Provinciales | Empresas | millones | subsidios

Subsidios al transporte: revisan datos de la CNRT para corregir recortes a urbanas del interior

Varias empresas, especialmente de localidades intermedias, recibieron menos fondos que los esperados en el arranque del año. Analizan los datos sobre cantidad de ómnibus en circulación y personal aportados por municipios a la autoridad nacional

La caída de ingresos de subsidios nacionales que tuvieron algunas empresas de transporte del interior en el arranque del año encendió una alarma más en el sector, luego de atravesar dos meses de máxima incertidumbre sobre lo que finalmente recibirían por esa vía, tras la caída del presupuesto nacional que les iba a garantizar una recomposición del 64% contra los fondos enviados el año pasado.

Lo cierto es que lejos de aquella mejora, y también de lo anunciado por funcionarios del gobierno nacional a comienzos de 2022, cuando desde el Ministerio de Transporte confirmaron que se enviarían de todos modos los aumentos comprometidos, las empresas encontraron en sus cuentas transferencias muy menores.

Los planteos no tardaron en acumularse al tiempo que desde la cartera que conduce Alexis Guerrera negaban recortes de fondos. Ayer, finalmente, se detectó que la diferencia correspondía a un nuevo criterio de reparto por parte del Ministerio. Ya no se utiliza más la fórmula aplicada hasta 2021 sino que la información sobre unidades en circulación y trabajadores ocupados en las distintas empresas se actualizó en base a los datos que los diferentes municipios le envían a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). En esa base aparecieron en las últimas horas algunas diferencias que explicarían el recorte de los fondos. Por eso hay empresas que ya comenzaron a trabajar con las autoridades locales para chequear la información que elevaron a la Nación y que se tomó como base para la liquidación de los subsidios.

Desde la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) confiaron a este diario que no son pocas las empresas que recibieron menos recursos que los esperados. Algunas, sobre 140 coches, percibieron subsidios por 110, mientras que en vez de contemplar una plantilla de 420 trabajadores (3 por unidad) lo hicieron por 330.

En la entidad nacional que reúne a las empresas de todo el país, admiten que “la Nación busca precisar al máximo el pago de subsidios y esto naturalmente que imaginamos que está atado a la situación general y el acuerdo con el FMI. Y en ese camino, buscó distribuir en base a la información oficial con la que cuenta pero se cometieron errores”, remarcaron.

En esa línea, advirtieron que “en un momento, cuando supimos que iban a avanzar en este esquema pedimos que antes de transferir compartieran la información con nosotros para cotejarla, pero eso no se hizo y entonces vinieron estos errores que ahora cada empresa deberá encargarse de reparar de la mano de los funcionaros municipales que informaron esto a la CNRT”, agregaron.

Inicio difícil del 2022

El arranque del año no resultó el imaginado por las empresas de transporte del interior, que pasaron de tener un compromiso de recibir 46 mil millones de pesos a lo largo de los 12 meses a contar con los mismos 20 mil millones que establecía el presupuesto del año pasado, luego que cayera el tratamiento del correspondiente a 2022 en el Congreso. En el medio, las empresas habían recibido 28 mil millones en 2021 porque finalmente la Nación decidió ampliar los 20 mil millones por el efecto inflacionario. Y cuando llegó diciembre, el Ministerio aceptó darles una cuota de oxígeno a las empresas que venían de transitar dos años de muchas dificultades por la pandemia. Y fue allí que incorporó partidas por 46 mil millones para este ejercicio. Cuando eso se desmoronó, llegó el compromiso de sostenerlas aún sin presupuesto, y se adelantó que llegarían 9.600 millones de pesos para el primer trimestre en tres cuotas iguales de $3.200 millones. Ese valor mensual iría ampliándose a lo largo del año para totalizar el monto anual comprometido. Pero marzo les tenía la sorpresa de una liquidación mucho menor a la esperada y otra vez la tarea de recuperar los recursos perdidos aportando información de coches y choferes.

Más del 75% de los recursos distribuidos en el país fueron para el AMBA

Según el último trabajo del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) sobre el transporte de pasajeros en 2021 los subsidios al sector fueron de $ 216.523 mil millones. Se estima que más del 75% se lo quedó el AMBA.

“La pregunta que corresponde hacerse ¿es eficiente la intervención del Estado con un subsidio al transporte público? La teoría económica avala intervenciones públicas que desalienten el uso de los autos particulares. Las razones pasan por los costos sociales (es decir, que soporta el resto de la sociedad) que genera en términos de contaminación medioambiental, congestión, accidentes y saturación del espacio público y de la infraestructura de movilidad. Encarecer con impuestos el transporte en autos particulares y abaratar por medio de subsidios los medios alternativos son las herramientas disponibles para cumplir con este objetivo social. Diferentes combinaciones de estos instrumentos se usan en los países bien organizados”, explica el informe.

Y agrega que “en el caso de Argentina, la política falla por dos razones: genera fuertes arbitrariedades geográficas, beneficiando en mayor medida a la población del AMBA; y fuertes arbitrariedades sectoriales que benefician las corporaciones del transporte, al subsidiar al ómnibus, al chofer, al gas oil y no a la persona que lo usa.