Internacionales | Estados Unidos | Donald Trump | Coronavirus

Aunque superó las 41 mil muertes, Donald Trump ya piensa reabrir la economía

En el país que está al tope en las cifras de enfermos y víctimas fatales del coronavirus, no cesan las manifestaciones de grupos aliados al presidente para que se ponga fin al confinamiento y se reanude el movimiento productivo

Estados Unidos superó ayer las 41.000 muertes y acumuló 742.442 casos confirmados de coronavirus, lo que lo mantiene como el país más afectado en el mundo por la pandemia.

La Universidad Johns Hopkins reveló que 41.379 personas han fallecido en Estados Unidos y que Nueva York, con 14.451 decesos, es la ciudad más afectada del país por el Covid-19, en momentos en que seguidores del presidente Donald Trump salen a manifestar a las calles desafiando la orden de confinamiento dada por sus gobernadores para reclamar el fin de las cuarentenas.

Trump, quien desde un principio se mantuvo reticente a cerrar las fronteras e imponer el aislamiento, alentó ayer en su conferencia de prensa diaria a quienes reclaman que se reanude la actividad económica en el país, consignó la agencia de noticias EFE.

Tras varias semanas bajo confinamiento y medidas de distanciamiento social, el mandatario anunció su plan para reabrir el país y dio vía libre a los gobernadores para aplicar sus decisiones en sus respectivos estados.

Sectores conservadores de Estados Unidos, alentados por el presidente Donald Trump, reclaman la reapertura de la economía tras las medidas de confinamiento decretadas en varios estados para mitigar la propagación del coronavirus en el país que se mantiene al tope de las listas de contagios y muertos por la pandemia.

Cientos de activistas conservadores se manifestaron ayer frente al edificio del Capitolio para exigir el fin de las medidas de aislamiento social de forma inmediata mientras coreaban "¡Trabajemos!" en un estado donde más de un millón de personas solicitaron el subsidio por desempleo desde que comenzó la crisis.

Los activistas llevaban banderas en apoyo a Trump, quien la semana pasada, a través de su cuenta de Twitter, llamó a sus partidarios a "LIBERAR" a los estados liderados por gobernadores demócratas.

En medio de la pandemia que golpea fuertemente a Estados Unidos y cuyas medidas de confinamiento tendrán consecuencias en la economía, Trump deberá enfrentarse al demócrata y exvicepresidente de Barack Obama, Joe Biden, en las elecciones presidenciales de noviembre.

En tanto, el doctor Robert Murphy, director del Instituto de Salud Global de Northwestern University Feinberg School of Medicine, advirtió que frente a las tan diversas medidas de los estados sobre el confinamiento, los flujos de los casos de coronavirus afectarán a diferentes distritos en diferentes momentos.

Sectores conservadores de Estados Unidos, alentados por el presidente Donald Trump, reclaman la reapertura de la economía tras las medidas de confinamiento decretadas en varios estados para mitigar la propagación del coronavirus en el país que se mantiene al tope de las listas de contagios y muertos por la pandemia.

Por otro lado, el mandatario, también apuntó a China y puso en duda las cifras de muertes.

La ciudad de Wuhan, foco originario de la pandemia, sorprendió el viernes con una revisión de las cifras de muertos y contagios registrados, incrementando en 1.290 -más de un 50%- el número de muertos hasta alcanzar un total de 3.869.

"Alguien realmente cree este número", espetó el gobernante que interrumpió así durante la conferencia de prensa la exposición que hacía Deborah Birx, quien coordina la fuerza de tarea de la Casa Blanca contra el coronavirus.

En su ya conocida animosidad contra China, Trump advirtió con posibles "consecuencias" si comprueba que ese país es "conscientemente responsable" de haber causado el virus, consignó la agencia de noticias EFE.

"Si fue un error, un error es un error; pero si fueran conscientemente responsables, sí, entonces, debería haber consecuencias", enfatizó Trump, al referirse a versiones de que el coronavirus fue creado en un laboratorio chino, algo que, indicó, están investigando.

Ayer, Yuan Zhiming, jefe del Instituto de Virología de la ciudad china de Wuhan, donde se originó la pandemia de coronavirus, desmintió categóricamente que la enfermedad comenzara en su laboratorio, en respuesta directa a Trump.

"De ninguna manera este virus ha salido de nosotros", afirmó el investigador.

las más leídas