Villa María |

En lo que va del año, fueron dadas en adopción más de 450 mascotas

Entre enero y octubre, el CAM entregó un total de 457 animales a familias de Villa María y la región. En el mismo período de tiempo, se llevaron a cabo cerca de 3 mil castraciones

Entre enero y octubre, 457 animales encontraron un nuevo hogar a través de la gestión que llevó adelante el Centro de Adopción Municipal (CAM), espacio que forma parte de la Secretaría de Gobierno, Seguridad Ciudadana y Asuntos Legales y que promueve la tenencia responsable a través de una política sostenida de adopción y castración de mascotas.

Precisamente, la promoción de la adopción responsable se lleva a cabo a través de la campaña permanente “Yo Adopto Mascotas”, mediante la que se concretaron las 457 adopciones, entre perros y gatos.

La iniciativa, que lleva varios años en la ciudad, invita a la adopción con un compromiso asumido por parte de los adoptantes, que en el caso de los cachorros de menos de seis meses de vida deberán asistir a la castración programada en el momento oportuno para hacerlo. En tanto, los animales adultos ya se entregan con la castración realizada.

Las mascotas se otorgan ya desparasitadas, vacunadas y revisadas por profesionales veterinarios de la institución.

Castraciones

Desde el CAM también se llevó a cabo este año una fuerte campaña de esterilización a los fines de controlar a la población animal. Es así que las 2.979 intervenciones quirúrgicas que se realizaron entre enero y octubre corresponden a los animales que ingresaron al CAM, como también los que provienen de las organizaciones proteccionistas y particulares que solicitan turno para la intervención.

Actualmente, el espacio de albergue animal cuenta con una población total de 372 animales, compuesta por 306 caninos, 57 felinos, cuatro equinos, tres corderos, una chiva y una vaca.

Dentro del predio y con su equipo de profesionales veterinarios, la entidad municipal realiza a diario numerosas tareas que apuntan a preservar el bienestar de toda la población que se alberga allí. En este sentido, los animales son desparasitados para evitar la proliferación de organismos que atentan contra la salud de las mascotas.