Río Cuarto | estado | libro | crisis

Giordano: "Esta crisis es muy parecida a otras y va a seguir si no cambiamos el Estado"

El ministro de Finanzas de la Provincia dijo que al país le va mal "no por la grieta sino por los sucesivos ajustes y desajustes". Y agregó: "Córdoba siempre ha sido cuidadosa y eso es lo que nos diferencia". Anticipó que con la inflación habrá que readecuar el presupuesto

El ministro de Finanzas de la Provincia, Osvaldo Giordano, quien presentará el lunes en Río Cuarto su libro “Una vacuna contra la decadencia”, dijo a Puntal AM! que “esta crisis es muy parecida a otras y va a seguir si no cambiamos la forma de organizar el Estado”.

-El lunes próximo hace la presentación de su libro “Una vacuna contra la decadencia” en Río Cuarto. Cuéntenos de qué se trata.

-Junto con Carlos Seggiaro, otro de los autores del libro, será un gusto poder presentarlo en Río Cuarto. El libro ya está disponible en la página vacunacontraladecadencia.com. Yes una iniciativa que se nos ocurrió plasmar en un libro en función de la decadencia en la que vivimos y atendiendo a la pregunta de por qué nos va tan mal. Allí planteamos una visión distinta a lo habitual. Pensamos que esto no está asociado a un fenómeno reciente, sino a un ciclo muy largo. No sabemos bien cuándo arranca pero creemos que tiene más de medio siglo, durante el cual la Argentina viene demostrando un proceso de degradación, que si uno lo compara a nivel mundial nuestro desempeño es muy malo. Yel mal funcionamiento del Estado es un factor clave que explica por qué nos va mal y que hasta tanto no abordemos eso no vamos a salir de esta decadencia.

-¿Y cuál es la salida de esta decadencia?

-La analogía con lo sanitario de una vacuna es buscar la salida. Yla salida no pasa por lo que venimos haciendo durante tanto tiempo. Estas políticas de ajuste y de desajuste que permanentemente nos llevan a que la economía crece dos o tres años y vuelve a caer y en el largo plazo estamos estancados y con una degradación social. Nuestro planteo pasa por otro lado:cuestionar cómo está organizado el sector público. Yahí lo más importante no es cuestionarnos si el Estado es grande o chico. Hay países con Estado chico a los que les va bien y países con Estado grande a los que también les va bien. Ahí no está la diferencia ni tampoco el porqué de nuestro fracaso, sino en la calidad del Estado, en la capacidad de gerenciamiento y su solvencia financiera. ¿Por qué el Estado es débil desde el punto de vista financiero, por qué se endeuda de más y por qué es tan ineficiente para proveer los servicios? Yuno encuentra ahí que no hay la típica puja de la grieta sino que uno ve un continuum de más de cincuenta años, en el cual gobiernos muy distintos mantuvieron políticas que son muy perversas. Por un lado, esta política de gastar más de lo que se tiene, con las consecuencias que esto tiene y, muy asociado a ello, una segunda política que es descuidar la calidad de la gestión. Como pareciera que los recursos en el Estado son ilimitados no le prestamos la atención a qué hacemos con los recursos y cómo los administramos de manera de lograr los mejores resultados con el menor costo posible. Ahí está la clave de la decadencia. Ytambién nos va a dar una pista para cambiar esa política de Estado. Primero hacerla explícita, segundo cuestionarla y tercero buscar modos alternativos de cómo organizar y hacer funcionar al Estado para que no sea sistemáticamente deficitario y para que no sea sistemáticamente un gran derrochador de recursos.

-Frente a la crisis que vive el país y con este alto nivel de inflación, ¿qué previsiones se están tomando desde Córdoba?

-Visto desde la perspectiva de nuestro libro, esta crisis no es muy distinta a muchas crisis que tuvimos en el último medio siglo. Tiene sus particularidades, que las estamos sufriendo en este presente. Pero yendo a la esencia los problemas son los mismos y el origen es el mismo y hasta tanto no cambiemos la forma de organizar el Estado e introducir nuevos estilos de gestión en el Estado vamos a estar en lo mismo. La solución no es fácil pero tampoco imposible. Ypasa fundamentalmente por un trabajo integral en los tres niveles de gobierno en lo que respecta a la recaudación de impuestos. Ylo mismo en cuanto al gasto. Córdoba no está aislada de todos estos problemas. Los sufrimos. Yde lo que se trata es convivir con esto en el presente tratando de evitar los mayores daños que genera esta inflación. Pero me parece que estamos. Yno deberíamos quedarnos en cómo solucionamos lo coyuntural sino poner en agenda los temas de fondo.

-¿Concretamente qué se está analizando?

-Obviamente que cuando la inflación toma el ritmo como el que tiene hoy en la Argentina todo hay que readecuarlo. El presupuesto pierde gran parte de su eficacia porque queda todo desactualizado tanto por el lado de los ingresos como por el de los gastos. El criterio general es tener mucha prudencia y ser muy cuidadosos en la administración, que es algo que se viene haciendo en la provincia desde hace muchos años y por eso la diferenciación con otras jurisdicciones. Ymanejarse con esta permanente tensión que genera la inflación. No hay una única receta. Hay que ser muy cuidadosos y obviamente tener en cuenta una situación social tan delicada que requiere respuestas por parte del Estado. Pero siempre con la prudencia de no generar una situación financiera de colapso. Ése sería un escenario peor donde el Estado se paralizaría por falta de recursos.

-Entre las medidas que tomaron, figuran el adelantamiento de las paritarias y de la actualización de los jubilaciones, ¿no?

-Son medidas frente a la inflación que ojalá no se dispare sino que se mantenga, a los fines de dar paliativos frente a esta situación. Pero son todas medidas para enfrentar esta urgencia. De lo que vamos a hablar el lunes es de medidas más estructurales para evitar estar permanentemente en esta emergencia. Es un aporte para entender los problemas y sacarnos la idea de que en realidad está en la grieta. Hay una serie de políticas que han funcionado con distintos gobiernos y que explican por qué el Estado funciona mal.

-¿Hay que bajar el déficit y controlar el gasto público?

-El libro tiene poco que ver con las políticas de ajuste. Aumentar impuestos o generar impuestos distorsivos, manipulando la movilidad para bajar las jubilaciones y no haciendo las inversiones necesarias sabemos que nos llevan al fracaso.

Marcelo Irastorza. Redacción Puntal