Deportes | empate | mejoras | vestuarios

Sin triunfo ni festejos

Argentino vencía con un golazo de Diego Carrera, pero dejó vivo a Rivadavia, que le empató con un penal convertido por Claudio Díaz, que no lo gritó por respeto al "lobo"

Rivadavia y Argentino protagonizaron el único empate de los partidos de ida de cuartos de final del torneo Apertura “Francisco Fiandino” de la Liga Villamariense.

El 1-1 final no fue festejado, y la serie se definirá en barrio Nicolás Avellaneda.

Aunque en la previa llevarse un punto de Arroyo Cabral parecía un buen negocio para el “lobo”, el estupendo primer tiempo del equipo de Christian Romero, que se fue al descanso ganando 1-0 con un golazo de Diego Carrera, tuvo sabor a poco.

Dejó vivo a un “verde” de Gustavo Miranda, que remontó el partido, lo empató con un penal convertido por Claudio Díaz, y lo pudo haber ganado en el final.

Aunque los grandes como Rivadavia no celebran empates, y en casa quedarse con 1 punto no hace historia, por lo expuesto le cae mejor que al “lobo”, que por falta de efectividad no liquidó, y por inocente casi lo pierde.

Regalaron un lindo espectáculo, en un estadio cada vez más bello, con mejoras en vestuarios, ingresos, luz y campo de juego.

Argentino se lució porque ahogó al “verde” en su campo, le manejó la pelota con los buenos pies de Candiotto, de enorme primer tiempo, Martínez y Berazategui, apoyado en el equilibrio de Ñáñez, y en la subida de los laterales, especialmente Centeno. Llegó clara la pelota a Fuente, de enorme desgaste físico, y Carrera, el mejor del partido, que coronó su actuación con un soberbio golazo cruzando el balón desde cerca del vértice derecho del área, al ángulo superior izquierdo.

Berardo tuvo mucho que ver. El “1” le tapó la primera a Fuente (mediavuelta en el área); Vincenti salvó en la línea tras una tremenda corrida de Candiotto que definió Carrera (25’); y Berardo tapó a los 45’ una buena definición en el área de Martínez, volando a su derecha.

Incluso a los 47’ pudo ampliar el “lobo” cuando el palo derecho salvó a Berardo, tras otra infernal corrida de Candiotto que definió con un cabezazo Berazategui.

La mejor versión del “lobo” contrastaba con un pálido Rivadavia, que cuando se quedó con 10 hombres por lesión de Vincenti, pagó caro dejarle espacios a Carrera, que convirtió a los 36’ el único gol de una etapa plena del visitante.

Es cierto que Rivadavia con poco, hizo intervenir 3 veces a Luciani, para controlar un remate de Bustos (10’), otro a Zabala (20’), tras recibir de Díaz, que tuvo la más clara para empatar un minuto después del gol de Argentino (37’).

El local se adelantó, pero debió trabajar para despojar del balón al visitante, que sólo inquietó con la pelota parada de Berazategui (Berardo respondió siempre bien).

Fue más práctico Rivadavia, que sin llegar tanto, empezó a limpiar el balón con Díaz, que lució participativo en la reacción del elenco de Miranda. Pereyra forzó a Luciani a enviar al córner con un potente remate, y Argentino no pudo despejar el centro bajo de Díaz.

Candiotto se demoró y terminó impactando en el pie de Lorca. Penal, que Díaz cambió por 1-1 (25’) con remate a la izquierda.

Allí lo tuvo para el nocaut Rivadavia a su rival, que sintió el impacto.

Zabala elevó un misil (26’), Luciani voló para tapar un cabezazo de Bendazzi, tras gran centro de Díaz (28’); y el mejor Bustos tuvo el triunfo con una corrida electrizante por izquierda, que definió picándola ante Luciani, pero Chipana llegó cerrar cuando el balón tenía rumbo de red (38’).

Rivadavia demostró que tiene con qué, pese a la baja de Demarchi y la lesión de Vincenti, que bajó sus defensas. Argentino se lamentó por su falta de contundencia cuando mostró su muy buen juego en el primer tiempo.

No festejó el empate, porque con los ingresos de Turina, Fernández y Martínez volvieron a cerrar bien el partido, pero Berardo le tapó el triunfo a Candiotto (35’) y se quedó con el tiro del final de Martino, tras tiro de esquina de Martínez (47’).

El pasaje se define en Villa María, porque el “lobo” la dejó pasar, y el “verde” se lo empató a “media máquina”. Sin triunfo, ni festejo.

El “RG” de los milagros

Ricardo Gutiérrez derrotó 2-0 a Hipólito Yrigoyen en La Palestina, y si bien la serie se define en Tío Pujio, hasta perdiendo por 1 gol los de Heraldo Pereno clasificarán (si pierden por 2, habrá penales).

Venía de eliminar a Alumni, y en “tierra santa” volvió a hacerse fuerte para superar al número “1” para los play off con un gol en el primer tiempo del delantero Valentín Cativelli (35’).

En el complemento, reforzó la victoria con una conquista del volante central Federico Tottis (22’).

martino bendazzi.jpg