Villa María | equipos | Villa María | Bomberos

Un exbombero donó equipamiento de Canadá al cuartel de Villa María

Guillermo Grasso es un exbombero de Villa María que emigró hace 18 años hacia Montreal, una ciudad que se encuentra al norte de Canadá.

Sin embargo, “Willy”, como le dicen sus amigos, no se olvida de sus orígenes y tuvo un gesto solidario con la institución de bomberos que los vio crecer.

En Canadá, se desempeña como efectivo de un cuartel en la localidad de Sainte Agathe de Mont que cuenta con 60 efectivos.

“Viví en Villa María hasta que emigre a los 54 años a Canadá, pude cumplir uno de los sueños de ayudar a los bomberos de Villa María, trayendo equipos que pueden ser útiles acá”, indicó el hombre que estará unos pocos días en Villa María.

En ese marco, el villamariense señaló que son equipos que trajo en su valija: “Son máscaras respiratorias y alarmas de hombre caído”, precisó. “Aún tengo más donaciones para traer con trajes estructurales, cascos, botas, equipos de respiración autónomo, pero está detenido el proceso, ya que es difícil conseguir el permiso en la aduana, hace tres años que estamos gestionando y ahora encontramos un contacto que quizás nos podría facilitar el camino”, adelantó.

Al mismo tiempo destacó que hay una ley y pasos a seguir por parte del país para trasladar los equipos usados. “Tienen que pasar por una serie de requisitos, entre ellos, de contaminación, pero yo estimo que también se debe al sistema burocrático argentino y hay que decir que la pandemia hizo que afectara el trámite”.

El exbombero de Villa María ponderó la colaboración de otro villamariense que está radicado en el extranjero. “Eduardo Zabala está en Miami y tiene una fundación que paga el traslado, se ha puesto las donaciones al hombro y trata de ayudar debido a las necesidades del país, son equipos importados y son caros”, aclaró.

Equipo donado

Los 35 equipos donados por el cuartel “Regie de incendie de Mont” son para utilizar en siniestros. “El año pasado se presentó un caso de dos bomberos en Buenos Aires que no tenían el equipo de respiración autónoma, que es lo que se está entregando acá”, explicó Grasso.

Y añadió: “Al entrar en un sitio en llamas, el monóxido de carbono es un gas que no se ve, no se siente el humo, antes no los teníamos, pero tampoco entrábamos tanto a los incendios. En cambio, ahora tenemos esos elementos y el bombero se acostumbra a entrar, estamos hablando de 500 o 600 grados que muchas veces el bombero tiene que soportar, para ello debe contar con el equipamiento y entrenamiento adecuado”, manifestó.

Por su parte, el jefe del cuartel de bomberos de Villa María, Gustavo Nicola, explicó que la institución cuenta con los elementos, pero en menor cantidad.

“Nuestro objetivo es tener equipado al total de bomberos del cuartel. Somos 100 efectivos más 15 oficiales y suboficiales. Tal es así que existe la necesidad de que cada uno tenga su equipo autónomo personalizado”, dijo.

“Ya tenemos 40, con los que han llegado vamos a tener entre un 60 y 70 por ciento de bomberos equipados”, adelantó.

En esa línea, Nicola indicó que un equipo de los que fueron donados está alrededor de los 3.700 o 4.000 dólares cada uno.

“Son equipos de respiración autónoma que se cargan con aire comprimido, nosotros tenemos las dos estaciones de aire y esto nos viene bien, ya que achica la brecha que tenemos para tener cada uno personalizado”, estableció.

El jefe de operaciones de la federación de bomberos indicó que están trabajando en poder achicar la brecha en la aduana, “estamos trabajando en conjunto con la gente de Cascos Blancos a través de Cancillería, que es por donde ingresa todo el material donado”, culminó Nicola.

Vida de bombero

Guillermo Grasso fue bombero en el período que comprende los años 1977 hasta 1998, “tuve la suerte de ingresar con 17 años al cuartel de Villa María y encontrarme con Juan Carlos Mulinetti. El Mula empezaba sus primeros pasos como instructor y a desarrollar el cuarteL. Fue el que me transmitió esta pasión”, rememoró.

El servidor público comentó que Canadá no existe el bombero voluntario como trabaja Argentina, que es totalmente sin paga. “A nosotros nos pagan cada vez que nos llaman y hay cuarteles que tienen guardia permanente las 24 horas y está legislado”, comentó.

Grasso participa de la organización bomberil de Canadá que realizó la donación hace cuatro años, “empecé a pedir equipos en mi cuartel y me dieron todo sin ningún problema. El motivo también de la difusión es para presentarme en otros cuarteles, hay una escuela muy grande que tiene un título de técnico y muchos equipos para dar, los utilizan y los van cambiando”, especificó.

“Hay posibilidades de traer más equipos para la provincia”, remarcó.