“Está complicada la continuidad de los recursos que forma el Conicet”

Lo dijo Guillermo Bovo, becario del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) en la ciudad, ante la crisis presupuestaria por la que atraviesa la entidad. Investigadores repatriados regresan al exterior

Es de público conocimiento que el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), así como tantas otras instituciones del país, ha recibido durante los últimos años un recorte de recursos importante, que se inicia, estructural pero no cronológicamente, en la desintegración del Ministerio de Ciencia y Técnica como tal, junto con otros exministerios, al convertirse en secretarías que conforman ahora el Ministerio de Educación.

Ante esta situación, y en diálogo con algunos beneficiarios de las becas de Conicet, el becario Guillermo Bovo, quien comenzó su beca en 2015, explicó que “toda la situación está complicada, no sólo para Conicet que es lo que me compete, pero en un sentido más general en lo público; este Gobierno ha provocado un desbarajuste, un reajuste, un recorte en todo lo que tiene que ver con lo público”, y dijo que en ese sentido los becarios están afectados en las posibilidades de poder seguir dentro de Conicet, ya que esta beca culmina a los 5 años. Agregó que los becarios y los pos-doctorales tienen mutual pero no así los aportes jubilatorios.

“En este sentido creo que está complicada la continuidad de recursos que forma Conicet porque, por ejemplo, después de la llegada del Gobierno de Macri se redujo a la mitad el ingreso de investigadores a Conicet, sobre todo en el primer o segundo año de gestión”, precisó. 

También explicó que en su caso él y el equipo de investigación del que forma parte pertenecen a las Ciencias Sociales y que “por ahí hay una situación distinta con relación al grupo de ciencias duras, como farmacología o tecnología agropecuaria, porque estas son vistas con otros ojos”. 

Esa mirada proviene desde el extranjero, con muchos investigadores que han vuelto del exterior, los llamados ‘investigadores repatriados’, y que otra vez está ocurriendo el fenómeno de ir a investigar al exterior convocados por distintas casas de altos estudios, sobre todo de Europa, lo que en realidad es un retroceso importante. 

“He escuchado casos de investigadores que se están yendo por las condiciones económicas, también por lo que tiene que ver con importación de insumos y microscopios,  más que nada para los que trabajan en la parte farmacológica, y por el acceso a tecnologías que hoy acá está complicado por el tema importación”, comentó Bovo durante la entrevista.

El becario también destacó: “A mí me parece que estamos en una situación de inestabilidad y de tampoco saber qué es lo que podría llegar a pasar. El diagnóstico no es bueno para nada, y a su vez pensado desde  la mirada del Estado, y esto es una opinión bien personal que también compartimos con otros becarios, no sé qué sentido tiene para el Estado estar formando una persona durante 5 años en el caso de un becario, y que esa persona después se tenga que dedicar a otra cosa, porque si vos no ingresas a la carrera docente  en la universidad, o en el terciario o hasta en el nivel medio, te quedás en la nada con todo ese recurso que vos como Estado formaste. Es preocupante eso por un lado, y también es preocupante bajar de rango un ministerio y pasarlo a secretaría, lo que  significa mucho a nivel estructural para la tecnología y la ciencia de un país, sobre todo si antes ya existía un ministerio específicamente para esto”.

Más testimonios

Por otra parte, la becaria Carolina Nievas, quien trabaja en el proyecto de investigación sobre políticas habitacionales de gobiernos locales en la época de recentralización, dio su opinión acerca del tema: “Desde que hubo un cambio de gobierno, claramente ha habido un recorte muy grande en la parte de ciencia y técnica, sobre todo a nivel becarios del Conicet. Hemos tenidos épocas en las que han sido aceptados por lo menos 3.000 becarios y ahora en diciembre último, que fue cuando dieron los resultados, sólo ingresaron 1.300, lo que significa un recorte muy grande”.

“Hoy en día apoyar la educación pública y seguir estudiando es un desafío. La investigación es un camino a seguir para muchos de los que estudiamos ciencias, pero si no se sustenta por el Estado, en este país por lo menos, no tenemos muchas formas, puntualmente lo hablo desde las ciencias sociales, donde lo veo más complicado”, remarcó.

Dijo, además, que más allá de los becarios, hacia dentro de Conicet hay un recorte muy grande y “es muy dura la realidad”. Por ejemplo, los eventos ya no se financiaron, comentó Nievas, y recordó que hace unos meses se incendió un instituto de investigación en Buenos Aires, por lo que “renovar todas esas cosas ya es complicado de por sí, y cuando no están los recursos es peor”.

Nievas pasó a explicar cómo se expusieron los últimos resultados de las becas y que el método tuvo que ver con política de Estado: “Generalmente siempre se dan los resultados entre principios y mediados de diciembre. Esta última fue el 28, que fue viernes, a las seis y media de la tarde, o sea el último día hábil de la semana, el último viernes del año, y a la hora en la que todos salen de Conicet. Sabían que iba a haber una repercusión muy grande por los resultados, porque incluso para que los publiquen tuvo que haber una movilización. Para mí, toda esta situación tiene que ver con una política de Estado, porque sacar recursos es algo que se decide de antemano, y eso se vio claramente a la hora de publicar los resultados de estas últimas becas”.

Seguidamente, la becaria dio su lectura del panorama que se viene, y explicó que, al tratarse el 2019 de un año electoral, “hay muchas cosas en juego”, pero que a la vez la situación en general “nos hizo un poco más conscientes como sociedad”, desde los debates políticos hasta las vivencias personales en la crisis, el ajuste y el tarifazo, y que espera que todo esto nos haga “pensar un poco más hacia dónde vamos al momento de estar ante las urnas, y darnos cuenta finalmente que los platos rotos los terminamos pagando entre todos, y claramente eso puede y tiene que cambiar”, entendiendo Nievas que el pueblo debe ser educado y capaz de luchar por lo suyo.

Y concluyó: “Creo que a nivel de educación en Argentina estamos mal, partiendo desde los ministerios, y de ahí en adelante. Hay una desfinanciación terrible, sobre todo hacia dentro de las universidades, que es el ámbito con el que estoy más familiarizada. Claramente la política de este Gobierno no es apostar a una educación del pueblo. Por eso creo que nosotros tenemos un desafío muy grande, y hoy tener una beca es buenísimo profesionalmente porque te posibilita hacer un doctorado, te posibilita seguir profesionalizándote, pero a la vez lo tomo como el desafío de seguir defendiendo el derecho a la educación en todos los niveles, y formarnos sobre todo como profesionales comprometidos”. “Eso es algo muy bueno que tiene Conicet, tiene mucha capacidad y recurso humano comprometido, que sabe que todo esto es nacional y público, y que apostamos todos más o menos para el mismo lado”, enfatizó. 



Lara Martínez Bollo. Redacción Puntal Villa María

TEMAS: conicet
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas