Deportes | entrenar | Universitario | Unión

"Me volví a sentir jugador"

Claudio Díaz manifestó que "es un privilegio que Unión de Oncativo me ofrezca jugar el torneo superior. No paré de entrenar nunca, pero sabía que sería difícil jugar en 2020. Que me vengan a buscar significa que algo puedo darles"

Claudio Díaz recibió la oferta y no dudó en aceptar el desafío de jugar a partir del 29 de noviembre el torneo Regional Federal Amateur con la casaca de Unión de Oncativo.

El “10” volvió a sentirse futbolista, y aunque nunca dejó de entrenar, siempre supo que sería imposible que su zurda mágica hiciera estragos en un campo de juego de la Liga en 2020. “Fue una linda sorpresa. Arreglé rápido lo económico, porque lo que más necesitaba era volver a entrenar con un grupo de futbolistas, y no dudé ante la posibilidad de jugar un torneo superior, que conozco bien”.

“El Lana” comentó que “me sumé el jueves a las prácticas, y entrené el viernes también. Si me preguntás qué sentí: Me volví a sentir jugador”.

Agregó que “no lo esperaba. Mi cabeza ya estaba preparada para seguir entrenando para recién volver a jugar el año que viene. Si bien no paré nunca de entrenar, no es lo mismo hacerlo en una cancha con un plantel de futbolistas y un profe, que solo. Es otra motivación, y una grata sorpresa”.

“Un privilegio”

Destaca que “asumiré este lindo desafío con máxima predisposición, con la seriedad que corresponde jugar un torneo Federal. Ya tuve la suerte de jugar la primera fase con Universitario, y que se abra esta chance es un privilegio”.

Con relación a esta “revancha” indicó que “cambió todo. Nada es como antes, desde que llegas hasta que te vas del entrenamiento”.

Añadió que “hay que mantener distancia y hasta se hace difícil hablar con los nuevos compañeros. Son los protocolos que rigen, y los dirigentes nos pidieron que hagamos el mayor esfuerzo para cumplirlos a rajatabla”.

Sostuvo que “cuesta un poco al principio, pero te vas acomodando porque es trabajo físico individual. Por suerte hay una gran parte con pelota. En un par de semanas ya se podrán realizar trabajos reducidos con los compañeros. La idea es llegar lo mejor posible al inicio del torneo, y en cualquier pretemporada la primer parte es física”.

Señaló que “conocía el predio de Unión de Oncativo, porque en el inicio del año jugamos un partido amistoso con Universitario. Me sorprendió porque tiene una infraestructura bárbara, y aunque ahora no pude disfrutarla porque se trata de llegar, entrenar e irse, sé que vale la pena recorrerlo cuando se pueda, porque es un club muy lindo en el que se practican muchas disciplinas”.

Consideró que “el predio es gigante. Tiene canchas con pisos muy buenos, tanto las de entrenamiento como la principal. Se nota que es un club muy ordenado, que viene trabajando muy bien, y eso también es una tranquilidad”.

Amplió con respecto a las formas de entrenar. “Hay dos turnos, primero entrenan los más chicos, y luego los más grandes. Somos 16 por grupo, y nos dividen en 3 canchas diferentes para mantener la distancia como indica el protocolo. Después son todos los cuidados sanitarios con los que ya nos estamos habituando a vivir, desde medirse la fiebre hasta el alcohol en gel, desde el barbijo hasta evitar el contacto, y sin usar vestuarios”.

El plano futbolístico

Unión de Oncativo es dirigido por el exjugador de Racing y Juniors de Córdoba, Walter Obregón. “Lo conocía por algunos viajes a Chile que hicimos con los chicos. Hablé un poco, y me advirtió qué quiere, y los trabajos que empezaremos a realizar, hasta que podamos hacer entrenamientos de campo, reducidos, fútbol, y luego amistosos. Hay poco tiempo, y no hay mucho para hablar”.

Resaltó que “nunca lo tuve como técnico a Walter (Obregón), pero por lo que veo tiene las cosas bien claras, y me gustó saber que quiere jugar de igual a igual ante todos, y en cualquier cancha”.

Insistió en que “esas cosas motivan, porque me gustan los equipos que son protagonistas, y tiene esa idea. Es importante saber a qué quiere jugar el DT, y también si uno puede adaptarse a esa idea”.

Remarcó que “si se trabaja bien, y estamos todos convencidos de una idea, hoy las diferencias no son grandes entre ningún equipo en el fútbol de ascenso. Si este club apostó a jugar este tipo de torneos, es porque está en condiciones de hacerlo, cuenta con infraestructura y veo mucho entusiasmo. Ahora hay que acomodarse a la realidad, entrenar y dar lo máximo”.

Cambiar el final a la misma película

Unión de Oncativo ganó la zona que compartió con Juniors de Córdoba (uno de los candidatos y de los 5 cordobeses que seguirán jugando el torneo junto con Racing, Argentino Peñarol y Sportivo Colonia Tirolesa), Juventud Agrario de Corralito y Defensores de Pilar.

Claudio Díaz lo enfrentó previo al inicio del torneo, ya que lo disputó con Universitario (quedó marginado por Bell, pese a vencer dos veces a Sarmiento de Leones). Indicó que “me quedó un gusto amargo porque teníamos equipo para clasificar, y quedamos cerca. Nos faltó poco, y si hubiésemos creído desde el primer momento, lo hubiésemos conseguido. La pasé bien en Universitario, hay buena gente, y el recuerdo es bueno, pero teníamos para clasificar, y no lograrlo me dejó un gusto amargo”.

Agregó que “no paré de entrenar por si llegaba una oportunidad. Pensé en positivo, y tenía la posibilidad de jugar en Rivadavia si seguía el torneo de la Liga. No se dio, pero surgió esta linda chance”.

Destacó que “me siento feliz, con muchas ganas de jugar este Federal. Que me sigan viniendo a buscar prueba que puedo darles algo más a equipos importantes, y es muy lindo saber que tenés la oportunidad de ratificar que estás a la altura de torneos superiores”.

Lo encuentra “entero físicamente y con mucha experiencia. Cuando pasás los 30 años podés tener menos velocidad, pero aprendés a correr la cancha, manejar los tiempos y hacer las pausas con más precisión. No te pesa ningún partido. Me motiva una competición superior, medirme con grandes rivales de Córdoba, y me doy cuenta que pude haberlos enfrentado tranquilamente con Alumni”.

Acotó que “me llena de orgullo y me hace adoptar todos los cuidados para no regalar nada físicamente, y estar mentalmente a full. Quiero dejar la mejor imagen. Creo en mi fútbol, es una forma que me dio frutos en todos los clubes y ligas en las que tuve la suerte de jugar, y hay que crecer todo el tiempo en el fútbol, y demostrar siempre ante desafíos como este”.

Siempre suma

Como buen capitán, Díaz sabe que “cuando vas a un club nuevo, hay que llegar en silencio y ganarse un lugar con humildad y trabajo. No voy a hacer nada diferente a lo que hice toda mi vida, que fue darle la pelota a un compañero, llegar al gol, aportar mi pegada y sacrificarme por el equipo”.

Estimó que “trataré de acomodarme rápido a la idea del técnico, hacer las cosas bien, y preparar la cabeza para jugar un torneo muy lindo que ya tuve la suerte conocer. Hay que hacérsela difícil al técnico para que elija, y beneficie al equipo con cada elección”.

Señaló que “todos queremos estar entre los 11, y que haya sana competencia en un plantel es bueno. Eso indica que el equipo tiene para ser protagonista, y si el nivel del grupo es parejo y competitivo, todos vamos a mejorar”.

Lamentó que “Kranevitter y Manzanares no sigan, porque son buenos jugadores. Sé que llegó un jugador con experiencia de Oliva (Alejandro Bogliotti), Joaquín Hernández que es otro buen jugador, y hay 4 jugadores de Córdoba, que no sé si ya estaban en el plantel”.

Agregó que “se necesita un plantel largo para estos torneos. Puede haber algún caso de Covid-19, y se requieren variantes de peso, porque habrá 5 cambios posibles por partido. Es un desafío motivante”.

diaz 8.jpg

Lo que se lee ahora
las más leídas