Estados Unidos y Europa detectaron decenas de casos sospechosos o confirmados de viruela del mono desde inicios de este mes de mayo, lo que hace temer que la enfermedad, endémica en algunas zonas de África, se esté expandiendo, informaron ayer autoridades sanitarias.

Canadá fue el último país en informar que está investigando más de una docena de casos sospechosos de la enfermedad, luego de que España y Portugal detectaran más de 40 casos entre posibles y verificados.

Gran Bretaña confirmó nueve casos desde el 6 de mayo, y Estados Unidos certificó el miércoles el primero, un hombre del estado de Massachusetts que había dado positivo para el virus luego de visitar Canadá.

Por su parte, Suecia informó ayer el primer caso detectado en ese país, donde la Agencia de Salud Pública confirmó que "un caso de viruela del mono fue confirmado en la región de Estocolmo".

La enfermedad, de la que la mayoría de las personas se recuperan en varias semanas y que sólo ha sido mortal en raros casos, infectó a miles de personas en zonas de África central y occidental en los últimos años, pero es muy poco frecuente en Europa y el norte de África.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó el martes que trabaja en coordinación con las autoridades sanitarias británicas y europeas sobre los nuevos brotes, e indicó que están investigando que muchos de los casos reportados son en personas que se identifican como homosexuales, bisexuales u hombres que tienen sexo con hombres.

"Estamos viendo la transmisión entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres", dijo el director general adjunto de la OMS Ibrahima Socé Fall, en conferencia de prensa, y añadió que "esto es una información nueva que tenemos que investigar adecuadamente para entender mejor la dinámica de la transmisión local en el Reino Unido y en otros países".

Los síntomas de la enfermedad incluyen fiebre, dolores musculares e inflamación de los ganglios linfáticos, antes de provocar una erupción parecida a la varicela en el rostro y el cuerpo, explicó la agencia de salud estadounidense.