En Villa Ascasubi desarrollan una plataforma con juegos educativos

Dos de los socios que programaron la herramienta cuentan que se sienten “bichos raros” en su propia tierra. “En el pueblo prevalecen las actividades de producción rural y no las tecnológicas”, manifestaron

“De Villa Ascasubi al mundo”. Dos muchachos oriundos de dicha localidad desarrollaron (hace cerca de cuatro años) una plataforma de uso educativo llamada Mobbyt. “Poco a poco” la fueron aceitando y mejorando, explican.

Con este instrumento, los estudiantes de cualquier nivel escolar pueden crear juegos, o bien, entretenerse pero siempre con la finalidad de “aprender”.

En una entrevista con este matutino, los socios emprendedores contaron que la herramienta tiene “buena” aceptación entre los educadores. Ambos destacaron tres factores centrales: la gratuidad, la facilidad en el acceso y la no instalación de programas o aplicaciones.

“Bichos raros”

Los desarrolladores originarios son oriundos de Villa Ascasubi: Germán Lanfranco (docente y desarrollador de videojuegos) y Gerardo Bertea (contador público y empresario web). 

Luego, con el tiempo, los primeros socios fueron integrando a más personas: Héctor Rojas (especialista en desarrollo de aplicaciones web), Soledad Ferreyra (productora y presentadora de TV) y Matías Ferreyra (traductor y lingüista).

Lanfranco le explicó a PUNTAL VILLA MARÍA que se autodefinen, junto a su compañero, como los “bichos raros” de Villa Ascasubi. “Por ahí sorprende que se desarrolle un emprendimiento de tecnología relacionado con internet en un lugar que solamente tiene producción rural”, señaló.

Sobre la plataforma

Los oriundos de la localidad que queda a 60 kilómetros de Villa María explicaron de qué se trata la herramienta. “Hemos desarrollado una plataforma tecnológica que permite publicar videojuegos educativos de manera muy sencilla”, destacaron. 

“Esto nace para solucionar un problema que viene enfrentando la educación, que es la falta de interés que tienen los chicos ante los medios tradicionales de educar, llámese aula, pizarrón o carpeta. Los chicos en sus casas disponen de tablets y Play Station, pero después entran a las aulas y es como si fuera un mundo distinto”, agregó Lanfranco.

Los emprendedores confesaron que los videojuegos son “costosos y muy difíciles de realizar y producir”, pero manifestaron que todo aquello no fue impedimento para comenzar con la “aventura”.

“Esta plataforma permite que uno, sin ningún conocimiento técnico, pueda crear un videojuego educativo, publicarlo, y tenerlo accesible para usarlo en el aula”, destacó el docente y programador de la herramienta.

Ventajas

Desde Mobbyt enumeraron las ventajas que tiene la herramienta. “Es gratuita, sencilla de usar y no requiere de instalación”, resaltaron. “Sólo hay que entrar a la dirección y podés disfrutar de los contenidos”, anexaron.

Ante la pregunta de ¿cómo surgió el proyecto?, Lanfranco respondió: “Tuvimos un prototipo que funcionaba y lo empezamos a llevar a los colegios. A partir de eso, nos invitaron a dar charlas, les interesó, lo conocieron, y algunas escuelas han empezado a utilizarlo”.

El desarrollador de videojuegos celebró que la plataforma haya llegado a diferentes países del mundo. “Hemos visto que en publicaciones especializadas de España analizaron y recomendaron la herramienta. También lo hicieron desde universidades de Panamá, Colombia, México, y Argentina”, dijo.

“Fuego en el bosque”

Según expresaron los realizadores, el mayor beneficio de la herramienta está vinculada a la libertad de crear y producir. En esa misma línea, señalaron que en conjunto con los Bomberos de Río Tercero crearon un videojuego llamado “Fuego en el bosque”, con el fin único de concientizar. 

“Tuvo gran repercusión porque fue un trabajo en conjunto con los Bomberos de Río Tercero. El juego trataba sobre la concientización de los incendios forestales. Tenía como misiones educar y generar conciencia”, argumentaron.

“En la historieta se les recomendaba a los jugadores que ante la aparición de una columna de humo, lo primero que tenían que hacer como ciudadanos era llamar a los bomberos”, señalaron.

Los programadores manifestaron que la página web permite crear contenidos mezclando historietas digitales, para luego dotarlas de narrativa. Además, entre las variables, se pueden subir fondos temáticos.  Una de las opciones disponibles está relacionada a la generación de trivias, con preguntas y respuestas. Dicha modalidad, explica el binomio de Villa Ascasubi, tiene “gran aceptación” entre los estudiantes, ya que los mismos no quieren dejar de jugar hasta no contestar todo “correctamente”.



Maximiliano Gilla.  Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas