Mundial de Dubái del 2020. De hecho, vamos a ser uno de los presentadores oficiales del evento.

Y Héctor sonríe para la foto con su fabuloso juguete para que hablen los que no tienen voz. Para que rían en estéreo aquellos que perdieron la risa. Aquellos que se quedaron en silencio esperando ese traductor de ideas, esa piedra roseta del siglo 21 que habla.

Iván Wielikosielek. Redacción Puntal Villa María.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas