Provinciales | entorno | evidencia | intervenciones

El Palacio Municipal de Córdoba empieza a mostrar su estética original

A dos meses de su puesta en marcha, las obras encaradas por la Municipalidad de Córdoba para devolverle la estética original al Palacio 6 de Julio exhiben un significativo avance que se evidencia en el despeje total de la planta baja y el entrepiso.

El trabajo es inédito en el país, ya que la sede municipal de la ciudad de Córdoba es el primer exponente de la arquitectura brutalista en volver a su aspecto original.

Oficinas, boxes y demás subdivisiones incorporadas a través de los años fueron retiradas para dar paso a la recuperación de una de las características más salientes del edificio: vuelven a quedar visibles sus grandes columnas de hormigón en forma de V y los enormes ventanales que conectan el interior de la estructura con el entorno que la rodea.

Finalizada la etapa de “despeje”, las tareas se concentran ahora en retirar las capas de pintura aplicadas sobre columnas, vigas y losas que taparon el color característico del hormigón a la vista o crudo, otro rasgo propio del brutalismo.

Para ello se utiliza un sistema especial de hidrolavado que retira la pintura sin dañar el material. Al mismo tiempo se efectúa el pulido de los mármoles de las paredes, que luego son sometidos a un proceso de impermeabilización para proteger las superficies. Por tratarse de intervenciones sobre un edificio declarado Monumento Histórico Nacional, las intervenciones realizadas son monitoreadas y aprobadas previamente por la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos de la Nación.