Policiales | Disparo | Sosa | Arroyo

Crimen del pescador Sosa en Las Mojarras: el juicio oral se desarrollará en una semana

El abogado de Marcos Orosco, único imputado que tiene la causa, confirmó que el debate en Tribunales se dará el jueves próximo. El hecho que terminó con la vida del septuagenario ocurrió en agosto de 2020, en plena pandemia

En una semana, comenzará en Tribunales locales el juicio por el homicidio de Rafael Antonio de las Mercedes Sosa, septuagenario que perdió la vida hace más de un año a causa de un disparo de escopeta que recibió cuando se encontraba pescando a orillas de un arroyo en Las Mojarras, en compañía de Rubén Lema, quien también resultó herido.

Por este trágico episodio, que desencadenó en la muerte de Sosa, la Fiscalía de Instrucción de Tercer Turno, a cargo de René Bosio, resolvió en su momento imputar a Marcos Emmanuel Orosco, por los delitos de “Homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego” (por la muerte de Sosa) y “Homicidio en grado de tentativa agravado por el uso de arma de fuego” (por la herida que se llevó Lema).

Desde aquel fatídico domingo, el único imputado que tiene la causa permanece privado de la libertad.

La fecha del juicio (23 de septiembre) fue dada a conocer en las últimas horas por el abogado defensor de Orosco, Alfonso Martín, en diálogo con los medios de prensa.

Durante la entrevista, el asesor letrado precisó que la audiencia del próximo jueves será presidida por la jueza Eve Flores.

También participarán de la misma el fiscal de Cámara, Francisco Márquez, y el abogado que representa a la querella, Rodrigo Hayas.

Martín detalló que la instancia oral se resolverá con un Tribunal unipersonal, sin la presencia de jurados populares.

Los hechos

Rafael Sosa murió el domingo 2 de agosto de 2020. Ese día, efectivos del destacamento de Arroyo Algodón, junto con personal de la Patrulla Rural Sur, llegaron al lugar de los hechos comisionados por la central de comunicaciones.

Al costado de un arroyo, en proximidades de un puente, en Las Mojarras, yacía muerto el pescador. Junto a él se encontraba Lema, quien estaba visiblemente herido. Ésta segunda persona pudo dar cuenta de lo ocurrido.

En base a ese primer contacto, comenzaron las averiguaciones para dar con el supuesto autor del disparo.

Lema relató que mientras pescaban en el arroyo, se apersonó el propietario de establecimiento rural, donde presuntamente se encontraban los dos pescadores.

Entrevistado por la Policía, contó que tras una discusión Orosco efectuó un disparo. El arma homicida resultó ser una escopeta calibre 16.

Un informe que ordenó Bosio, y que fue realizado por un médico forense, determinó que el disparo recorrió una corta distancia (entre 5 y 10 metros). Además, llegó a la conclusión que el proyectil impactó en una zona vital y sensible del cuerpo humano (debajo de la cabeza y por sobre el cuello).

Lo que causó la muerte del pescador fue un “shock hipovolémico por hemotórax por múltiples heridas de proyectil de arma de fuego”.