Regionales | dolor | justicia | lucha

Un año sin Danae: "Necesitamos cerrar este ciclo de dolor que revivimos todos los días"

Karen Baldobino, mamá de la niña moldense que falleció por presunta negligencia en el Hospital de Río Cuarto, volvió a clamar por Justicia, exigió celeridad en la causa y dijo que espera que este año el caso se eleve a juicio

El último fin de semana se cumplió un año de la muerte de la nena moldense, Danae Olguín, quien falleció en el Hospital San Antonio de Padua. Su mamá, Karen Baldobino, recordó a su hija en una emotiva y dura carta a través de las redes, y en diálogo con Puntal expresó su deseo de Justicia para “cerrar este ciclo de dolor que revivimos todos los días”. Si bien reconoció que la única imputación en la causa a una médica les trajo alivio; reclamó mayor celeridad y la elevación a juicio del caso.

“Ha sido una lucha muy dolorosa recordar todo el tiempo lo que pasó desde el día uno. Si bien hay que aprender a vivir con el dolor se vuelve realmente interminable para nosotros”, manifestó conmovida la mujer.

Danae murió en el nosocomio riocuartense el pasado 8 de enero de 2022. Si bien el primer informe del deceso marcaba que la nena tenía Covid 19, varias incongruencias e interrogantes sobre el fallecimiento de la pequeña de 6 años generaron que la familia Olguín denunciara una presunta negligencia médica y así la Justicia arrancó la investigación, que está a cargo del fiscal Javier Di Santo. La autopsia determinó que la causa del deceso fue un shock cardiogénico irreversible. Más adelante, una junta médica coordinada por el Tribunal Superior de Justicia se encargó de desarrollar una pericia clave sobre el personal médico que dio atención a la niña. Los resultados de este informe fueron determinantes para la imputación de la doctora que estuvo a cargo del caso.

Respecto del curso de la pesquisa judicial, Karen expresó algunos desacuerdos sobre cómo se llevó adelante y señaló: “No puedo decir que estoy conforme porque mi hija falleció el 8 de enero de 2022, se cumplió un año y siento que no le dieron ni valor ni importancia a la muerte de una nena de seis años”.

Asimismo, dejó claro que su familia buscaba la acusación de todo el personal de salud que asistió a su hija mientras permaneció internada en el Hospital San Antonio de Padua. “Si bien estamos agradecidos porque al menos está imputada la médica a cargo, yo hubiera querido que todos los que la atendieron fueran imputados porque no solo ella fue culpable sino todos los que estuvieron en la guardia la noche que mi hija murió. La crueldad que tuvo la chica que me avisó cuando murió mi niña, me llamó como si fuese una muerte más. Yo quería que todos fueran acusados porque Danae no pasó por una sola mano, pero el fiscal ya me dejó en claro que no habrá más imputaciones”, expuso.

A su vez, la mujer sostuvo que no sintió el apoyo de la comunidad en este clamor por Justicia, aunque dejó claro que no bajará los brazos hasta conseguir que se logre una resolución. “Me siento bastante sola en esta lucha porque en un principio buscaba el acompañamiento de la sociedad y no lo encontré. De todos modos, si bien no quiero que esto le pase a más nadie porque no se deseo que ninguna persona pase lo mismo que nosotros, hoy solo pienso en buscar lo que yo necesito como mamá”, dijo.

Por último, Karen manifestó: “Siento que el fiscal no hizo lo suficiente para agilizar la causa. Sé que esto lleva un proceso porque se tiene que investigar todo pero la verdad es que quiero que este año se pueda hacer el juicio. Queremos finalizar esta etapa, necesitamos cerrar este ciclo de dolor que revivimos todos los días. Tenemos otros hijos y queremos seguir estando fuertes por ellos”, cerró.

El recuerdo de su familia y una comovedora carta en las redes

Karen, mamá de Danae, compartió en sus redes sociales una conmovedora y movilizante carta para recordar a su hija.

El posteo en su cuenta de Facebook reza: “08/01/2022- 03:30. Mi niña cerró sus ojitos, me la dejaron sin respirar, sus ojitos dejaron de brillar y su alma comenzó a llorar. Cuánto dolor hay en mí, no soporto la vida sin vos, hija. Te arrebataron la vida, no te dieron oportunidad de luchar. Te abandonaron en la cama de un hospital, te dejaron morir. Vos no querías dejarnos. Te prometí ir y no pude llegar. Te trataron como un animal. Cuando pensamos que nos dejarían verte no pasó así, nos negaron la entrada. Nos negaron velarte, nos negaron acompañarte, nos negaron verte, nos negaron abrazarte. Cuánto dolor, mi bebé. Le pedí tanto a Dios que sea solo una pesadilla. Luego de tu partida esperamos como Lázaro que Dios te traiga de regreso a casa. Papá me decía que ibas a venir que dejáramos la puerta abierta, las ventanas, así entrabas. Y nunca llegaste, todavía te sigo esperando. Nuestra vida se fue contigo. No hay un solo día que mi alma no llore, que no deje de pensarte. Pueden pasar años y va a seguir doliendo como el primer día. Tengo miedo a la vida porque no podemos vivirla sin vos. Mi niña, mamá solo quiere decirte que no frenes tu caminar, corré, alcanzá la paz y el amor Infinito que es al lado de nuestro señor, el Dios que tanto adoramos juntas. Brillá, brillá y nunca pares que acá mamá va a seguir luchando, prometo amarte el resto que me quede de vida y cuando me pidas, a tu lado juro abrazarte tan fuerte pero tan fuerte y contarte lo difícil que fue vivir sin vos, mientras eso pase; abrazanos, danos paz e iluminá todo nuestro camino. Te vamos a amar toda una vida. Nuestro primer amor, nuestra princesa amada Danae Micaela Olguín”.