Nacionales | elección | alberto-fernandez | Manzur

Fernández seguía internado pero dijo que se siente “espléndido”

Tuvo una “fuerte inflamación en la pleura” que le provocó “un dolor muy feo”. Le aconsejaron quedarse en el sanatorio Otamendi para recibir toda la medicación y tras recibir el alta, hoy se iría en su auto

El precandidato presidencial peronista Alberto Fernández resaltó ayer que los resultados de los estudios que le realizaron en el Sanatorio Otamendi "fueron normales", pese a que le detectaron "una fuerte inflamación en la pleura" que le provocó "un dolor muy feo".

"El lunes tuve un día muy agitado, con mucha tos y me dolía la espalda. Me fui al Otamendi, me hicieron una tomografía y me detectaron una fuerte inflamación en la pleura. Me hicieron un chequeo integral; la inflamación en la pleura es un dolor muy feo", dijo.

Desde su habitación del Sanatorio Otamendi, el postulante opositor afirmó que está "espléndido" y subrayó: "No me estresa la campaña. Todos los resultados fueron normales, no tuve ninguna embolia pulmonar, siempre estuve en un cuarto normal. Sin fiebre", añadió el exjefe de Gabinete.

El dirigente peronista, que competirá en una fórmula junto a la senadora nacional Cristina Kirchner, explicó: "El lunes fui manejando con mi auto hasta el Sanatorio Otamendi, me revisaron y me propusieron hacer una tomografía para ver de qué se trataba. Detectaron inflación en la pleura pero no podían determinar el origen".

"Ahora estoy muy bien, recuperándome, esperando dejar el sanatorio hoy (por ayer) o mañana (hoy)", agregó. Ya tiene el alta firmada por el médico Federico Saavedra y hoy dejará la clínica.

“Buen estado general”

El sanatorio Otamendi informó en su parte oficial que, tras los chequeos de rutina y realizar varios estudios diagnósticos, se le detectó una "inflamación pleural que podría corresponder a una obstrucción arterial subsegmentaria". Sin embargo, la clínica confirmó que el paciente presenta "buen estado general" y que estaba acompañado por su mujer, Fabiola, y su hijo. 

Además, relató que en el año 2008 ya había tenido un antecedente de un "pequeño coágulo en el pulmón" y recordó que tanto su madre como su hermana lo habían padecido, pero en las piernas.

"Con la pleura inflamada me tuve que quedar en el sanatorio para que pudieran darme, por vía intravenosa, medicación que calmara el dolor y desinflamante", expresó.

El precandidato indicó también que esa situación fue aprovechada para realizar un chequeo integral con "eco Doppler" para determinar el estado de las arterias, además de análisis de sangre y orina.

"Los resultados han sido normales; si hubiera tenido una embolia pulmonar, como se difundió, estaría en terapia intensiva, pero estuve siempre deambulando con el suero colgando. No me estresa la campaña", subrayó.

Y añadió: "El dolor se fue, estoy espléndido, esperando que me den el alta para volver a trabajar para alegría de unos y desgracia de otros. El descuido fue no prestarle atención a la tos, me dejé estar por la adrenalina de seguir adelante".

A tono con el clima proselitista, y tras recibir la recomendación de que pase la noche en la clínica para lograr su plena recuperación, Fernández intentará retirarse por su propios medios, subido al auto con el que asistió a la clínica.

Manzur lo visitó antes del comicio en Tucumán

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, visitó ayer al precandidato presidencial Alberto Fernández, que está internado desde el pasado lunes en el sanatorio Otamendi tras asistir al centro de salud por un "cuadro de tos seca y dolor torácico".

El gobernador se reunió después del horario del almuerzo con el exjefe de Gabinete. El encuentro se concretó en la habitación 410 de la clínica y fue a pedido de Manzur, quien buscará lograr la reelección en su provincia este domingo. Antes había tomado un café con el diputado nacional de La Cámpora Eduardo "Wado" de Pedro.

Durante la cita, ambos dirigentes debatieron sobre los comicios en Tucumán y discutieron sobre la realidad del noroeste argentino. Además, indicaron informantes de la reunión a Infobae, Fernández se comprometió a respaldar a Manzur en el último tramo de su campaña, en la que tiene como principal desafío imponerse sobre su principal adversario, José Alperovich.

"Hablamos del peronismo unido. Todos saben que es un amigo mío hace muchos años. Lo vi bien, fantástico, fuerte, con entusiasmo. Vi a un presidente preparándose para gobernar la Argentina en los próximos meses", afirmó.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas