Villa María | entrevista | voluntario | bombero

Enorme gesto: con el dinero de su primera jubilación, compró una motosierra para equipar el cuartel

"Hice lo que creía que correspondía", soltó Horacio Ahumada, bombero retirado hace apenas cuatro meses del cuerpo local. El autor del conmovedor obsequio dialogó con Puntal Villa María. Detrás de su historia se esconden nada más y nada menos que 33 años de servicio y, también, una profunda vocación por ayudar

En sus redes sociales, el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Villa María compartió este martes el enorme gesto que tuvo el oficial subinspector Horacio Ahumada (55), quien hace cuatro meses oficializó su salida de la institución, a la que le entregó 33 años de su vida. “Con el cobro de su primera pensión vitalicia, que le corresponde por sus años de servicio, nos regaló una motosierra, la cual será puesta en servicio a la brevedad”, destacaron desde el edificio de calle General Paz.

El acto que tuvo Ahumada para con Bomberos no hace otra cosa que transparentar el cariño que este siente por la institución. Al mismo tiempo, deja en evidencia la vocación de servicio que todavía corre por sus venas, valor que parece no tener fecha de caducidad.

Cuando este medio le pregunta por el origen de su gesto, Ahumada responde con absoluta franqueza y naturalidad: “Hice lo que creía que correspondía”.

Y agrega: “Bomberos me hizo una persona de bien. Traté de devolverle todo lo que me dio de alguna manera. Acá están mis 33 años de carrera”.

Más de tres décadas de servicio

Ahumada se suma a la institución en 1988. Dos años más tarde, en 1990, deja el cargo de aspirante para ascender a bombero. Después de tres décadas, el 3 de junio de 2021, Horacio presenta una carta. En ella solicita su pase a retiro. Desde ese día comienza una nueva etapa.

“Bomberos para mí fue mi segunda casa, he vivido muchas cosas. Uno cuando ingresa en lo que menos piensa es en jubilarse”, sostiene.

Y continúa: “Conmigo entraron 36 bomberos y solamente yo me jubilé. Esto habla de lo difícil que es mantenerse en carrera. Ser bombero es apasionante. Nos toca entrar a aquellos lugares de los que todo el mundo escapa. Esta actividad deja momentos de mucha satisfacción pero también de mucha amargura”.

“Hay situaciones que uno intenta llevarlas a cabo de la mejor manera y a veces salen mal. Son muchas las marcas que a uno le quedan en este camino. Siempre digo que todo lo que hice fue tratando de hacer lo mejor para ayudar al otro. A veces las cosas me salieron bien y a veces, mal. Así es la vida”, reflexiona.

En la familia del Mula

En un momento de la entrevista, Ahumada cuenta que está casado y que formó una linda familia con la hija de Juan Carlos “Mula” Mulinetti, el héroe que tiene la institución bomberil, el mito que atesora la ciudad, bombero que perdió la vida intentando rescatar a unos bañistas.

Cuando finaliza la oración, se produce un interminable silencio. Las palabras sobraban. Solamente agregó que a su esposa la conoció en una fiesta de Bomberos y que juntos tienen dos hijos: un varón de 26 y una mujer de 22.

Carta a corazón abierto

Los sentimientos afloraron y Horacio se dejó llevar. Junto con el obsequio a Bomberos Voluntarios de Villa María, entregó una emotiva carta. Pudo haberla escrito por computadora para luego imprimirla, pero no eligió ese camino. Tomó un papel, luego una lapicera y dejó que los 33 años de servicio cayeran sobre la hoja, quizás, junto con alguna lagrima.

Aquí sus palabras

“Porque me siento orgulloso y tengo el honor de haber formado parte durante 33 años de esta Gran Institución que es Bomberos Voluntarios de Villa María, un lugar que amé desde el día 1 en que puse mis pies en ella, un lugar que amaré hasta mi último día, un lugar que dejó en mí una huella difícil de borrar”.

“Porque su formación ha hecho de mí una persona de bien, por un montón de amigos que coseché a lo largo de tantos años, es que quiero dejar plasmado mi cariño y mi paso por la misma con este pequeño regalo, que salió del cobro de mi primer jubilación, como bombero retirado”.

“Este escrito salió del corazón. Por eso no quise cambiar nada y hay correcciones porque sino es así, no es puro”.

Oficial subinspector bombero voluntario retirado Horacio Ahumada.

Carta.jpg