dosis | Pami | sector

Pami aplicará un mayor control en medicamentos con cobertura total

La decisión, en cierto modo, compensará al sector farmacéutico, preocupado por el precio que la obra social paga. En algunos remedios puntuales, la diferencia que existe no alcanza a cubrir el costo, especificaron

El sector farmacéutico admite preocupación con relación al precio de los medicamentos de Pami, ya que el valor se encuentra muy por debajo de lo estipulado por manual, con algunos casos puntuales en los que el propio comerciante debe absorber parte del costo. De igual manera, un mayor control sobre los productos con cobertura total en cierto modo generará una compensación al sector.

Afortunadamente los tiempos de retraso en los pagos quedaron atrás, aunque ahora se generó este nuevo inconveniente.

“Se normalizó la situación en cuanto a los tiempos de cobro, pero tenemos un problema grave porque el Pami tiene un precio diferente del medicamento del valor que está estipulado por manual farmacéutico. Entonces pagamos un precio y lo vendemos a otro, pero esa diferencia se está haciendo prácticamente imposible de seguir sosteniéndola”, admitió Sandra Pérez, titular de la Cámara de Farmacéuticos del Centro Argentino.

Igualmente, en la actualidad rige una nueva disposición respecto a los medicamentos con cobertura al 100%, “que puede ser el camino para la normalización”, explicó Pérez. Desde hace algunas jornadas se dispuso que la cobertura será completa “hasta una dosis terapéutica pautada, ya que hay gente que consume de más o muchas veces stockea. Entonces, se va a cubrir lo que se estipula que tiene que tomar en normalidad, por lo que entendemos que bajaría el consumo, y se podría normalizar la situación”.

Más allá de eso, la complejidad surge no por el atraso como ocurría habitualmente, “sino porque lo que nos paga –Pami- tiene una diferencia tan grande que no alcanza a cubrir el costo del medicamento. Es decir que la farmacia, no en todos los casos, pero pone plata”. Y esto se debe a que los medicamentos “siguen aumentando”.

Si bien admitió que en la actualidad se logró un acuerdo y la obra social empezó a aumentar a través de una actualización mensual, “estamos hablando de una diferencia que es imposible de remontar. Es un tema complejo, con tratativas permanentes, pero no se le encuentra una salida porque Pami no puede gastar más de eso”.

Tiempo atrás este medio graficó las dificultades que padecen pacientes que deben recibir la vacunación contra la neumonía, situación que hasta el momento se mantiene. “Sigue faltando la segunda dosis, el esquema es de dos vacunas, una que no hay problemas para conseguir -que es la primera-, y la otra ya se agotó el stock y no volvería a ingresar, lo que es un programa grave para quienes iniciaron el esquema el año pasado”, explicó la entrevistada.

Además, entendió que el faltante se transforma en una complicación “porque no sabemos cómo se reorganizará el esquema de vacunación, la Sociedad Argentina de Enfermedades Respiratorias todavía no se expidió para saber si tiene que empezar de nuevo el esquema, o depende del tiempo transcurrido de la primera dosis. Hay gente que la está buscando por todos lados de manera desesperada”.

Con relación a la vacunación para la gripes, mencionó que la mayoría de los pacientes jubilados ya fue inoculado. Se dio la particularidad de que en el inicio de la campaña, muchos demoraban la vacunación hasta tanto completar el esquema de vacunas Covid. “Pero cuando se empezó a demorar la segunda dosis, la mayoría de la gente se vacunó. En general, en las localidades del interior, si les llegaba la segunda dosis de vacuna en un período menor a los 14 días, se les guardaba –la de la gripe- para la semana siguiente”.

Ante ello, Pérez entendió que en la actualidad “la gran mayoría de la gente está vacunada. El año pasado hubo mucho faltante de vacunas, a diferencia de este año, pero al demorarse la segunda dosis se logró la reprogramación de turnos y todos se empezaron a vacunar”.

Contagios y decesos

Desde que se inició la pandemia, el sector farmacéutico fue considerado esencial, por lo que se desempeñó prácticamente de manera normal. La atención a los usuarios se desarrolló bajo protocolos, aunque eso no impidió “contagios y algunos fallecimientos”.

“En general, y de acuerdo al relevamiento que hicimos, no hubo contagios internos”, remarcó Pérez, y entendió que “pasaba que un empleado se contagiaba, pero no el resto; o el dueño tenía Covid y no los trabajadores. Como personal de salud siempre se respetaron los protocolos, tanto de uso de barbijo y alcohol como de ventilación”

“Uno ve lo que sucede, entonces existe un respecto a las normas de bioseguridad. Hubo mucho contagio, pero no se llegó a brotes. Igualmente junto al sindicato seguimos peleando por la vacunación de los trabajadores, ya que al ser personal esencial estamos expuestos a enfermedades”, insistió. Graficó que son muchos los casos de personas con Covid “que primero va a la farmacia, porque está resfriado o con dolor de cabeza, y muchas veces no va al médico. Eso es algo frecuente”.

Lo que se lee ahora