Villa María | emprendimiento | tiempo | clientes

Sueña. Emprende. Trabaja

Ser tu propio jefe. Ofrecer una exquisita magia en cada experiencia. Ser una solución parcial a un problema global. Crear con amor. Por el día del trabajador hoy les contamos las historias de emprendedores cordobeses que reflejan la de muchos.

EMPRENDEDORA:Yanina Bonomini Veterinaria/Emprendedora @natalinatienda_vm

Yani es medica veterinaria y la creadora de @natalinatienda_vm, un emprendimiento que se dedica a la confección de textiles para decorar y organizar tu hogar. Desde cuencos, manteles, repasadores, servilletas, individuales, toallas, delantales y muchos productos más, cuentan con la calidad de ser productos hecho a mano con mucho amor.

  • ¿Como surge la idea de Natalina? ¿Qué te incentivo?

Yo siempre estuve ligada a las manualidades y a la costura por mi abuela y mi mamá. En casa siempre hubo telas y cintas para crear. Natalina surgió muy espontáneamente en una época de mi vida en donde tenía poco tiempo para dedicarle a mi profesión, soy médica veterinaria, debido a que mis hijos eran muy chicos. La costura es algo que yo practicaba a diario como hobbie, preparar cosas para los cumpleaños de mis hijos o para mi casa y lentamente se fue transformando en un emprendimiento. Mis amigos y conocidos les gustaban lo que hacía y me empezaron a encargar, cada vez más, hasta que, aparecieron clientes recomendados por gente conocida y ahí pude ver claramente que podía dedicarme a esto y crear mi emprendimiento.

  • ¿Cuál es el mayor desafío de emprender?

En todos estos años el mayor desafío fue sobrevivir a la pandemia. En primer lugar, me fue muy difícil conseguir los insumos para poder producir. Las telas y accesorios debía encargarlos por internet, muchas veces desconociendo la calidad y sin contra las demoras en las entregas. Pero de a poco me fui a acomodando. Las ventas tuvieron altibajos, propio de la situación que todos vivíamos. Sin embargo, el hecho de estar encerrados también les permitió a muchas personas mirar su hogar y querer cambiar cosas y es ahí donde Natalina pudo seguir vigente. Este emprendimiento es a puro pulmón. Estoy sola al frente de todo el proceso de producción, por ende, a los desafíos los enfrento a diario.

  • ¿Por qué ese rubro?

Soy una enamorada de mi profesión, pero el emprendimiento me agarro en un momento de mi vida en donde estoy mucho más abocada a la maternidad que a la profesión y la costura me permitió cumplir mi deseo de seguir acompañando a mis hijos en todo momento, pero también haciendo algo que me gratifique en lo personal. Tuve la suerte de poder elegir y resignar mi profesión por unos años y dedicarme más a mis hijos.

  • Ventajas de ser emprendedora

Son muchas las ventajas. Dispongo de mis tiempos, puedo trabajar desde mi casa y organizarme con el resto de los aspectos de mi vida. Si bien tengo un pequeño rincón en mi casa en donde expongo mis productos, mis ventas son mayormente online por ende tuve que agiornarme a las redes, lo que fue una tarea de constante aprendizaje. Es importante no quedarse, por eso busco adaptarme por más que me cueste. Pero a pesar de esas pequeñas cosas que no disfruto tanto hacer, pero que son necesarios, emprender es maravilloso. Cada paso que doy, me da mucha satisfacción. Me hace feliz.

  • ¿Cuánto tiempo te demora crear una pieza?

Cada producto consta de dos momentos. El primero es el tiempo de la búsqueda de insumos. El segundo es el tiempo real de confección que está determinado según el producto. Por ejemplo, los repasadores, son de más fácil ejecución y en una mañana de trabajo puedo hacer 12. Hay otros, como los manteles que tienen una ejecución diferente y me lleva más tiempo. Soy muy detallista, tengo que quedar satisfecha con el resultado final. Mi atención esta puesta en el detalle, por eso muchas veces el tiempo está sujeto a esas cuestiones, para mí lo importante es que el resultado final del producto sea óptimo.

EMPRENDEDORA:Antonela Varroni Arquitecta/Emprendedora @bonitaaurelia.vm

Antonela es Arquitecta, ejerce su profesión hace varios años y decidió lanzarse al mundo del emprendimiento con @bonitaaurelia.vm, una boutique de aromas en donde ofrece difusores aromáticos de diseño, spray para ambientes y textil a través de las redes.

  • ¿Como surge la idea de bonita Aurelia? ¿Qué te incentivo?

Desde que me recibí, soy arquitecta, siempre me rondó la idea de tener un emprendimiento propio, y siendo la arquitectura una profesión donde no se tiene un ingreso fijo, tener un negocio paralelo me seducía como un plus en mi economía doméstica. Cuando comenzó la pandemia, sentí que era el momento de arriesgarme, tenía un poco de dinero ahorrado y me pareció una buena opción invertirlo en algo que me generara ganancias. Así fue como me decidí a emprender.

  • ¿Por qué ese nombre?

Nellida Rosa Aurelia era el nombre de mi abuela paterna, nunca la conocí, pues falleció cuando mi padre era aún un niño, pero la descubrí a través de los relatos de él. Con mi papá, tenemos el gusto por una película en particular, donde una de las protagonistas se llama Aurelia, y en el desenlace, una frase icónica de la película es cuando su enamorado la llama “bonita Aurelia”. Me gustó ese guiño, y me pareció un hermoso homenaje a ella.

  • ¿Por qué ese rubro?

Siempre fui una apasionada de los aromas, desde muy pequeña me gustaba todo lo que tuviese “rico olor”. De mayor descubrí la magia que tienen los aromas, nos pueden transportar a diferentes lugares, o pueden traer recuerdos y jugar con nuestra memoria. Me encanta poder diseñar experiencias aromáticas para mis clientes.

  • Ventajas de ser emprendedora

Aunque a veces es difícil y demanda mucho tiempo, emprender tiene muchas ventajas. Tener un negocio propio, me permite manejar mis tiempos. Puedo desplegar mi creatividad, se siente como un hobbie. Todos los días pongo lo mejor de mí, pues tener un negocio propio te genera esa satisfacción, de que cuando cosechas los frutos, sabes que es consecuencia de tu esfuerzo y dedicación. Emprender me sacó de mi zona de confort, y cada día es un desafío que me entusiasma.

  • Una anécdota:

Hace poco participé de una feria de emprendedores, fue una experiencia nueva para mí. Fui sin demasiadas expectativas, dispuesta a aceptar lo que esa vivencia me brindara. Más allá de las ventas, lo más gratificante fue el contacto con los clientes, ya que, al no tener una tienda física, fue la primera vez que veía la reacción de la gente al oler los aromas, y recibí un feedback tan positivo que quedé exultante.

  • ¿Crees que en algún punto tu profesión y tu emprendimiento se juntan?

No directamente, pero se tocan algunos puntos. Como arquitecta, diseño espacios pensando en las actividades que allí se van a desarrollar. Algo similar siento con mi emprendimiento, cuando elijo los aromas, pienso qué atmósferas cotidianas van a brindar a mis clientes. Trato de vender experiencias, más que productos