Villa María | Energía | cortes-de-luz | perdidas

Despensa del Vista Verde perdió más de 7 mil pesos en 24 horas

Finalizando el lunes, aproximadamente a las 21, se resintió el servicio energético por primera vez. Luego del corte de ruta 158, a las 22 del martes volvió, pero “por un rato”. En la zona lindera al río también debieron soportar falencias en el suministro de agua

En los últimos años los vecinos de barrio Vista Verde no han tenido fortuna. Han sufrido una inundación grave (la del 2014), pero también siempre han tenido que soportar los cortes de energía. Una vecina de la zona le manifestó a este matutino “Hace 36 años que vivo acá y siempre tuvimos problemas con la luz”.

En dicho barrio hay tres despensas (todas con generador) que han perdido dinero por causas ajenas al servicio comercial que ofrecen. El propietario de un almacén “resignado” contó que perdió más de 7 mil pesos en combustible para poner en marcha el generador eléctrico, y en mercadería que tuvo que tirar.

7 mil pesos de pérdida

Mauro y Sabrina le contaron a este medio que sus pérdidas económicas por los cortes de energía le significaron una suma aproximada a los 7 mil pesos.

“Gastamos entre 1200 y 1500 pesos en combustible para el generador. Además, tuvimos que tirar mercadería porque no entraba en los freezer. Los fiambres y yogures se tiró, el resto se salvó. Perdimos cerca de 6 mil pesos en mercadería”, reflejó Mauro.

“Tuvimos cortes desde el lunes a las 21 horas, hasta ayer (martes) cuando se armó el lío. La mandaron por dos horas y después la volvieron a cortar tres horas más”, señalaron.

Uno de los vendedores indicó que nadie del municipio se acercó al local para consultar por las pérdidas. “Nadie apareció para decir algo. Para lo único que pasan es para intimarte o para cobrar”, apuntó.

 Sabrina y Mauro mencionaron que “es común” tal conducta energética en épocas de peñas. “Cuando empiece el Festival, la semana que viene, vamos a volver a estar sin luz. Todos los años pasa lo mismo. Empieza el Anfiteatro y vienen los cortes”, destacaron.

Saliendo del papel comercial, y hablando como vecinos, ambos manifestaron no soportar la reiteración de los cortes. “Estamos cansados con esto. Acá pagamos el doble o triple de luz, agua o impuestos, a diferencia de otros barrios”, cerraron.

“La gracia de Dios”

Norma, también comerciante del barrio, se sumó a la lista de los que generaron pérdidas, pero se mostró “agradecida” de no haber sufrido aún mayores.

“Estuve 24 horas sin luz prácticamente. Gracias a Dios tengo generador propio pero las ganancias del día se fueron con el pago del combustible. La luz es cara, pero lo que gastamos para encender el generador es más caro”, relató.

La mujer enumeró otros inconvenientes, como por ejemplo, la puesta en marcha del generador. “No podes tenerlo andando cinco horas seguidas, sino que hay que pararlo para que se enfríe y cargarle nafta. Todo eso trae inconvenientes, y yo como almacenera los tuve”, dijo.

“Yo tengo el generador y está en condiciones pero no lo puedo prender porque se tira de una soga, es grande y pesado. Lo tengo con batería, y cuando no anda tengo que llamar al service para que me la cambie. La gente no está siempre a disposición de uno”, añadió.

Para concluir, Norma destacó su buena relación con los proveedores, que la ayudan a mantener la mercadería cuando ocurren problemas como este. “Para la inundación yo salvé todo de esa forma. En esa oportunidad, llevamos todo con canastos a las cámaras de los proveedores”, añadió.

Gastar para no perder

“Se trata de gastar para no perder”, indicó otra vendedora de la zona. “En 24 horas se nos fueron 2200 pesos. Todos tuvimos que gastar para poner los generadores”, agregó.

Corriéndose al rol de vecina, la mujer mencionó: “Cuido a una anciana diabética que necesita luz para mantener la medicación”, y anexó: “También tuve una vecina con un nene electrodependiente, y como vimos que no había forma de que hubiera luz, se trasladó al niño a un centro de salud”.



Maximiliano Gilla.  Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas

Lo que se lee ahora