Villa María | Emtupse | Violencia | Colectivos

Hechos de violencia en colectivos urbanos: choferes piden "garantías"

Hoy se reúnen con las fuerzas de seguridad. Denuncian que en algunas zonas hubo micros apedreados y peleas entre estudiantes. Ante estos episodios, ayer los trabajadores decidieron suspender algunos recorridos

Una veintena de choferes de la Empresa Municipal de Transporte Urbano de Pasajeros (Emtupse) motorizó anoche a las 20 horas una asamblea en el Centro de Transferencia.

El motivo de la reunión fue la inseguridad que padecen los trabajadores del volante en algunos sectores de la ciudad, donde se registraron hechos de violencia tanto adentro como afuera de los colectivos.

Durante los últimos días, choferes locales tuvieron que vivir episodios desagradables en su lugar de trabajo. Por ejemplo, hubo micros apedreados y roturas de vidrios.

Por si fuera poco, también se suscitaron hechos de violencia entre grupos de estudiantes que abordaron diferentes líneas.

Durante la asamblea, todos estuvieron de acuerdo en solicitar que las fuerzas encargadas de velar por la seguridad de la sociedad, tanto la Policía de Córdoba como Seguridad Ciudadana, refuercen los controles en los horarios y en los sectores considerados de mayor conflictividad.

“No tenemos las garantías ”

El encuentro, organizado en la central de colectivos, contó con la presencia de referentes de la delegación local de la Asociación Obrera de la Industria del Transporte Automotor (Aoita).

Encabezando la asamblea estuvo el titular de dicho cuerpo gremial, Edgardo Garmendia, quien se solidarizó con los trabajadores que tuvieron que pasar estos acontecimientos.

El gremialista reconoció que días atrás la empresa que presta el servicio había acordado con la Municipalidad reforzar la seguridad, situación que ocurrió pero que, según indicó, “no dio resultados”.

“Ahora no solamente nos están atacando en el horario de la noche, sino que también nos atacan durante el día”, precisó.

Y añadió: “Los compañeros delegados enviaron una nota a la empresa hace unos días avisando de esta situación. Nosotros entendemos lo que dice la ordenanza; que por cualquier cosa no se pueden cortar las líneas, y que la empresa debe garantizar los recorridos”.

“Este es un caso fortuito, porque nosotros no tenemos las garantías necesarias para asegurar la integridad física de los compañeros trabajadores, ni tampoco la de los transportados”, recalcó.

“Queremos cumplir con el trabajo y hacer los recorridos que corresponden, pero con las garantías necesarias”, finalizó.

Garmendia le confirmó a Puntal Villa María que hoy en horas de la mañana estaba pactada una reunión entre la empresa de transporte, los trabajadores y las fuerzas de seguridad.

Más control

Este jueves hubo líneas que suspendieron sus recorridos habituales y cambiaron algunas rutas. Precisamente, esta situación se vivió en los barrios Felipe Botta y Nicolás Avellaneda. En dichas zonas residenciales el servicio se vio afectado.

“Desde la empresa hoy (por ayer) nos llamaron para pedirnos que se normalice el recorrido en el Botta y en el Avellaneda. Y que ante el primer problema que tengamos llamemos a la Policía y hagamos la denuncia”, exteriorizó el delegado gremial, Juan Rosales.

Luego, añadió: “A Emtupse le planteé que ponga personal de Seguridad Ciudadana arriba de los coches, necesitamos uno en cada línea en los horarios más complicados. Presupuestariamente no se puede hacer, entonces seguiremos con el desvío de la ruta”.

“En lo particular, no me sirve tener patrulleros, porque muchas veces el problema se presenta arriba de los colectivos con los chicos del secundario, que se matan a trompadas y se pelean con los pasajeros”, reconoció Rosales.

“Tenemos la suerte de que no pasó nada, pero si se llega a lastimar un chico, o se agarran a trompadas un pasajero con una criatura, el responsable de lo que pasa adentro del colectivo es el chofer”, aseveró.

Y continuó: “La Policía puede venir, poner un poco de orden, pero a las dos cuadras se arma otra vez el conflicto. Los estudiantes están desbandados, los chicos no respetan nada, para mí la solución está en que gente de Seguridad Ciudadana esté en el horario de las 12 y en el de las 18”.

Y volvió a insistir: “Está más que claro que necesitamos gente arriba del colectivo garantizándonos seguridad. No creo que sirva intensificar los controles de la Policía en el barrio porque el problema básicamente lo tenemos arriba del colectivo”.