Deportes | entrenador | equipo | dolor

"Me enteré por un tercero de que la dirigencia estaba buscando mi reemplazante"

Daniel Barrera renunció a la dirección técnica de Colón de Arroyo Cabral porque un conocido entrenador le confió que los directivos del equipo lo llamaron para contar con sus servicios. "No me fueron de frente", tiró

En llamas. Todos los clásicos dejan huellas. Positivas para algunos y negativas para otros. Esta situación no distingue disciplina deportiva.

En ese sentido, el derbi de Arroyo Cabral del último domingo dejó heridas más superficiales que un partido de fútbol. Cuando las relaciones son tan profundas y de tanto sentimiento el dolor es inmenso.

Tan es así que Daniel Barrera, un histórico arquero del equipo rojinegro, ha decidido dar un paso al costado.

Colón cosechó tres triunfos, tres derrotas y un empate, sobre las siete fechas que se han disputado en la Liga Villamariense de Fútbol.

La derrota por 3 a 0 ante Rivadavia parece haber calado profundo en la dirigencia y salieron a buscar reemplazante del entrenador sin antes notificarle a quien estaba a cargo del equipo y que además había entrenado durante el día martes y ayer miércoles.

En diálogo con Puntal Villa María, el entrenador de 40 años expresó: “Ayer después del entrenamiento recibí el llamado de un excompañero y gran amigo contándome que dirigentes de Colón lo habían llamado para ofrecerle el puesto de entrenador de la Primera y la Reserva. Sinceramente me quedé helado, por supuesto que agradecí la confianza de la persona que se contactó conmigo y me fui a la casa de la presidenta Flavia Lucarelli, allí hablé también con Gaspar Mogueta, que es secretario de la institución, y no me negaron el contacto con otros entrenadores pero dijeron que no habían sido ellos sino otra parte de la dirigencia”.

-¿Creés que el resultado del clásico influyó en la decisión?

- Es que ahí está el punto y donde nosotros como cuerpo técnico nos sentimos defraudados. No nos fueron de frente, si nos reuníamos y nos decían que no les gustaba el funcionamiento del equipo o que la derrota en el clásico cayó mal o el motivo que fuera, es otra cosa. Tendría respuesta ante cada crítica, pero nos fueron por atrás.

-¿Cómo fue la relación con la dirigencia después del partido del domingo?

- Nadie nos dijo nada. Es una locura, con el plantel nos entrenamos el martes y hoy (miércoles). No lo hacíamos el jueves porque juega la selección y además ya habíamos planificado la semana de trabajo donde íbamos a entrenar el lunes, martes, jueves y viernes de cara al partido con Unión Central en Villa María.

-Siendo una persona del fútbol, ¿en algún momento percibió este desenlace doloroso?

- La comisión se reúne los lunes, y voy a ser directo, siempre en los entrenamientos tenemos algún acompañamiento, estos días no había nadie. Fue raro, pero nosotros seguimos trabajando y fijando los objetivos de poner un equipo en lo más alto y tratar de agarrar ritmo luego del parate.

Barrera es oriendo de Cabral, conoce cada rincón de la localidad, se formó en Colón y luego de cuidar el arco durante varios años se sumó a distintos cuerpos técnicos. Hasta que le llegó la oportunidad reemplazando a Leonardo Comba. Llegó a la final del torneo y fue ratificado en el cargo.

“El dolor más profundo que tengo es que somos gente del club, con cualquier cuerpo técnico está mal que le jueguen por detrás y no ir de frente pero cuando sos de la casa duele muchísimo que se manejen de esta manera. Podés coincidir o no en el funcionamiento del equipo, pero siempre actuamos de frente”.

-¿Le ha comunicado la decisión al plantel?

- Sí, llamé al capitán, Luciano Lupo, y luego se lo trasladé al grupo. Los muchachos están igual de sorprendidos que todo el cuerpo técnico. No creo que sea el momento de cambiar cuando falta tan poco para los playoffs y el equipo se va a clasificar, de eso estamos seguros.

-¿Cómo sigue la historia de ahora en más?

- Nos vamos a ir a despedir del grupo como corresponde porque siempre actuamos de buena fe y de frente, insisto con esta situación. Y como soy gente de bien voy a tirar siempre por Colón sin poner palos en la rueda porque de eso se trata.

Con dolor y una herida mucho más allá de un resultado adverso, Daniel Barrera, deja el cargo de Colón con la sensación agria de que le jugaron por la espalda siendo él y su equipo de trabajo integrantes de la familia rojinegra.

41849227-9ccd-451b-a767-db19a0650f65.jpg