Villa María | enre | herramientas | lotes

La Ley Agroforestal encontró un amplio respaldo en productores

Casi el 90% de las declaraciones juradas cumplió con el organigrama que impone la normativa. Esta región es una de las de mayor aceptación. Destacan la diversidad de especies según la zona, y la importancia que genera en el suelo

La forestación en superficies rurales logró alcanzar una alta adhesión por parte de los productores, siendo esta región que tiene a Villa María como cabecera uno de los sectores con mayor respaldo, llegando al 90%, según las declaraciones juradas presentadas. El secretario de Agricultura de la Provincia, Marcos Blanda, destacó el compromiso ambiental con el cumplimiento de la normativa, y destacó la integración de diferentes políticas en busca de la protección del medio ambiente.

A nivel provincial el promedio alcanza el 88%, aunque en la región Centro, que incluye a los departamentos San Martín, Tercero Arriba, Unión y Río Primero, los porcentajes son más elevados aún. En otros sectores “quizás nos costó un poco más por una cuestión de las características y conectividad, que es en el arco noroeste de la provincia, aunque casualmente hay mayor cumplimiento de piso ambiental, que es la ley agroforestal”, destacó el funcionario. De igual manera, indicó que la pandemia generó algunas complicaciones y retrasos, con inquietudes de los productores en cómo plantar y cómo eran las planificaciones de acuerdo al terreno.

Cabe consignar que la normativa, que ya tiene 4 años de vigencia, obliga a los productores a implantar especies entre el 2% y 5% de la superficie del campo. “Cuando hablamos del cumplimiento de la declaración jurada es la declaración de cuántos árboles tengo en la propiedad. Los planes forestales tienen tendencias en diferentes zonas, y se están descubriendo algunas cuestiones interesantes”, expuso Blanda. Entre ellas citó “desde lo nativo en la región pampeana, pero también la incorporación de frutales en departamentos Marcos Juárez o Unión; o en Totoral, con plantación de almendro”.

Esta diversidad es propia de cada región productiva, ya que en el sur provincial se exhiben otras especies; e incluso en algunos casos se implantaron cortinas forestales con álamos y sauces. “No hay un predominio de una especie sobre otra, sino que puede haber planificación de manera conjunta, como la de los almendros, que están sumando para avanzar en la industrialización de frutos secos, como otros que van aunando esfuerzo entre vecinos para el cuidado y mantenimiento”, destacó.

Sumar servicios ambientales

Para Blanda, hablar del cuidado del suelo y la gestión del agua, principalmente en la zona de bajos inundables, obliga a contar con diversas herramientas, entre ellas la ley, ya que a su criterio “no viene a sustituir nada sino a sumar servicios ambientales en la cuenca hídrica. Ese es el espíritu de la ley”.

Y entendió que ese servicio ambiental es el cuidado del suelo y gestión el agua, “cuando hay déficit o excesos. Entonces el trabajo sobre napas, o de escurrimientos, hablan de la necesidad de los canales, pero también es necesario algún tipo de regulación”. Puso como ejemplos charlas con productores en los que “uno de ellos me contó días atrás, en una entrega de plantas, que tenía un bajo en el que no podía sembrar nunca. Pero el vecino puso 20 hectáreas de alfalfa y ahora puede sembrar. Imaginate si nos ordenamos, y no solamente pasturas sino también con árboles que empiezan a integrar la cuenca”.

Para Blanda, también existe una demanda social por parte de las nuevas generaciones en material ambiental. Consultado justamente sobre el interés del productor, teniendo en cuenta que en su momento se mostró reacio a la iniciativa, destacó que “siempre estuvo su compromiso, desde cuando hablamos de rotación de cultivos y demás; es hasta que lo interioriza y toma como propio. Estamos sorprendidos porque cuestiones de proveedores de semillas forestales nos dicen que se les disparó en estos años la adquisición de material vegetativo. Eso es bueno, porque muestra otro síntoma”.

En la charla, Blanda destacó el compromiso de los Municipios para el avance de la forestación en cada localidad, como así también la tarea de los diferentes entes intermunicipales. “En Villa María el ENRE está trabajando multiplicando no sólo para los productores sino también para los municipios. Son cuestiones positivas y para mejoras de todos”.

Sobre cómo se controla la implantación, el funcionario explicó que se realiza un seguimiento de la forestación y las declaraciones juradas. “Podemos decir que del 80% de las declaraciones juradas aceptaron lo declarado, ya sea que cumplía o no; y un 20% fue una devolución a los productores porque no acordábamos con la información presentada. En algunos casos hubo verificación de lotes para llegar a un acuerdo y sacar esa diferencia”, dijo.

En este aspecto, destacó el trabajo del equipo de la Ley Agroforestal, pero también territorial de las agencias zonales. “A veces el productor ponía plantas y las contaba, pero eran tan pequeñas que en la imagen satelital no estaban y se iba al campo y controlaban”, sentenció.

WhatsApp-Image-2021-06-28-at-15.22.24-1.jpeg